24.4.06

 

[revista-de-prensa-sahara-occidental] Especial / Informe del Secretario General sobre lasituaciónrelativa alSáharaOccidental


S U M A R I O

1. SAHARA-ONU
- Informe del Secretario General sobre la situación relativa al Sáhara
Occidental [S/2006/249]

=========================================================
SÁHARA-INFO EN FRANCÉS Y EN ESPAÑOL:
http://es.groups.yahoo.com/group/sahara-info/

SAHARA-INFO SÓLO EN ESPAÑOL:
http://es.groups.yahoo.com/group/revista-de-prensa-sahara-occidental/

SAHARA-INFO SEULEMENT EN FRANÇAIS:
http://fr.groups.yahoo.com/group/revue-de-presse-sahara-occidental/
=========================================================

1. SAHARA-ONU

Naciones Unidas
S/2006/249
Consejo de Seguridad
Distr. general
19 de abril de 2006
Español
Original: inglés

Informe del Secretario General sobre la situación relativa al Sáhara Occidental

I. Introducción
1. El presente informe se ha preparado en cumplimiento de la resolución 1634
(2005) del Consejo de Seguridad, de 28 de octubre de 2005, en la que el Consejo
prorrogó el mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del
Sáhara Occidental (MINURSO) hasta el 30 de abril de 2006. El informe trata de
la evolución de la situación desde que se publicó mi informe de fecha 13 de
octubre de 2005 (S/2005/648).

II. Acontecimientos recientes en el Sáhara Occidental
2. El 6 de noviembre de 2005 se celebró una ceremonia en El-Aaiún para
conmemorar el trigésimo aniversario de la "marcha verde" de Marruecos hacia el
Sáhara. Entre el 24 y el 28 de febrero de 2006, el Frente Popular para la
Liberación de Saguía el-Hamra y del Río de Oro (Frente Polisario) celebró el
trigésimo aniversario de la "República Democrática Árabe Saharaui" en Tinduf
(Argelia) y Tifariti (Sáhara Occidental), localidad situada a unos 70
kilómetros al este de la berma. El 20 de marzo de 2006, el Rey Mohammed VI
viajó a El-Aaiún con motivo de una visita de cinco días al Sáhara Occidental,
donde anunció el nombramiento de un nuevo Presidente y otros cargos de alto
nivel del Real Consejo Asesor para Asuntos del Sáhara, en un intento de
revitalizar este órgano, integrado por dirigentes tradicionales (jeques),
representantes de la sociedad civil y otros miembros elegidos.
3. Durante el período que se examina, El-Aaiún y algunas de las principales
ciudades del Territorio fueron escenario de varias manifestaciones para
reivindicar la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental y el
respeto de sus derechos humanos, en las que se produjeron enfrentamientos
violentos entre los participantes y las fuerzas de seguridad de Marruecos que
se saldaron con varios arrestos y detenciones. Las tensiones se recrudecieron a
finales de octubre tras el fallecimiento de un joven manifestante saharaui como
resultado de lesiones producidas en el curso de una manifestación que tuvo
lugar en El-Aaiún el 29 de octubre de 2005. Posteriormente, las autoridades
marroquíes ordenaron el arresto y la detención de dos agentes de policía
involucrados en el incidente, en espera de la conclusión de la investigación
judicial sobre las circunstancias que rodearon la muerte del manifestante. En
respuesta a las manifestaciones, se incrementó la presencia de las fuerzas de
seguridad y policía de Marruecos en las principales ciudades del Sáhara
Occidental y, en diciembre, se desplegaron efectivos del ejército en el
territorio por primera vez desde 1999. En las cartas que me envió el Secretario
General del Frente Polisario, Mohammed Abdelaziz, de fecha 17 de noviembre y 14
y 20 de diciembre de 2005, respectivamente, éste pedía a las Naciones Unidas
que interviniesen para proteger a los ciudadanos del Sáhara y garantizar sus
derechos humanos, condenaba la intervención de la policía y el ejército de
Marruecos en las manifestaciones y advertía que el despliegue de oficiales
militares marroquíes en el Sáhara Occidental constituía un hecho peligroso que
podía dar lugar a nuevos incidentes, incluidos "enfrentamientos mortales" entre
la población civil de Marruecos y el Sáhara.
4. El 25 de marzo de 2006, el Rey de Marruecos concedió el indulto a 216 presos,
entre ellos 30 activistas saharauis. En El-Aaiún, Boujdour, Dajla y Esmara se
organizaron manifestaciones pro-saharauis para celebrar la liberación de los
activistas y pedir la liberación de 37 presos políticos más. Según varios
medios de comunicación, las fuerzas de seguridad marroquíes intervinieron para
dispersar a los manifestantes y realizaron algunas detenciones. El 28 de marzo,
el Sr. Abdelaziz me escribió de nuevo para expresar su preocupación ante las
violaciones de los derechos humanos cometidas por las fuerzas de seguridad de
Marruecos en manifestaciones recientes, particularmente en Esmara, donde habían
sido presuntamente detenidas varias personas, algunas de las cuales, entre ellas
varias mujeres, habían resultado heridas, el 26 de marzo. Posteriormente, el Sr.
Abdelaziz se desplazó a Nueva York para reunirse conmigo en la Sede de las
Naciones Unidas el 3 de abril, con objeto de expresar su preocupación ante la
situación actual en el territorio.

III. Actividades de mi Enviado Personal
5. Tras mantener conversaciones preliminares en Nueva York con los
representantes de ambas partes, el Gobierno de Marruecos y el Frente Polisario,
y de los países vecinos, Argelia y Mauritania, mi Enviado Personal, el Embajador
Peter van Walsum, visitó la región en misión exploratoria del 11 al 17 de
octubre. Mi Representante Especial para el Sáhara Occidental, Franceso
Bastagli, se unió al Sr. van Walsum y a su delegación a su llegada a Rabat el
11 de octubre. El Sr. van Walsum fue recibido en Casablanca (Marruecos) por el
Rey Mohammed VI. En Rabat se reunió con el Primer Ministro, Driss Jettou, y con
el Ministro de Relaciones Exteriores y Cooperación, Mohamed Benaissa, el
Ministro del Interior, Moustafa Sahel, el Ministro Adjunto de Relaciones
Exteriores y Cooperación, Taieb Fassi Fihri, el Coordinador de Marruecos con la
MINURSO, Hamid Chabar, y otros altos cargos del Gobierno. En la zona de Tinduf,
a donde llegó el 14 de octubre, mi Enviado Personal se reunió con el Sr.
Abdelaziz, así como con el Coordinador del Frente Polisario con la MINURSO,
M'Hamed Khadad, y con otros alto cargos del Frente Polisario y jeques. En
Argelia, a donde llegó el 15 de octubre, mi Enviado Personal fue recibido por
el Presidente de Argelia, Abdelaziz Bouteflika, y se reunió con el Ministro de
Relaciones Exteriores, Mohammed Bedjaoui, el Ministro de Estado para Asuntos
Africanos, Abdelkader Messahel, y otros altos cargos del Gobierno. El 17 de
octubre el Sr. van Walsum fue recibido en Nuakchot por el Presidente del
Consejo Militar para la Justicia y la Democracia y Jefe del Estado, Coronel Ely
Ould Mohamed Vall, y se reunió con el Primer Ministro, Sidi Mohamed Ould
Boubacar, y con el Ministro de Relaciones Exteriores, Ahmed Ould Sid'Ahmed y
otros altos cargos del Gobierno.
6. Tras su visita exploratoria a la región, mi Enviado Personal me informó de
que la cuestión todavía se encontraba en una situación de estancamiento y que
seguía habiendo total desacuerdo sobre el modo de permitir que el pueblo del
Sáhara Occidental ejerciera su derecho a la libre determinación. Marruecos
había reiterado que no aceptaría un referéndum que incluyese la opción de la
independencia. Abogaba con firmeza por la negociación con miras a lograr una
solución política justa, duradera y mutuamente aceptable pero dejaba claro que
ésta se debería centrar en un estatuto de autonomía para el Sáhara Occidental.
La posición del Frente Polisario, que contaba con el apoyo general de Argelia,
era que el único modo de avanzar consistía en aplicar el plan de paz para la
libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental o el plan de arreglo.
Ambos habían sido aprobados o apoyados por el Consejo de Seguridad y
contemplaban la libre determinación mediante un referéndum que incluyera la
independencia entre las opciones a elegir. Cualquier otra alternativa sería
inaceptable para el Frente Polisario. Mauritania había reiterado su estricta
neutralidad.
7. Durante las reuniones celebradas en Rabat, Tinduf, Argel y Nuakchot, todos
los oficiales reiteraron a mi Enviado Personal su compromiso de cooperar con
las Naciones Unidas a fin de alcanzar una solución para el problema del Sáhara
Occidental a la mayor brevedad posible, como requisito previo para la
estabilidad y el desarrollo de la región. A su regreso de la región, mi Enviado
Personal celebró consultas con las autoridades de España, Francia y los Estados
Unidos de América en Madrid, París y Washington, D.C., los días 18, 19 y 25 de
octubre, respectivamente.
8. De conformidad con lo dispuesto en el párrafo 4 de la resolución 1634 (2005)
del Consejo de Seguridad, el 18 de enero de 2006, mi Enviado Personal informó
al Consejo de Seguridad sobre la marcha de sus gestiones. Los aspectos de esa
exposición informativa y las reacciones expresadas por las partes y los
representantes de países vecinos en las reuniones que mi Enviado Personal
mantuvo con ellos posteriormente figuran en la sección VII del presente
informe.
9. Durante el mes de febrero de 2006 mi Enviado Personal celebró una serie de
consultas con las autoridades del Reino Unido, España, Francia, y los Estados
Unidos de América en Londres, Madrid, París, y Washington, D.C., así como con
Alpha Oumar Konare, Presidente de la Comisión de la Unión Africana, en Addis
Abeba y con altos cargos de la Unión Europea en Bruselas. Percibió un consenso
en la comunidad internacional sobre la necesidad de lograr una solución para el
problema del Sáhara Occidental a la mayor brevedad posible a fin de permitir que
el pueblo del Sáhara Occidental ejerza su derecho a la libre determinación.

IV. Actividades sobre el terreno

A. Componente militar
10. Al 15 de marzo, el componente militar de la MINURSO estaba integrado por 223
efectivos, incluido el personal administrativo y el del servicio médico, de una
dotación autorizada de 231 personas. El componente militar siguió vigilando
activamente la cesación del fuego, que está en vigor desde el 6 de septiembre
de 1991.
11. Durante el período que se examina, la MINURSO efectuó 3.729 patrullas
terrestres y 157 patrullas aéreas para visitar e inspeccionar unidades del Real
Ejército de Marruecos y de las fuerzas militares del Frente Polisario, de
conformidad con el acuerdo militar No. 1 concertado entre el Ejército Real y la
MINURSO por una parte, y entre ésta y las fuerzas militares del Frente Polisario
por la otra. En octubre se iniciaron operaciones nocturnas de conformidad con el
nuevo concepto de operaciones que entró en efecto el 1° de octubre (véase
S/2005/648, párr. 20). Asimismo, la MINURSO ha propuesto a las partes el
establecimiento de una comisión conjunta de verificación militar, integrada por
representantes de ambas partes y de la MINURSO, a fin de facilitar el
intercambio de información y la transparencia en la aplicación de la cesación
del fuego. El nuevo carácter de las operaciones se ha traducido en un aumento
del 25% del número de patrullas terrestres en comparación con el período que
abarcaba el informe anterior.
12. Las violaciones cometidas por ambas partes han disminuido desde el último
período de que se informó (S/2005/648, párr. 8). Además, el Frente Polisario
levantó las restricciones a la circulación de observadores militares de las
Naciones Unidas que había impuesto durante varios años y permitió el acceso a
sus unidades militares para fines de inspección. Entre el 14 de octubre y el 15
de marzo, la MINURSO observó ocho nuevas violaciones por parte del Real Ejército
de Marruecos y cuatro nuevas violaciones por parte de las fuerzas militares del
Frente Polisario, lo que supone una reducción de casi el 50% del número total
de violaciones en comparación con el último período de que se informó. Entre
ellas cabe citar las incursiones constantes en la zona de separación de
elementos armados de ambas partes, la construcción de nuevas estructuras
físicas y la circulación de armas y unidades militares sin previa notificación
ni autorización de la MINURSO. La Misión informó de que la concentración de
fuerzas militares del Frente Polisario durante el desfile militar celebrado en
Tifariti el 27 de febrero incluyó la presencia de unos 2.600 efectivos, 150
camellos y 40 vehículos blindados de transporte de tropas, por lo que
constituyó una violación del acuerdo militar No. 1.
13. No obstante, la MINURSO siguió observando violaciones constantes por parte
de ambas partes. Entre ellas, la presencia de equipos de radar y el refuerzo de
las infraestructuras de defensa, incluida la ampliación de la berma, por parte
del Real Ejército de Marruecos, así como el despliegue constante de personal
militar y el refuerzo de las infraestructuras por parte del Frente Polisario en
la zona conocida como "Fuerte español", como señalé en mi informe al Consejo de
Seguridad (S/2005/49, párr. 6). Los estrechos contactos establecidos con las
partes contribuyeron a rebajar la tensión en la víspera de las celebraciones
organizadas por el Frente Polisario para conmemorar el trigésimo aniversario de
la "República Democrática Árabe Saharaui" y las manifestaciones públicas que
iban a tener lugar en la berma no llegaron a realizarse.
14. En cuanto a los acuerdos militares Nos. 2 y 3, las partes han seguido
cooperando con la MINURSO en la labor de marcado y eliminación de minas y
artefactos explosivos sin detonar. En el período que se examina, la MINURSO
encontró y marcó 29 minas y artefactos, y supervisó la destrucción de 3.381 de
estos dispositivos. En colaboración con el Servicio de las Naciones Unidas de
Actividades relativas a las Minas, las partes y organizaciones no
gubernamentales, la Misión también organizó actividades de remoción de minas y
municiones y artefactos explosivos sin detonar, así como actividades para
concienciar sobre este problema a la población del territorio, en el que las
condiciones climatológicas suelen ocasionar desplazamientos de las minas y los
caminos que hacen peligrosas zonas anteriormente seguras. El 3 de noviembre, el
Frente Polisario firmó el "Documento de compromiso" de la organización no
gubernamental Geneva Call dirigido a agentes no estatales, en el que se
prohibía el uso de minas antipersonal y se recoge el compromiso de destruir las
existencias de que se disponga. El 27 de febrero, el Frente Polisario procedió a
destruir 3.100 minas antipersonal y una mina antitanque en las postrimerías de
Tifariti, en una operación supervisada por la MINURSO.

B. Prisioneros de guerra, otros detenidos y personas en paradero desconocido
15. El Comité Internacional de la Cruz Roja sigue colaborando con las partes
para conocer el paradero de los que todavía están desaparecidos como
consecuencia del conflicto.

C. Asistencia a los refugiados del Sáhara Occidental
16. Tras una decisión conjunta de la Oficina del Alto Comisionado de las
Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y el Programa Mundial de Alimentos
(PMA) de reducir de 158.000 a 90.000 el número de beneficiarios que recibe
asistencia (véase S/2005/648, párr. 11), representantes del Alto Comisionado y
del PMA se reunieron con altos funcionarios del Gobierno de Argelia y del
Frente Polisario, del 14 al 19 de febrero, a fin de examinar la cuestión del
número de refugiados que necesita asistencia. Las conversaciones sobre estos
temas siguen su curso. El Alto Comisionado y el PMA dirigieron conjuntamente
una misión de donantes en la zona de Tinduf los días 18 y 19 de marzo, a fin de
que los donantes se familiarizaran con las actividades de socorro en los
campamentos de refugiados. La misión contribuyó a concienciar en mayor medida a
los donantes de la precaria situación humanitaria existente en los campamentos
de refugiados de la zona de Tinduf, en donde se prevé que, para finales de
abril, se habrán agotado los suministros de harina de trigo y de azúcar.
17. Entre el 9 y el 11 de febrero, cuatro asentamientos de refugiados de la zona
de Tinduf se vieron afectados por fuertes lluvias e inundaciones repentinas, lo
que ocasionó graves daños a la ya frágil infraestructura de los campamentos.
Entre 50.000 y 60.000 refugiados quedaron sin hogar ya que sus refugios,
construidos con ladrillos de barro, no pudieron resistir las inundaciones.
También hubo graves daños en escuelas y dispensarios. El Alto Comisionado de
las Naciones Unidas para los Refugiados, el PMA y la Media Luna Roja de Argelia
pusieron en marcha inmediatamente un mecanismo de respuesta de emergencia para
hacer frente a la crisis, y Argelia envió un convoy humanitario para llevar
socorro a los refugiados del Sáhara. En las primeras fases de la respuesta de
emergencia, la MINURSO ayudó proporcionando depósitos de agua, así como en las
tareas de distribución y coordinación general de la asistencia. Debo elogiar la
rápida y eficaz respuesta del Gobierno de Argelia y de la propia comunidad de
refugiados para hacer frente a los efectos a corto plazo de la crisis. Debo
agradecer también el generoso apoyo proporcionado por varios países donantes en
la financiación del suministro de asistencia de emergencia a la población
afectada. No obstante, si bien el acceso a los servicios básicos se ha
restablecido, sigue en marcha la labor de evaluación de los daños causados y la
rehabilitación necesaria. En la actualidad se calcula que, además de la falta
esencial de alojamiento adecuado, también se ha visto afectada de manera
negativa la situación de los alimentos en los campamentos. Por tanto, hago un
llamamiento a los donantes para que continúen contribuyendo con generosidad a
los programas de asistencia dirigidos a los refugiados del Sáhara que se han
visto afectados por la reciente crisis.

D. Medidas de consolidación de la confianza
18. Me complace informar de que, el 25 de noviembre, tras una interrupción de 11
meses, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y la
MINURSO pudieron reanudar el programa de intercambio de visitas familiares
entre el territorio y los campamentos de refugiados de la zona de Tinduf. Con
arreglo a lo dispuesto en el plan de acción, la MINURSO presta asistencia y
apoyo logístico al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados,
que es el responsable general de la aplicación del programa y la protección de
los beneficiarios. Al 15 de marzo, unas 610 personas habían utilizado los
vuelos semanales de las Naciones Unidas entre el territorio y los campamentos
de refugiados de la zona de Tinduf, con lo que el total de beneficiarios desde
el inicio del programa asciende a 2.086. Más de 17.000 personas (unas 6.000 en
el territorio y unas 11.000 en los campamentos) se encuentran en la actualidad
en una lista de espera para participar en el programa, y habitantes del Sáhara
de ambos lados de la berma han solicitado que vuelvan a abrirse las listas para
permitir que otros candidatos se inscriban en ellas, lo que pone de manifiesto
el alto grado de interés que existe en el programa. El Alto Comisionado de las
Naciones Unidas para los Refugiados y mi Representante Especial para el Sáhara
Occidental, Francesco Bastagli, están examinando con las partes la posibilidad
de ampliar el programa a fin de aumentar el número de sus beneficiarios. No
obstante, cualquier ampliación para incrementar el número de visitas familiares
o inscribir a otras personas requeriría un aumento de la cantidad estimada de
3,6 millones de dólares solicitada para el programa en 2006. Insto a los
donantes a que contribuyan con generosidad a esta importante iniciativa
humanitaria, muy valorada por las personas que se benefician de ella y que
promueve la solidaridad y el entendimiento mutuo entre los habitantes del
Sáhara.
19. Debe recordarse que el apoyo de la Misión al programa de intercambio de
visitas familiares conllevabará el despliegue de agentes de la policía civil
para acompañar a los participantes en dicho programa en los vuelos de las
Naciones Unidas que cruzan la berma y supervisar y facilitar los procedimientos
aeroportuarios en los puntos de llegada y partida.
20. El servicio telefónico entre los campamentos de la zona de Tinduf y el
territorio continuaron funcionando de manera satisfactoria durante el período
al que se refiere el informe. Desde que se establecieron estos servicios, se
han realizado más de 43.700 llamadas desde los campamentos, lo que ha permitido
a los refugiados comunicarse con sus parientes en el territorio. Como se ha
informado anteriormente, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los
Refugiados sigue dispuesto a poner en marcha el servicio postal con arreglo a
las modalidades que se propusieron inicialmente o en condiciones que cuenten
con la aprobación de todos los interesados.

E. Migrantes ilegales
21. En el período al que se refiere el informe, se pidió de nuevo a la MINURSO
que prestara asistencia para responder a la difícil situación humanitaria de
los migrantes que se encontraban abandonados en el desierto del Sáhara
Occidental. Desde el 12 al 16 de octubre de 2005, tras recibir informes del
Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y de varias
organizaciones no gubernamentales que actúan en el territorio de que un número
de migrantes subsaharianos habían quedado abandonados en el desierto, la
MINURSO organizó patrullas de tierra y aire para ayudar a localizarlos. El 17
de octubre, se había encontrado a un total de 115 migrantes, todos ellos en
malas condiciones físicas por haber carecido de alimentos y agua durante varios
días, y algunos de ellos heridos. Los migrantes dijeron que habían quedado
abandonados en el desierto tras ser obligados a cruzar la berma y llegar a la
zona de separación. Por razones puramente humanitarias, la MINURSO les prestó
asistencia suministrándoles agua, alimentos y ayuda médica de emergencia antes
de trasladarlos y ponerlos bajo la atención del Frente Polisario. A finales de
noviembre, 154 migrantes ilegales, principalmente procedentes del África
subsahariana, habían llegado a Bir Lahlou, Mehaires y Agwanit, donde se les
proporcionó acogida bajo el cuidado del Frente Polisario. En diciembre, 93 de
estos migrantes abandonaron voluntariamente los locales del Frente Polisario
por sus propios medios, con lo que quedaron un total de 61 migrantes en el
territorio. El 23 de febrero, la MINURSO ayudó al traslado de 26 de ellos desde
Bir Lahlou, vía Mijek, a Zouérate, en Mauritania, donde fueron recibidos por el
Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, tras haber
accedido el Gobierno de Mauritania a concederles asilo temporal en espera de
una solución a su situación. El 12 de abril, 35 migrantes, principalmente del
Camerún y de Ghana, seguían acogidos en Bir Lahlou bajo el cuidado del Frente
Polisario.
22. El 31 de diciembre de 2005, un grupo de 17 migrantes de África occidental
llegó al destacamento de la MINURSO en Agwanit, solicitando la ayuda de la
Misión. La MINURSO les proporcionó transporte hasta la frontera de Mauritania,
desde donde fueron repatriados. El grupo de 46 migrantes ilegales de Bangladesh
al que se hacía referencia en mi último informe (S/2005/648, párr. 17) aumentó a
48 durante el período al que se refiere el presente informe con la llegada de
otros dos migrantes de la misma nacionalidad. El 14 de enero ese grupo, que
había estado bajo el cuidado del Frente Polisario en la zona de Tifariti, fue
trasladado, con asistencia logística de la MINURSO, a la frontera de
Mauritania, en donde fue entregado a la Organización Internacional para las
Migraciones (OIM) para ser repatriado de manera voluntaria.
23. Si bien la MINURSO siguió prestando asistencia de emergencia a los migrantes
que se encontraban abandonados y ayudó en las operaciones de repatriación, su
capacidad para asistir a migrantes abandonados continúa siendo limitada. La
presencia cada vez mayor de migrantes abandonados en el territorio impuso una
carga creciente en los recursos de que dispone la MINURSO y afectó cada vez más
al desempeño de su mandato principal. Dado que la MINURSO no puede asumir la
responsabilidad actual de responder a las necesidades inmediatas de los
migrantes abandonados, ha entrado en contacto con asociados del ámbito
humanitario que cuentan con el mandato, los procedimientos y los recursos
necesarios, con el fin de preparar una respuesta interinstitucional coordinada
al problema. Se han logrado avances importantes al respecto en varias reuniones
que tuvieron lugar en Ginebra con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas
para los Refugiados, la Organización Internacional para las Migraciones y la
Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas, a
iniciativa de la MINURSO, los días 23 y 24 de febrero. F. Reestructuración de
la Misión
24. Además de las recomendaciones elaboradas tras el examen de los componentes
civil y militar de la Misión (véase S/2005/648, párrs. 19 a 21), se lograron
avances importantes durante el período al que se refiere el informe respecto de
la reestructuración de la MINURSO. Con el establecimiento de un centro conjunto
de operaciones y de una unidad conjunta de análisis de la Misión ha mejorado la
integración de las actividades civiles y militares de ésta, así como la
recopilación de datos y la gestión de la información. El centro conjunto de
operaciones también ha contribuido a la mejora de la gestión operacional a fin
de asegurar el pleno cumplimiento de los objetivos militares de la Misión. Por
mediación de sus centros subsidiarios, la unidad de recopilación de información
y la unidad de análisis de información, la unidad conjunta de análisis de la
Misión gestiona la recopilación, el almacenamiento y el análisis de datos sobre
cuestiones de relevancia para la ejecución del mandato de la MINURSO. Así, la
unidad conjunta de análisis de la Misión se ha convertido gradualmente en un
instrumento eficaz para la gestión estratégica y la adopción de decisiones de
la MINURSO. Entre el 20 y el 22 de diciembre, una delegación de la MINURSO
viajó a Abidján para que hubiera un intercambio de información entre la unidad
conjunta de análisis de la Misión y el personal de la Operación de las Naciones
Unidas en Côte d'Ivoire.
25. Como dije en mi último informe (S/2005/648, párr. 20), se adoptaron medidas
para reforzar, dentro de los recursos existentes, la capacidad del componente
militar de la Misión para vigilar la cesación del fuego y los acuerdos
militares. En este contexto, el cierre de los dos cuarteles generales de sector
el 31 de octubre y el posterior despliegue del personal militar de éstos a nueve
destacamentos de observadores ha permitido a la MINURSO ampliar sus actividades
de vigilancia de la cesación del fuego con una presencia reforzada sobre el
terreno. Entretanto, el inicio de operaciones nocturnas en octubre ha permitido
una vigilancia más general de las actividades militares de las partes, que está
resultando ser un disuasor eficaz de las violaciones del acuerdo militar No. 1.
Además, se puso en marcha un sistema de contacto jerárquico entre la MINURSO y
las estructuras de mando de las partes para facilitar las relaciones con las
partes a todos los niveles, en particular en los momentos en que puedan surgir
tensiones.
26. Para que la MINURSO se ajuste a las prácticas de mantenimiento de la paz
actuales se creó una unidad del Sistema de Información Geográfica. Cuando se
adquiera el equipo necesario dentro del presupuesto actual de la Misión, la
MINURSO contará con capacidad para elaborar sus propios mapas topográficos, que
sustituirán a los obsoletos mapas aéreos que se utilizan en la actualidad para
fines operacionales y de planificación. Esta iniciativa también servirá de
apoyo a la labor en curso de la Misión de reducir el peligro de las minas y las
municiones y artefactos explosivos sin detonar, ya que es esencial disponer de
un sistema de información geográfica y de mapas precisos para velar por la
seguridad de los observadores militares en las partes del territorio que están
plagadas de minas y de municiones y artefactos explosivos sin detonar, y que
constituirá un valioso instrumento de gestión para llevar a cabo otros
objetivos de la Misión.
27. Según la práctica actual, el asesor de seguridad informa ahora directamente
a mi Representante Especial, mientras que las funciones de las operaciones y la
seguridad aéreas se han separado a fin de garantizar el cumplimiento de las
normas de seguridad aérea. En diciembre, un equipo del Departamento de
Seguridad realizó un examen de la gestión de la seguridad de la MINURSO, del
que surgieron una serie de recomendaciones para mejorar la seguridad física de
la Misión y sus sistemas de gestión de la seguridad. Con arreglo a estas
recomendaciones, se han puesto en marcha medidas para mejorar la seguridad del
personal y los locales de la MINURSO, como la introducción de un sistema de
vigilancia integrado para facilitar la evacuación rápida, cuando sea necesaria.
A fin de asegurar el cumplimiento de las normas mínimas de seguridad de las
operaciones, se han asignado recursos para mejorar la infraestructura de los
cuarteles generales y los destacamentos de la Misión, incluida la instalación
de película antiexplosiones en todas las ventanas, iluminación de seguridad,
barreras de acceso y una valla de seguridad. La MINURSO también está estudiando
la construcción de pozos en determinados destacamentos, en particular en la zona
oriental de la berma, a fin de que el personal tenga mayor comodidad y haya más
seguridad. Algunas de las medidas de seguridad requieren la aprobación previa
de las autoridades locales.
28. En el marco de la reestructuración de los componentes civil y
administrativo, se están contratando algunos servicios de apoyo y
mantenimiento, lo cual, junto a las reducciones de personal señaladas en mi
último informe (S/2005/648, párr. 21) y otras medidas de recorte de gastos,
representará un ahorro importante para la Misión. En el ámbito de la formación,
se puso en marcha en febrero un programa integrado de iniciación en toda la
Misión a fin de ofrecer al personal militar, civil y de contratación local, una
introducción general acerca de la MINURSO y las Naciones Unidas. El programa se
complementa con sesiones informativas de iniciación específicas ajustadas a las
funciones de cada persona que se contrata.

V. Unión Africana
29. Durante el período al que se refiere el informe, la delegación de
observadores de la Unión Africana en la MINURSO, dirigida por su Alto
Representante, Yilma Tadesse (Etiopía), siguió prestando apoyo a la Misión y
cooperando con ella. Deseo reiterar mi agradecimiento a la Unión Africana por
su colaboración. VI. Aspectos financieros
30. La Asamblea General, en su resolución 59/308, consiguió la cantidad de
47.948.400 dólares, es decir 3.995.700 dólares mensuales, a la Cuenta Especial
de la MINURSO para el período comprendido entre el 1° de julio de 2005 y el 30
de junio de 2006. Si el Consejo de Seguridad decidiese ampliar el mandato de la
MINURSO después de 30 de abril de 2006, los gastos de mantenimiento de la Misión
hasta el 30 de junio de 2006 se limitarían a las cantidades aprobadas por la
Asamblea. A 31 de diciembre de 2005, las cuotas impagadas de la Cuenta Especial
de la MINURSO ascendían a 62,8 millones de dólares. Como consecuencia de ello,
la Organización no ha podido reembolsar a los Gobiernos que aportan
contingentes los gastos incurridos desde abril de 2002. El total de las cuotas
pendientes correspondientes a todas las operaciones de mantenimiento de la paz
ascendían, al 31 de diciembre de 2005, a 2.918,8 millones de dólares.

VII. Observaciones y recomendaciones
31. En su exposición informativa del 18 de enero de 2006 al Consejo de
Seguridad, mi Enviado Personal señaló que desde abril de 2004, en que el
Gobierno de Marruecos rechazó el Plan de paz porque no podía aceptar un
referéndum que incluyera la independencia como una de las opciones, el Plan no
había vuelto a ser mencionado en una resolución del Consejo de Seguridad.
Tampoco había utilizado su influencia para tratar de persuadir a Marruecos de
que volviera a considerar su posición ninguno de los países que tenían vínculos
estrechos con él. Mi Enviado Personal concluyó que el Consejo de Seguridad se
mantenía firme en su opinión de que sólo podría considerar una solución
consensual a la cuestión del Sáhara Occidental. En este contexto, no veía en
qué forma podía redactar un nuevo plan que sustituyese al Plan de paz. Un nuevo
plan estaría condenado desde el principio a ser rechazado por Marruecos a menos
que excluyera la realización de un referéndum con la independencia como una de
las opciones, plan que él no podía contemplar. Las Naciones Unidas no podían
respaldar un plan que excluyera un verdadero referéndum y decir al mismo tiempo
que proporcionaban la libre determinación al pueblo del Sáhara Occidental.
32. No obstante, mi Enviado Personal consideró que lo que era impensable en un
plan respaldado o aprobado por el Consejo de Seguridad podía no quedar fuera
del alcance de negociaciones directas. Una vez que el Consejo de Seguridad
reconociera la realidad política de que nadie iba a obligar a Marruecos a
abandonar su reclamación de soberanía sobre el Sáhara Occidental, se daría
cuenta de que sólo quedaban dos opciones: la prolongación indefinida del
estancamiento actual en espera de una realidad política diferente; o las
negociaciones directas entre las partes.
33. La primera de las opciones fue descartada por mi Enviado Personal, que dijo
que la continuación del estancamiento actual era un caldo de cultivo de la
violencia. La violencia no llevaría a la independencia del Sáhara Occidental
sino que, más probablemente condenaría a otra generación de habitantes del
Sáhara Occidental a crecer en los campamentos de Tinduf.
34. Así pues, quedaba el recurso a las negociaciones directas, que debían
celebrarse sin condiciones previas. Su objetivo debía ser conseguir lo que
ningún "plan" pudo lograr, es decir un compromiso entre la legalidad
internacional y la realidad política que diera como resultado una solución
política justa, duradera y mutuamente aceptable, que permitiera la libre
determinación de la población del Sáhara Occidental.
35. Tras años de depender de planes patrocinados por las Naciones Unidas, debía
quedar claro a las partes que las Naciones Unidas estaban apartándose y que
ahora la responsabilidad era suya. Ello no quería decir que las partes
estuvieran desde ese momento solas. Mi Enviado Especial consideraba que en el
Consejo había consenso respecto de que cualquier solución al problema del
Sáhara Occidental tenía que lograrse en el marco, o bajo los auspicios, de las
Naciones Unidas.
36. Mi Enviado Especial instó al Consejo a que invitase a Argelia a participar
en las negociaciones. También pidió a los miembros del Consejo que habían
estado apoyando la posición de Marruecos que hiciesen todo lo que estuviese en
sus manos para lograr el éxito de las negociaciones.
37. En las consultas bilaterales que mi Enviado Especial mantuvo tras su
exposición informativa, el Frente Polisario reiteró que en ningún caso
negociaría ningún tipo de autonomía bajo la soberanía de Marruecos. Mi Enviado
Especial aclaró que, en su exposición informativa, había hablado de
negociaciones sin condiciones previas con miras a lograr una solución política
justa, duradera y mutuamente aceptable que permitiera la libre determinación de
la población del Sáhara Occidental. El Consejo de Seguridad no podía invitar a
las partes a negociar sobre una autonomía del Sáhara Occidental bajo soberanía
de Marruecos, ya que ello implicaría el reconocimiento de la soberanía de
Marruecos sobre el Sáhara Occidental, cosa que estaba fuera de cualquier
consideración, dado que ningún Estado Miembro de las Naciones Unidas había
reconocido dicha soberanía. Negociar sin condiciones previas significaba, como
había señalado mi Enviado Especial en su exposición informativa, que no sería
una condición previa que el Frente Polisario reconociera primero la soberanía
de Marruecos sobre el Sáhara Occidental y después se debatiera la autonomía que
"concedería" Marruecos.
38. Mi Enviado Especial recordó, como lo había hecho en su exposición, la
opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia, de 16 de octubre de
1975, en la que se concluía que no había razones válidas para que las reglas en
materia de descolonización y libre determinación, recogidas en la resolución
1514 (XV) de la Asamblea General, no se aplicasen al Sáhara Occidental. En este
sentido, señaló que la opinión consultiva se había emitido hacía más de 30 años
y que la resolución de la Asamblea aún no se había aplicado. En cuanto al
desmesurado lapso de tiempo transcurrido, mi Enviado Personal observó que sólo
se lograría una solución a la cuestión del Sáhara Occidental si las partes
trataban de alcanzar un compromiso mutuamente aceptable basado en los
principios pertinentes del derecho internacional y en las realidades políticas
actuales. En opinión de mi Enviado Personal, las partes podían llegar a dicho
compromiso si iniciaban un diálogo constructivo entre ellas sobre esa base.
39. No obstante, el obstáculo principal puede no encontrarse únicamente en las
posiciones adoptadas por las partes. Desde su exposición informativa del 18 de
enero de 2006, mi Enviado Personal ha sido cada vez más consciente de las
fuerzas que existen fuera de la región que se oponen a la posibilidad de las
negociaciones. Ni que decir tiene que ningún país dirá, o admitirá, que está a
favor de que continúe el estancamiento. Sin embargo, parece haber dos factores
en juego en la mayoría de los países: a) el hecho de que el Sáhara Occidental
no constituya una prioridad en sus agendas políticas nacionales; y b) el hecho
de que se conceda gran importancia a la continuidad de las buenas relaciones
tanto con Marruecos como con Argelia. La combinación de estos dos factores
constituye una poderosa tentación para aceptar la continuidad del
estancamiento, al menos durante algunos años más. En tanto en cuanto el Sáhara
Occidental no adquiera mayor prioridad en sus agendas políticas, muchos países
considerarán que el statu quo es más tolerable que cualquiera de las posibles
soluciones.
40. Coincido con la opinión de mi Enviado Especial de que el Consejo de
Seguridad no puede permitirse adoptar una actitud de este tipo. No puede
esperar a que la cuestión del Sáhara Occidental se deteriore y pase, de ser una
fuente de potencial inestabilidad en la región, a convertirse en una amenaza
para la paz y la seguridad internacionales. En vez de ello, tanto el Consejo
como cada uno de los Estados Miembros que lo integran deben aprovechar la
oportunidad y hacer todo lo que esté en sus manos para ayudar a que las
negociaciones se pongan en marcha. El objetivo de estas negociaciones entre
Marruecos y el Frente Polisario, en calidad de partes, y Argelia y Mauritania
en calidad de países vecinos, debe ser el logro de una solución política justa,
duradera y mutuamente aceptable que permita la libre determinación de la
población del Sáhara Occidental.
41. Entiendo que una prolongación del estancamiento actual puede llevar al
deterioro de la situación en el Sáhara Occidental, como se ha puesto de
manifiesto en las continuas manifestaciones y denuncias de abusos de los
derechos humanos. En particular me preocupan los informes de respuestas duras
en las recientes manifestaciones habidas en el territorio, incluida la
detención de varias personas. Se permitió a observadores internacionales y
locales, así como a abogados defensores, que asistieran a los juicios; no
obstante, surgieron inquietudes en lo que se refiere a las garantías
procesales. A este respecto, desearía reiterar que, aunque la MINURSO no
dispone del mandato ni de los recursos necesarios para ocuparse de esta
cuestión, las Naciones Unidas siguen comprometidas con el cumplimiento de las
normas internacionales de derechos humanos. En este contexto, la Oficina del
Alto Comisionado para los Derechos Humanos propuso el año pasado a las partes
que enviaran una misión al Sáhara Occidental y a los campamentos de Tinduf, así
como a Argelia, país que da asilo. La misión recabaría información sobre la
situación de los derechos humanos en relación con la cuestión del Sáhara
Occidental y propondría medidas para que las Naciones Unidas pudieran ayudar
mejor a hacer frente a los problemas de derechos humanos. Todos los interesados
han aceptado la propuesta y, tras la celebración de nuevas consultas sobre las
fechas, Marruecos ha señalado que estaría dispuesto a recibir a la misión
alrededor del 15 de mayo de 2006.
42. Celebro que se haya reducido el número de violaciones por las partes del
acuerdo militar No. 1. No obstante, si bien la introducción del nuevo concepto
de operaciones ha reforzado considerablemente la capacidad de la Misión para
vigilar el cumplimiento del acuerdo, con la consiguiente repercusión en la
cifra total de violaciones cometidas por las partes, sigue siendo
responsabilidad de éstas el velar para que sus fuerzas militares y de seguridad
no cometan violaciones. En este sentido, insto a las partes a que colaboren con
la MINURSO en la revisión de los acuerdos militares en vigor a fin de responder
mejor a las nuevas realidades sobre el terreno y aclarar cualquier cuestión que
pueda estar sujeta a interpretaciones diferentes. Como señalé anteriormente
(S/2005/648, párr. 25), cualquier modificación de los acuerdos debería
ajustarse al principio de que las fuerzas militares y de seguridad deben
mantener el statu quo durante la cesación del fuego y deben conceder plena
libertad de movimientos a los observadores militares de la MINURSO, de
conformidad con los principios básicos de mantenimiento de la paz. Esta
libertad debe incluir la de inspeccionar las unidades militares, los cuarteles
generales y las instalaciones de las partes en el territorio.
43. Me siguen preocupando los posibles peligros que existen para los
manifestantes civiles que se acercan a la zona de separación y las zonas
restringidas que rodean la berma, o que entran en ellas. Debe notificarse con
suficiente antelación a la MINURSO de dichas manifestaciones para que la Misión
pueda ayudar a evitar la posibilidad de posibles lesiones graves y asegurarse de
que observadores de las Naciones Unidas lleguen al lugar de las manifestaciones
a tiempo para verificar las acusaciones de violaciones del acuerdo militar No.
1 por ambas partes. Entretanto, debo elogiar la iniciativa del Frente Polisario
de destruir gran cantidad de las minas antipersonal que tiene almacenadas, y
hago un llamamiento a ambas partes para que adopten medidas similares, con la
asistencia de la MINURSO.
44. La dimensión humana del conflicto, incluida la difícil situación de los
refugiados del Sáhara Occidental, constituye una preocupación creciente. En
este sentido, celebro la reanudación del intercambio de visitas familiares
entre el territorio y los campamentos de refugiados de la zona de Tinduf.
Habida cuenta del éxito de estas visitas, alentaría a todas las partes
interesadas a que estudiaran la posibilidad de aumentar el número de
beneficiarios de este programa humanitario. También espero con interés la
aplicación de otras medidas de consolidación de la confianza, en particular, la
organización de seminarios sobre temas que no sean políticos con la
participación de miembros de la sociedad civil tanto en el territorio como en
los campamentos de refugiados de la zona de Tinduf. Además, desearía elogiar la
participación de la Misión en la prestación de asistencia humanitaria a corto
plazo a los migrantes que se encontraban abandonados al este de la berma. Si
bien dichas actividades van más allá del mandato de la MINURSO, la Misión no
puede ignorar las urgentes necesidades humanitarias de estos migrantes, en
particular en ausencia de agentes humanitarios capaces de proporcionar socorro
de emergencia. Entre tanto, celebro los esfuerzos realizados por la Misión para
colaborar con asociados humanitarios que tengan competencia y capacidad para
proporcionar apoyo de manera más continuada. Creo que el entendimiento
alcanzado en Ginebra entre la MINURSO, el Alto Comisionado de las Naciones
Unidas para los Refugiados y la OIM no sólo facilitará una respuesta coordinada
a este problema sino que también puede constituir un precedente positivo de la
cooperación interinstitucional para hacer frente a los problemas que plantean
los flujos migratorios en todo el mundo.
45. Habida cuenta de la situación que existe sobre el terreno y de la labor en
curso de mi Enviado Personal, considero que la MINURSO sigue desempeñando un
papel fundamental en la estabilización y la vigilancia de la cesación del
fuego. Por ello, desearía recomendar que se amplíe el mandato de la MINURSO
durante otro período de seis meses, hasta el 31 de octubre de 2006.
Sinceramente espero que en ese tiempo las partes reflexionen sobre el largo
período transcurrido desde el inicio de este conflicto y sobre la necesidad de
que ambas adopten medidas que lleven a una solución justa, duradera y
mutuamente aceptable.
46. Para concluir, desearía expresar mi agradecimiento a mi Enviado Personal,
Peter van Walsum, por su labor en la búsqueda de una solución a la cuestión del
Sáhara Occidental, así como a mi Representante Especial, Francesco Bastagli, y a
los hombres y mujeres de la MINURSO que continúan trabajando incesantemente en
condiciones difíciles para desempeñar el mandato de la Misión.

___________

El archivo de mensajes de Sahara-Info (desde 2002) son accesibles en : http://es.groups.yahoo.com/group/sahara-info/messages

Enlaces a Yahoo! Grupos

<*> Para visitar tu grupo en la web, ve a:
http://es.groups.yahoo.com/group/revista-de-prensa-sahara-occidental/

<*> Para cancelar tu suscripción en este grupo, envía
un mensaje en blanco a:
revista-de-prensa-sahara-occidental-unsubscribe@yahoogroups.com

<*> El uso que hagas de Yahoo! Grupos está sujeto a
las Condiciones del servicio de Yahoo!:
http://es.docs.yahoo.com/info/utos.html


Comments: Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?