16.1.11

 

[revista-de-prensa-sahara-occidental] Medios españoles/Selección de prensa del 16-I-2011

****PAGINA WEB DE LA RASD***
http://www.rasdstate.info/

****INTIFADA SAHARAUI*****
http://www.arso.org/intifada2005.htm

*****WESTERN SAHARA RESOURCE WATCH******
http://www.wsrw.org/?dl=es


S U M A R I O


1. SAHARA OCCIDENTAL-ESPAÑA-TERRITORIOS OCUPADOS-MARRUECOS-REPRESIÓN-
DDHH- ENTREVISTA

- MENORCA INFO: "Somos las víctimas de los intereses de otros estados"

2. SAHARA OCCIDENTAL-ESPAÑA-VACACIONES EN PAZ

- LA OPINION DE ZAMORA: La Asociación de Saharauis confía en elevar la
acogida de niños, 42 en 2010

3. SAHARA OCCIDENTAL-DERECHO INTERNACIONAL-OPINION

- PUBLICO .ES: Sáhara y el derecho Internacional

4. SAHARA OCCIDENTAL-TERRITORIOS OCUPADOS-MARRUECOS-REPRESIÓN-LA
DEPORTACIÓN FORZOSA HACIA EUROPA NUEVA ESTRATEGIA DE L MAJZEN-ASILO
POLÍTICO

- LA PROVINCIA.ES: Para diluir la 'intifada' - Marruecos facilita la
huida en patera de saharauis rebeldes
- ABC: Los saharauis sin asilo «morirán» en manos de Marruecos
- EL PAIS: REPORTAJE "A mi mujer le dieron tantos golpes que perdió
el niño que esperaba"

5. SAHARA OCCIDENTAL-ESPAÑA-ENTREVISTA A MORATINOS EX MINISTRO DE EXTERIORES
ENTREVISTA: MIGUEL ÁNGEL MORATINOS Ex Ministro de Asuntos Exteriores y

- EL PAIS: "La Administración Bush buscaba mantener la relación bajo presión"

6. TUNEZ- TRANSICIÓN HACIA LA DEMOCRACIA

- EL PAIS: Revolución democrática en el Magreb
- CUARTO PODER: ¿Acaso nadie sabía lo que pasaba en Túnez?
- EUROPA PRESS: Calma tensa en las calles y fuerte presencia militar-
Continúan los contactos para la formación de un gobierno de unidad en
Túnez
- BELLACIAO: "Nuestro amigo Ben Ali"

7. SAHARA OCCIDENTAL-SUR DE SUDAN-REFERENDUM

- TELE SUR: Cerró referendo de autodeterminación del sur de Sudán
- JUVENTUD REBELDE: Paradojas de la hipocresía occidental

8. SAHARA OCCIDENTAL-MARRUECOS-LOBBY PRO MARROUI ESPAÑOL
- EUROPA SUR: El colectivo Pro Sáhara Marroquí moviliza a más de 400 personas
- DIARIO SUR: Pro Sáhara Marroquí apoya el proceso de autonomía
impulsado por Mohamed VI
- EL PAIS: Reflexiones melancólicas a contracorriente

9. SAHARA OCCIDENTAL-ESPAÑA-RUSIA

- ABC: España confía en que 2011 dará nuevo impulso a sus relaciones
con Rusia(RUSIA)

=========================================================
SÁHARA-INFO EN FRANCÉS Y EN ESPAÑOL/ EN FRANÇAIS ET EN ESPAGNOL:
http://es.groups.yahoo.com/group/sahara-info/

SAHARA-INFO SÓLO EN ESPAÑOL:
http://es.groups.yahoo.com/group/revista-de-prensa-sahara-occidental/

SAHARA-INFO SEULEMENT EN FRANÇAIS:

http://fr.groups.yahoo.com/group/revue-de-presse-sahara-occidental/
=========================================================


1. SAHARA OCCIDENTAL-ESPAÑA-TERRITORIOS OCUPADOS-MARRUECOS-REPRESIÓN-
DDHH- ENTREVISTA
http://www.menorca.info/menorca/440128/victimas/intereses

"Somos las víctimas de los intereses de otros estados"


El activista saharaui El Mami Amar Salem critica la política de
complicidad de España con Marruecos sobre el Sáhara
Toni Seguí, Maó 16/01/2011 1 comentarios Enviar Imprimir A+ A-
Activista. Defiende los derechos humanos de los saharauis - Javier El
vicepresidente del Colectivo Saharaui para la Defensa de los Derechos
Humanos (CODESA) y presidente del Comité Contra la Tortura de Dajla,
El Mami Amar Salem, participó anteayer noche en una
conferencia-coloquio en Es Mercadal sobre "La violación de los
derechos humanos del pueblo saharaui en el Sáhara Occidental". El acto
fue organizado por la Comissió d'Enllaç Pau i Solidaritat al Sàhara,
con la colaboración del Ayuntamiento de Es Mercadal.


¿Cómo se vivió el asalto marroquí al campamento saharaui del pasado 8
de noviembre?
El día del asalto violento por parte de las fuerzas militares
marroquíes al campamento saharaui se utilizaron armas y gases
lacrimógenos. Hubo violaciones y muchas detenciones y a día de hoy se
contabilizan más de 185 detenidos en las cárceles marroquíes. Lo más
grave es que Marruecos utiliza los colonos marroquíes que viven en el
territorio ocupado para atacar como una fuerza de reserva a los
saharauis. Tenemos fotos de manifestaciones de los días 8 y 9 de
noviembre con colonos marroquíes llevando espadas y machetes. Además,
entraron de forma muy violenta en más de 170 casas y torturaron a la
gente en sus hogares.


¿Fueron detenciones indiscriminadas?
Entre los detenidos después del día 8 hubo seis mujeres, una de las
cuales tiene 44 años, es madre de ocho hijos y estaba embarazada de
siete meses, además de varios ancianos. Pero ya había anteriormente
más de 50 presos políticos en las cárceles marroquíes, entre ellas la
conocida como la Cárcel Negra en El Aaiún.


¿Cuál es la situación en la actualidad?
El territorio está ocupado con una gran presencia de militares y
también hay censura de los medios de comunicación, Marruecos no quiere
testigos de sus acciones contra los saharauis. Expulsa a los
periodistas y los observadores internacionales, entre ellos a tres
noruegos, una española y otra argentina. Marruecos utiliza también la
política de exclusión de una manera directa o indirecta contra la
juventud saharaui. Por ejemplo, envía más de 600 jóvenes saharauis al
norte de Marruecos como oferta de empleo. Por otra parte, hay una
lista muy grande de jóvenes en busca y captura. También las
autoridades marroquíes utilizan mafias de inmigración ilegal para
enviar pateras a Canarias.


¿Qué acciones realizan los activistas de los derechos humanos?
Hacemos de intermediarios de las organizaciones internacionales y
cogemos testimonios de víctimas de torturas y de familiares de
desaparecidos, porque las víctimas no quiere ofrecer su testimonio por
miedo. Marruecos, siempre desde 1975, continúa con la política de
tierra quemada y desde entonces hay más de 500 desaparecidos con el
DNI español. Marruecos bombardeó en aquella época a los civiles
saharauis que iban al campamento de refugiados, utilizando napalm y
fósforo blanco. Son 500 desaparecidos, 250 detenidos en la actualidad,
miles de víctimas de la tortura, más de 10.000 saharauis que pasan por
las cárceles públicas o secretas en tiempos de Hassan II. Se trata de
números muy grandes para un pueblo pequeño, aunque para los países muy
poblados pueden parecer números pequeños.


¿Qué reclaman los colectivos de los que usted forma parte?
Pedimos una comisión independiente de investigación sobre el estado de
los territorios ocupados después del asalto, así como la protección de
las víctimas de torturas y de los familiares de desaparecidos.


¿Qué trabajo realiza la ONU en este tema?
Hay una comisión de Naciones Unidas en los territorios ocupados y
nosotros luchamos para que dicha comisión tenga observadores de
derechos humanos, ya que es la única que no los tiene. El problema es
que siempre tenemos en contra el veto de Francia en el Consejo de
Seguridad de la ONU, país que mantiene buenas relaciones con
Marruecos.


¿Qué papel tiene que jugar España en este conflicto?
España es responsable de la situación porque en vez de entregar el
territorio al Sáhara alcanzó acuerdos de reparto territorial con
Marruecos y Mauritania, a cambio de poder pescar durante 20 años en el
banco sahariano y, por otra parte, acceder a la explotación minera en
la zona. España es el país clave para solucionar el conflicto.
Queremos que España haga lo mismo que Portugal hizo con Timor Este,
que 15 años después de abandonarlo apoyó su autodeterminación.


Parece que España no está por la labor.
España ha sido varias veces cómplice de Marruecos, ya que las fuerzas
marroquíes de intervención rápida utilizaron material de fabricación
española. España vende armas a Marruecos de forma ilegal, le ha
entregado misiles por un precio simbólico de un euro. Tampoco quiso
condenar las violaciones de los derechos humanos que este país cometió
contra los saharauis, que somos víctimas de los intereses de otros
estados.

-------------------------------------------------------------- >
2. SAHARA OCCIDENTAL-ESPAÑA-VACACIONES EN PAZ
http://www.laopiniondezamora.es/zamora/2011/01/16/asociacion-saharauis-confia-elevar-acogida-ninos-42-2010/491154.html

La Asociación de Saharauis confía en elevar la acogida de niños, 42 en 2010
El envío de comida se retrasa a mayo por falta de apoyo de las empresas
01:01 VOTE ESTA NOTICIA


El joven saharaui Ahmed Masud sostiene el cartel promocional del
programa «Vacaciones en paz».
Foto Emilio Fraile

J.M.S. La Asociación Zamorana con los Niños del Sáhara fue la única de
todo el país que incrementó el número de jóvenes en acogida en 2010.
La asamblea general de ayer sirvió para poner las bases de la nueva
edición del programa «Vacaciones en paz», con el que esperan elevar de
nuevo la cifra de huéspedes, que el año pasado fue de 42. Para ello
necesitan una doble respuesta: continuar sumando familias que quieran
acoger a niños procedentes de los campamentos ocupados y elevar el
presupuesto para costear los traslados a la provincia.


En el primero de los casos, las noticias son positivas. La asociación
cuenta ya con siete nuevas familias, que se suman a la nómina de los
zamoranos que suelen colaborar con esta causa. Como cada verano, la
labor consiste en acoger a un pequeño durante el periodo estival,
costear su mantenimiento e implicarse en la integración del saharui en
la provincia. Desarrollada la experiencia, los saharauis regresan a
los campamentos de refugiados de Argelia con sus familias. Existe la
posibilidad de volver a España, aunque también hay una edad límite
para hacerlo.


El caso del niño Ahmed Masud -que ayer estuvo presente en la asamblea
del colectivo- es una excepción. Durante sus «Vacaciones en paz» cayó
desde un toro mecánico y se rompió el brazo, lo que obligó a los
médicos a operarle y, actualmente, asiste a un proceso de
rehabilitación imposible de realizar en los campamentos.


Tras un semestre con su familia de acogida, en la que convive con dos
hermanas de 24 y 27 años, Ahmed Masud celebra estar completamente
integrado, aunque también añora regresar a su casa, donde le esperan
sus padres, sus cuatro hermanas y sus cinco hermanos. Hasta que ese
día llegue, continuará asistiendo a cuarto de Primaria en el colegio
de Cubillos, donde reside su familia de acogida.


El joven, de sólo nueve años, valora las comodidades de su nuevo
hogar, la comida diaria -«a veces no comemos durante todo el día»,
reconoce- así como la acogida dispensada por sus nuevos compañeros del
centro escolar. El caso de Ahmed sólo es uno de los que cada verano
comprueban las diferencias de ambos mundos. Desde éste, el saharaui
pudo comprobar en la televisión los enfrentamientos entre su pueblo y
el ejército de Marruecos.


Por otro lado, el colectivo zamorano espera reanudar la llamada
«caravana de alimentos», que no contó con reservas para mandar a los
campamentos en el último envío. «Esperamos que tanto las empresas como
los particulares nos puedan ayudar a reunir comida para la próxima
caravana, que será en mayo», apunta Inés Prieto, presidenta de la
asociación, que participará en un viaje que la delegación de
Valladolid ha previsto para finales de febrero con el fin de comprobar
el desarrollo de los proyectos que el colectivo impulsa desde España.

.
-------------------------------------------------------------- >
3. SAHARA OCCIDENTAL-DERECHO INTERNACIONAL-OPINION
http://blogs.publico.es/dominiopublico/2884/sahara-y-el-derecho-internacional/
Sáhara y el derecho Internacional05 ene 2011Compartir: Anuncios Google
Anuncio Único

Triodos BankPorque hay personas para las que cuenta algo más que el dinero.
www.triodos.esJUAN SOROETA LICERAS, JUAN MIGUEL ORTEGA TEROL ET ÁL.

La violación sistemática de los derechos humanos de la población
saharaui en los territorios ocupados es una triste realidad desde hace
más de tres décadas. Pero la forma en que el Ejército marroquí
procedió a desmantelar el campamento de Agdaym Izik y la represión
posterior desplegada a lo largo de todo el territorio han llevado la
situación al límite. Estamos ante graves violaciones de derechos
humanos, que no son más que la consecuencia última de otra grave
violación: la del derecho a la libre determinación del pueblo
saharaui, afirmado con rotundidad por la ONU.
España tiene la obligación jurídica de promover el ejercicio del
derecho a la libre determinación del pueblo saharaui, pues es, de
iure, la potencia administradora del territorio. Mediante los acuerdos
tripartitos de Madrid, España entregó el territorio a quienes, tal y
como ya había afirmado la Corte Internacional de Justicia, no tenían
título jurídico sobre él. Como ha señalado la Asamblea General de la
ONU, un Estado no pierde la condición de potencia administradora, ni
queda liberado del cumplimiento de las obligaciones que se derivan de
ella, por el simple hecho de afirmarlo.
En consecuencia, tal y como estableciera la Asamblea General en 1979,
Marruecos es la potencia ocupante ilegal del territorio, de la misma
forma que lo es Israel en los territorios ocupados palestinos. Por
ello, Marruecos viola sistemáticamente, entre otros, el IV Convenio de
Ginebra, que establece las obligaciones de la potencia ocupante, entre
las que destaca la prohibición de trasladar parte de su propia
población al territorio ocupado
(art. 49). En la actualidad, se estima que en el territorio hay cuatro
colonos marroquíes por cada saharaui.
Como consecuencia de la ilegalidad de la ocupación del territorio por
Marruecos, ningún Estado, ni siquiera Francia, su más fiel e
incondicional aliado, ha reconocido la anexión. Por esta misma razón,
tal y como ha señalado la Asesoría Jurídica de la ONU y ha corroborado
el Parlamento Europeo en sendos dictámenes, la explotación de los
recursos naturales saharauis sin el visto bueno de sus representantes
(Frente Polisario), y sin que repercuta en beneficio de la población
saharaui, constituye una violación del Derecho Internacional. La Unión
Europea, que alardea de defender los derechos humanos en el mundo,
condicionando la aplicación de sus acuerdos con terceros estados al
respeto por estos de los derechos humanos, mira a otro lado cuando se
trata de Marruecos y viola conscientemente el Derecho Internacional.
Pero merece la pena analizar, siquiera someramente, los argumentos del
Ejecutivo español para no condenar la situación actual y no apoyar
decididamente la aplicación del Derecho Internacional. Apoyar la libre
determinación del pueblo saharaui no supone ponerse del lado de una de
las partes, sino simple y llanamente defender la aplicación del
Derecho Internacional, lo que, además, ya hiciera en el conflicto de
Irak.
Un argumento ya clásico es que España mantiene una posición de
"neutralidad activa" ante el conflicto. Pero la neutralidad no existe
en Derecho: quien no apoya su cumplimiento está apoyando su violación.
Por otra parte, nuestro Gobierno ha llegado a sostener que Marruecos
podría considerar tal condena como una injerencia en sus asuntos
internos. Pues bien, desde la aprobación de la Resolución 1514 (XV) de
la Asamblea General sobre la concesión de la independencia a los
países y pueblos coloniales, de la que ahora se cumplen 50 años, y que
sentó en gran medida las bases de la descolonización, está fuera de
cualquier discusión mínimamente rigurosa el hecho de que no se trata
de un asunto interno marroquí, sino internacional, porque el Sáhara
Occidental es un territorio pendiente de descolonización y no forma
parte del territorio marroquí.
Tras su victoria electoral, el Gobierno socialista afirmó que los
principios éticos y el respeto del Derecho Internacional inspirarían
su acción exterior, pero ahora son los "intereses nacionales" los que
prevalecen sobre aquellos. Pero es que, además, de la forma en que
está actuando ni siquiera está garantizado ese interés nacional, pues
Ceuta y Melilla han sido y seguirán siendo moneda de cambio en
nuestras relaciones con Rabat, con o sin Sáhara por medio; la
inmigración ilegal seguirá siendo organizada desde las costas
saharauis y marroquíes por quienes pretenden luchar contra ella; y la
eficacia de Marruecos como freno a la entrada del integrismo
terrorista en Europa –que, por otra parte, es abiertamente rechazado
por la sociedad saharaui, que practica una versión abierta del islam–
puede, al menos, ponerse en entredicho tras los atentados de
Casablanca (contra la Casa de España, en 2003) y Madrid (2004).
Tras tres lustros de guerra de liberación nacional, en 1991 el Frente
Polisario decidió sustituir las armas por las urnas, en la confianza
de que Naciones Unidas sería capaz de llevar a buen puerto un Plan de
Paz que había sido negociado libremente por las partes. Pero, desde su
puesta en marcha, este Plan fue boicoteado por Marruecos, tal y como
ha denunciado, entre otros, James Baker. Existe ya un censo para el
referéndum confeccionado por Naciones Unidas, pero el veto francés
impide su celebración. Mientras el Plan de Paz continúa estancado y en
el Sáhara ocupado se producen estas graves violaciones de derechos
humanos, nuestro país se preocupa de su interés nacional, la Unión
Europea del suyo y Naciones Unidas se limitan a "deplorarlas". En esta
tesitura, si finalmente se le impide al pueblo saharaui decidir
libremente su futuro mediante un referéndum de autodeterminación, en
los términos que establecen las resoluciones de Naciones Unidas, nadie
le podrá acusar de no haber explorado todas las vías pacíficas
imaginables para poner fin a su sufrimiento.

Juan Soroeta Liceras, Juan Miguel Ortega Tirol y otros 71 profesores
de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales de 32
universidades españolas, además de la Asociación Española para el
Derecho Internacional de los Derechos Humanos (AEDIDH)

Ilustración de Patrick Thomas

-------------------------------------------------------------- >
4. SAHARA OCCIDENTAL-TERRITORIOS OCUPADOS-MARRUECOS-REPRESIÓN-LA
DEPORTACIÓN FORZOSA HACIA EUROPA NUEVA ESTRATEGIA DE L MAJZEN-ASILO
POLÍTICO

http://www.laprovincia.es/canarias/2011/01/16/marruecos-facilita-huida-patera-saharauis-rebeldes/346790.html
Para diluir la 'intifada'
Marruecos facilita la huida en patera de saharauis rebeldes

La Gendarmería ha corrido la voz para que cientos de huidos del
campamento Gdeim Izi sepan que hay 'puente de plata' salvo para
quedarse
02:00 VOTE ESTA NOTICIA

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA A enemigo que huye, puente de plata. Todo
indica que vendrán no pocos saharauis en patera en los próximos meses
a Canarias, o a donde quiera que puedan huir. "Están buscándolos por
el desierto, yendo a las casas, siempre dicen que no han sido
detenidos", dice una joven saharaui en Fuerteventura, que opta por el
falso nombre de Rgaybi, una de las miles que viven en Canarias.
"Quieren que los saharauis se vayan para que no haya protestas, que se
queden sólo los viejos". Todo apunta en esa dirección.

Marruecos ha abierto otra vez el mar. "Le está diciendo a la gente que
está escondida desde lo del campamento, que no se queden, que se
vayan, que si los ven saliendo en patera no les harán nada, o si los
ven por tierra camino de Mauritania, a donde quieran, pero que como
regresen para quedarse los matan". Detalles obvios lo corroboran: no
es posible salir en patera desde las playas próximas al El Aaiún, como
hicieron los 22 jóvenes saharauis esta semana, sin ser interceptado
por la Gendarmería marroquí. Es más, los primeros declararon que los
invitaron a salir los propios guardias, a la luz del día, sin prisas,
hasta bien vestidos...

Desactivación

El objetivo es claro: desactivar la intifada saharaui, el mayor
peligro para un Rabat que creía tener atado y bien atado todo en el
Sahara. Rachid es otro saharaui, hermano de uno de los recién llegados
a las Islas: "Hablo a diario con mis amigos, es insoportable ya, casi
todos desde que tengan la oportunidad van a salir, no importa a dónde
con tal de huir".

Con Marruecos, sin embargo, no se puede hablar. "La Embajada [en
España] no tiene nada que decir sobre esa cuestión", señaló esta
semana su responsable de prensa. Con la Delegación del Gobierno en
Canarias tampoco. Funcionarios. "No tenemos datos sobre peticiones de
asilo, ni previsiones sobre un posible aumento de pateras en relación
con los sucesos de El Aaiún. Diríjase, si quiere, al Ministerio del
Interior", agregó este viernes Antonio Ortega, el jefe de gabinete de
la Delegada, Carolina Darias.

Con los saharauis es lo contrario, es fácil entrar en contacto. Se les
coge al vuelo lo que hay de real tras lo que dicen. Se huele. Un
universo de teléfonos móviles, con o sin tarjetas, recién comprados
para eludir todo rastro. "Llama en media hora pero no al número que te
di sino a otro, que te aparecerá en un rato en un sms".

Las cosas están mal en el Sahara Occidental. Muertos, detenidos,
desaparecidos, huidos al desierto... quién sabe el número. El
desmantelamiento del campamento de protesta con miles de saharauis en
las afueras de la capital sahariana por la Gendarmería marroquí
desencadenó una intifada saharaui de proporciones inimaginadas que
alarmaron a Marruecos. Hasta ese entonces apenas había habido
algarabías.

Tras los sucesos de Gdeim Izi la estrategia de ambos contendientes ha
cambiado. Ahora Marruecos promueve la salida de jóvenes saharauis.
Hasta hace unos meses, tratar de regularizar una petición de asilo o
la nacionalidad española en el consulado español en Agadir era un paso
en falso. Personal marroquí contratado -es famoso un tal Abderraman el
Ifneño y toda su familia- bloqueaban los papeles e incluso daban
cuenta a la policía marroquí de quiénes habían acudido. Son
infiltrados. Para hacerlo había que jugársela en patera y tramitar en
España asilo o nacionalidad, casi siempre con denegación oficial que
forzaba a acudir a tribunales. Por presiones diversas. España pudo
abrir una oficina en El Aaiún en 2006 pero Rabat le obligó a cerrarla
en días. Hubo avalancha de solicitudes.

Esta desbandada potencial e inducida de saharauis es un revés, en
cambio, para el Polisario, pues la revuelta en la ex colonia es ya su
estrategia central contra la ocupación marroquí. El Polisario, con
Argelia detrás, presiona lo indecible para que nadie se vaya, moviliza
a las madres... "Dicen que si eso pasa, si lo dejamos y se quedan sólo
los colonos [marroquíes]", explica un supuesto Embarek, "perderemos
nuestra tierra ya para siempre".

Campo de batalla

Es obvio que lo que hagan los jóvenes saharauis, huir o resistir, es
ahora el campo de batalla soterrado entre Rabat y el Polisario. Es el
futuro. Y en ésta para Rabat es prioritario que los países a los que
los saharauis huyen -lo que antes trataba de impedir- no les asuman
como asilados políticos, lo que implica condena, pero que se los
queden. Incluso ahora que España dé la nacionalidad a la que tiene
derecho en caso de tener origen hispano (como lo tienen hijos y nietos
de los 74.000 censados en 1974, cuando el Sahara era provincia
española). Y la decisión española de no estudiar la petición de asilo
de casi todos los llegados a Fuerteventura encaja como un guante con
Rabat...

-------------------------------------------------------------- >
http://www.abc.es/20110116/espana/abcp-saharauis-asilo-moriran-manos-20110116.html

Los saharauis sin asilo «morirán» en manos de Marruecos

ABC conversa con los cinco a los que Interior ha admitido a trámite su
solicitud de asilo


ABC conversa con los cinco a los que Interior ha admitido a trámite su
solicitud de asilo

Tres de los saharauis de los que el Gobierno estudiará su petición de
asilo 121 de 2
Los cinco saharauis a los que el Ministerio del Interior ha admitido a
trámite la solicitud de asilo aseguraron ayer, pocas horas después de
ser liberados, que si finalmente el Gobierno español deporta a los
otros ocho a Marruecos «los matarán». Todos afirman haber participado
en las protestas del campamento Gdeim Izik y haber estado escondidos
en el desierto desde entonces, huyendo de la represión marroquí. En la
embarcación que llegó a Fuerteventura, viajaban 32 personas, 22
solicitaron asilo, pero el Frente Polisario sólo ha reconocido como
saharauis a 13 de ellos.
Dos meses escondidos en el desierto, 17 horas de viaje en una patera y
algo más de una semana internados en el Centro de Internamiento para
Extranjeros (CIE) de El Matorral tuvieron como recompensa para cinco
de los 32 viajeros de la embarcación, que llegó a Playa Blanca el
pasado 5 de enero, la puesta en libertad y la admisión a trámite de la
solicitud de asilo. Ahora, deberán esperar, si finalmente les es
concedido, un periodo que podría alargarse un año y medio. Mientras,
podrán circular por el territorio nacional.
A media tarde del viernes, los cinco jóvenes fueron traslados desde El
Matorral a las dependencias policiales de Puerto del Rosario. Allí, se
les comunicó que quedaban en libertad y se les entregó una
autorización provisional como solicitantes de protección
internacional. Dos de ellos han sido acogidos por familiares
residentes en Fuerteventura. Los otros tres se alojan en una casa de
acogida, gestionada por la Cruz Roja.
En Playa Blanca, cerca del lugar al que llegaron hace diez días,
recuerdan el horror que vivieron durante los disturbios en el
desmantelamiento del campamento Gdeim Izik el pasado mes de noviembre,
la protesta más importante llevada a cabo por saharauis tras la
descolonización del Sáhara Occidental en 1975.
Afirman haber visto cómo entraba la Policía a las cinco y media de la
mañana con porras y pistolas mientras quemaban las jaimas con mujeres
y niños en el interior. «Se llevaron los cadáveres para enterrarlos y
no se ha sabido nada de ellos», reconoce Abdelgani Kabdana, un activo
miembro del Frente Polisario que permaneció desde 2007 a 2009 en la
Cárcel Negra de El Aaiún por alzar la bandera saharaui. Hace unos
días, pagó 500 euros y no dudó en arriesgar su vida en el mar antes de
volver a ser prisionero marroquí.
A su lado, Kamal Bahaha enseña algunos moretones en la cabeza y en el
abdomen, como ejemplos de la barbarie que dice haber vivido durante
este tiempo. No oculta su felicidad ya que ha podido hablar con su
mujer en El Aaiún. Al igual que sus compañeros de viaje, recuerda la
represión padecida por sus familiares por no querer desvelar dónde se
encontraba escondido. «A mi hijo de 15 años le cortaron medio dedo y
mi esposa, al ver cómo la Policía invadía nuestro hogar, perdió el
bebé que esperaba», explica mientras añade que «en el hospital se
negaban a atenderla por ser saharaui». Lejos de aquello, intentarán
comenzar una nueva vida. De momento, permanecerán en la isla, aunque
quieren llegar a Madrid, donde seguir luchando por la causa saharaui.
Preocupación
Mariam, la madre que se trasladó a Fuerteventura tras conocer que su
hijo Abdslam viajaba en la embarcación, no oculta su preocupación al
saber que no ha sido puesto en libertad. De nuevo, ha hecho un
llamamiento a las autoridades españolas: «Si vuelve a Marruecos lo
matarán o lo desaparecerán y no lo volveré a ver». Mañana comenzará el
reexamen de los informes del resto de los solicitantes de asilo.
PUERTO DEL ROSARIO (FUERTEVENTURA)
Los cinco saharauis a los que el Ministerio del Interior ha admitido a
trámite la solicitud de asilo aseguraron ayer, pocas horas después de
ser liberados, que si finalmente el Gobierno español deporta a los
otros ocho a Marruecos «los matarán». Todos afirman haber participado
en las protestas del campamento Gdeim Izik y haber estado escondidos
en el desierto desde entonces, huyendo de la represión marroquí. En la
embarcación que llegó a Fuerteventura, viajaban 32 personas, 22
solicitaron asilo, pero el Frente Polisario sólo ha reconocido como
saharauis a 13 de ellos.
Dos meses escondidos en el desierto, 17 horas de viaje en una patera y
algo más de una semana internados en el Centro de Internamiento para
Extranjeros (CIE) de El Matorral tuvieron como recompensa para cinco
de los 32 viajeros de la embarcación, que llegó a Playa Blanca el
pasado 5 de enero, la puesta en libertad y la admisión a trámite de la
solicitud de asilo. Ahora, deberán esperar, si finalmente les es
concedido, un periodo que podría alargarse un año y medio. Mientras,
podrán circular por el territorio nacional.
A media tarde del viernes, los cinco jóvenes fueron traslados desde El
Matorral a las dependencias policiales de Puerto del Rosario. Allí, se
les comunicó que quedaban en libertad y se les entregó una
autorización provisional como solicitantes de protección
internacional. Dos de ellos han sido acogidos por familiares
residentes en Fuerteventura. Los otros tres se alojan en una casa de
acogida, gestionada por la Cruz Roja.
En Playa Blanca, cerca del lugar al que llegaron hace diez días,
recuerdan el horror que vivieron durante los disturbios en el
desmantelamiento del campamento Gdeim Izik el pasado mes de noviembre,
la protesta más importante llevada a cabo por saharauis tras la
descolonización del Sáhara Occidental en 1975.
Afirman haber visto cómo entraba la Policía a las cinco y media de la
mañana con porras y pistolas mientras quemaban las jaimas con mujeres
y niños en el interior. «Se llevaron los cadáveres para enterrarlos y
no se ha sabido nada de ellos», reconoce Abdelgani Kabdana, un activo
miembro del Frente Polisario que permaneció desde 2007 a 2009 en la
Cárcel Negra de El Aaiún por alzar la bandera saharaui. Hace unos
días, pagó 500 euros y no dudó en arriesgar su vida en el mar antes de
volver a ser prisionero marroquí.
A su lado, Kamal Bahaha enseña algunos moretones en la cabeza y en el
abdomen, como ejemplos de la barbarie que dice haber vivido durante
este tiempo. No oculta su felicidad ya que ha podido hablar con su
mujer en El Aaiún. Al igual que sus compañeros de viaje, recuerda la
represión padecida por sus familiares por no querer desvelar dónde se
encontraba escondido. «A mi hijo de 15 años le cortaron medio dedo y
mi esposa, al ver cómo la Policía invadía nuestro hogar, perdió el
bebé que esperaba», explica mientras añade que «en el hospital se
negaban a atenderla por ser saharaui». Lejos de aquello, intentarán
comenzar una nueva vida. De momento, permanecerán en la isla, aunque
quieren llegar a Madrid, donde seguir luchando por la causa saharaui.
Preocupación
Mariam, la madre que se trasladó a Fuerteventura tras conocer que su
hijo Abdslam viajaba en la embarcación, no oculta su preocupación al
saber que no ha sido puesto en libertad. De nuevo, ha hecho un
llamamiento a las autoridades españolas: «Si vuelve a Marruecos lo
matarán o lo desaparecerán y no lo volveré a ver». Mañana comenzará el
reexamen de los informes del resto de los solicitantes de asilo.

-------------------------------------------------------------- >
http://www.elpais.com/articulo/espana/mujer/le/dieron/golpes/perdio/nino/esperaba/elpepiesp/20110116elpepinac_10/Tes

REPORTAJE
"A mi mujer le dieron tantos golpes que perdió el niño que esperaba"

Los saharauis llegados en patera a Fuerteventura relatan su
persecución en El Aaiún
MÓNICA CEBERIO BELAZA - Puerto del Rosario - 16/01/2011


"La policía marroquí entró en mi casa de El Aaiún para buscarme
después del desalojo del campamento de Agdaym Izik. Yo había huido al
desierto. Rompieron la puerta de entrada. A mi mujer le pegaron con la
porra para que dijera dónde estaba yo. Recibió tantos golpes que
perdió al niño que esperaba. Lo destrozaron todo. Cuando regresé a El
Aaiún, unos días después, me escondí en casas de familiares; cada día
en una. Hasta que me di cuenta de que no iban a dejar de irrumpir en
sus domicilios si no me marchaba. Entonces empecé a organizar el viaje
a España". Aomar Daoudi tiene 35 años. Es una de las 22 personas que
llegaron en patera a Fuerteventura el 5 de enero pidiendo asilo
político y una de las cinco cuya solicitud ha sido admitida a trámite
por el Gobierno. Sus otros cuatro compañeros participaron, como él, en
el campamento de Agdaym Izik, violentamente desalojado por la policía
marroquí el 8 de noviembre. Todos hacían labores de vigilancia, de
control de las entradas y salidas del campamento, según relatan, lo
que les hizo especialmente visibles ante las autoridades marroquíes.

Vigilaban el campo de Agdaym Izik, lo que les hizo muy visibles al Ejército
"Si regresamos, nos esperan la cárcel y la tortura", afirman. La
admisión a trámite de sus peticiones les asegura un permiso de
estancia temporal en España que está en sus manos desde el viernes.
Por seis meses renovables, hasta que el Gobierno les informe de la
resolución definitiva concediendo o denegando el estatuto de refugiado
-o la protección internacional subsidiaria, si no cumplen todos los
requisitos para serlo pero se considera que su vida o libertad corren
un riesgo cierto-. Los 17 cuya solicitud no ha sido admitida a trámite
pueden pedir un reexamen, que tendrá que ser resuelto por la Oficina
de Asilo y Refugio en dos días.

De los 17 solicitantes que permanecen en el Centro de Internamiento de
Extranjeros, el Frente Polisario reconoce a otros ocho como saharauis
en riesgo, y pide a España que reconsidere su situación. "Todos tienen
miedo de volver", señala Daoudi. "No hay ninguna duda de que acabarán
en la cárcel". Los demás serían marroquíes que han pedido asilo para
tratar de evitar la expulsión. "El dueño de la patera era un marroquí
que suele traer a España droga y gente", relata Ahmed, de 23 años. "Él
nos junto a todos, a saharauis con otros que no lo eran". Pagaron
entre 600 y 700 euros para huir de El Aaiún. La policía marroquí,
dicen, los vio perfectamente y los dejó salir. "Si te salvas y llegas
a España, bien. Si no, ellos se han salvado de ti".

Ahmed nunca había tenido problemas con las autoridades. Trabajaba en
la pequeña tienda de comida que tenían sus padres en El Aaiún hasta
que tuvo que cerrar por la crisis y acabó en paro. El 10 de octubre el
gobernador le denegó una ayuda económica y su madre decidió que se
incorporaran al campamento, con apenas 20 jaimas montadas, para
reclamar derechos sociales.

El día del desalojo -un mes después, cuando congregaba a unas 20.000
personas y se había convertido en una protesta no solo social sino
también política-, un policía le rompió el brazo a su madre, asegura,
y ni siquiera pudieron llevarla al hospital de Ben Mehdi. "La puerta
estaba tomada por civiles marroquíes que nos impedían la entrada". El
coche de su hermana acabó incendiado por los policías. Su hermano fue
detenido y está preso en la Cárcel Negra. "La policía se ha dedicado a
buscar casa por casa a todos los jóvenes que participaron en las
manifestaciones o en el campamento". Él decidió esconderse en Tarouma,
cerca de Bojador, hasta que la situación se calmara. "Pero no se
calmó. Los controles policiales y las detenciones arbitrarias
continuaron. Yo había sido vigilante de noche en el campamento y la
policía había estado tomando fotos continuamente".

Daoudi y su compañero Abdelgani Kebdana, de 33 años, sí estuvieron
presos antes del campamento. Por su activismo político a favor de un
Sáhara libre y su participación en manifestaciones. "Me metieron en la
cárcel por exhibir banderas saharauis", relata Kebdana. "Cuando salí,
me interrogaban y vigilaban todo el tiempo". En una de las
detenciones, con golpes incluidos, según relata, le vendaron los ojos
para que no viera adónde lo llevaban. "Tienen comisarías ocultas",
afirma.

Tras el desalojo, en el que asegura que la policía marroquí usó armas
de fuego -lo que ha negado Rabat-, se fue a esconder al desierto con
Daoudi y otro amigo, Kamal Bahaha, de 27 años, que también está con
ellos. Han permanecido juntos desde el 8 de noviembre. Todos relatan
las mismas historias de acoso hacia sus familiares. "A mi mujer le
rompieron la mandíbula y los dientes en el desalojo del campamento",
dice Bahaha. "Mi hijo de seis años caminó descalzo, huyendo, los 16
kilómetros que separaban el lugar de El Aaiún. Yo me escapé al
desierto, y la policía fue a buscarme a casa de todos mis familiares.
Rompían las puertas y lo destrozaban todo".

Los cinco salieron el viernes por la noche del CIE hacia la comisaría
de Puerto del Rosario, donde les dieron la documentación. Una
trabajadora de la Cruz Roja les llevó después a un centro que tienen
en la isla. Durante el viaje agitaban por la ventana una bandera
saharaui. Casi todos tienen parientes en España y uno de ellos se fue
esa misma noche a casa de su primo, que vive en una zona turística de
Fuerteventura desde hace varios años. Los cinco auguran que llegarán
más pateras. "A Marruecos le viene muy bien hacer la vista gorda",
opina el primo de Ahmed. "Se libra de los jóvenes saharauis que
reivindican derechos y pueden organizar revueltas y de paso tira de
las orejas a España, enseñándole que cuando quiere controla las
fronteras y cuando no, no".

-------------------------------------------------------------- >
5. SAHARA OCCIDENTAL-ESPAÑA-ENTREVISTA A MORATINOS EX MINISTRO DE EXTERIORES
ENTREVISTA: MIGUEL ÁNGEL MORATINOS Ex Ministro de Asuntos Exteriores y

http://www.elpais.com/articulo/espana/Administracion/Bush/buscaba/mantener/relacion/presion/elpepiesp/20110116elpepinac_5/Tes

"La Administración Bush buscaba mantener la relación bajo presión"

En su primera entrevista tras dejar el cargo, el hombre que dirigió
durante seis años la diplomacia española responde a las revelaciones
de Wikileaks y explica su candidatura a la dirección general de la FAO
MIGUEL GONZÁLEZ - Madrid - 16/01/2011


En los papeles secretos del departamento de Estado, filtrados por
Wikileaks, el embajador de Bush en España, Eduardo Aguirre
(2005-2009), escribió de él: "No es el más brillante miembro del
Gabinete [de Zapatero], pero sí un gestor responsable al que debería
tomarse en serio". También le dedicó otros epítetos poco amables, como
"egoísta" e "impredecible". Hoy debería añadir que Miguel Ángel
Moratinos (Madrid, 1951) no es rencoroso, pues en su primera
entrevista desde que dejó el Ministerio de Asuntos Exteriores y
Cooperación, realizada el pasado miércoles, asegura que Aguirre, "a
pesar de lo que escribió luego, fue un buen embajador".


"Yo no soy el candidato del Norte ni la FAO es la organización del Sur"

"Pedimos a EE UU su colaboración en el 'caso Couso', otra cosa fue la respuesta"

"Cuanto antes reconozcamos al Estado palestino será mejor"

"Yo no grabé mis conversaciones con el embajador. Él sabrá qué escribió"

"Le dije a Aguirre que España era la octava potencia y le pedí un respeto"
Pregunta. En su despedida dijo que lamentaba irse dejando pendiente el
tema del Sahara...

Respuesta. Los acontecimientos de esta semana, el vil asesinato de dos
franceses en Níger y las revueltas sociales en Túnez y Argelia, nos
muestran el precio que estamos pagando por el estancamiento del
proceso de integración, modernidad y desarrollo en el Magreb. Los
países con más intereses en la zona, como España, y toda la comunidad
internacional no hemos sido capaces de favorecer la plena
normalización entre Argelia y Marruecos, que es imprescindible para la
estabilidad regional.

P. Según los papeles de Wikileaks, Madrid se alineó con Rabat en el
conflicto del Sahara...

R. De Wikileaks habría mucho que hablar, algunas frases de esos
telegramas han sido sacadas de contexto... España apoya la legalidad
internacional y lo que las partes acuerden para hallar una solución
justa, definitiva, mutuamente aceptable y respetuosa con el derecho a
la libre determinación. No ha habido cambio de posición. Eso no quita
para que, lógicamente, las buenas relaciones con Marruecos hayan
presidido este periodo.

P. Sí hubo un asesoramiento a Rabat para que mejorase su oferta de
autonomía para el Sahara y la hiciese más atractiva...

R. En diplomacia se habla de muchos temas... Ellos nos informaron de
su plan de autonomía y nosotros dijimos, bueno, en España tenemos una
gran experiencia autonómica... De hecho, el rey de Marruecos eligió al
ex embajador en Madrid, Omar Azziman, para presidir la comisión de
descentralización. Además, el plan de autonomía ya se trató en la
época de [James] Baker [ex secretario de Estado de EE UU y enviado de
la ONU para el Sahara] e incluso el Polisario está dispuesto a hablar
de él. Lo que España no hizo fue asumir la postura de una de las
partes. No cambió la posición de fondo.

P. Se abandonó la demanda de un referéndum...

R. Nos limitamos a apoyar las resoluciones del Consejo de Seguridad.
No excluimos el referéndum, pero son las partes las que deben decidir
cuándo y cómo.

P. Usted ha sido un ministro próximo a Marruecos, que ha visitado con
frecuencia, pero eso no ha evitado crisis y tensiones.

R. Las relaciones con Marruecos han mejorado mucho y no por razones
personales. He viajado con igual frecuencia a Argelia. Marruecos es
nuestro vecino y mientras más presentes estemos allí, no solo el
Gobierno, sino la sociedad civil, mejor. También ha habido momentos
difíciles, como el caso Haidar o el desmantelamiento del campamento de
El Aaiún, que mi sucesora Trinidad Jiménez ha gestionado muy bien. Lo
importante es que no queden posos de incomprensión entre ambos pueblos
y es verdad que, en la última crisis, los marroquíes no han entendido
lo que percibieron como una reacción excesiva de animadversión de
parte de la sociedad española. Es un tema que les preocupa a ellos y
nos debería preocupar a nosotros.

P. Tras dejar el Gobierno, Zapatero le encargó una gira para intentar
salvar la cumbre de Barcelona, lo que no fue posible. ¿Sigue siendo
usted optimista respecto a Oriente Próximo?

R. No queda más remedio. El conflicto lleva 64 años y va camino de
convertirse en una guerra de los 100 años, como en la Edad Media. La
situación está estancada y no hay horizonte de solución a corto plazo,
pero las consecuencias de una no solución son tan graves que deberían
movilizar a la comunidad internacional.

P. ¿Debe Europa reconocer ya al Estado palestino?

R. Si defendemos la fórmula de los dos estados y el transcurso del
tiempo erosiona la posibilidad del futuro estado palestino, cuanto
antes lo reconozcamos, mejor.

P. ¿Sin el acuerdo de Israel?

R. Lo ideal es que haya un doble reconocimiento: que los estados
árabes reconozcan a Israel e Israel al Estado palestino. Es mejor que
se haga a través de la negociación, pero hay que preguntarse hasta
cuándo [se puede esperar]. Europa debe hablar con Israel, pero
mostrándole la urgencia de la situación.

P. Antes alegó que algunas afirmaciones de los papeles de Wikileaks se
habían sacado de contexto ¿Se reconoce usted en esta frase?: "Somos la
octava potencia del mundo y nos tratáis como a un país de quinta
fila". Supuestamente, se la dijo al embajador Aguirre en 2006.

R. No sé si la formularía así, a lo mejor sí, no grabé mis
conversaciones con el señor Aguirre, pero el concepto sí. Le dije que
éramos la octava economía del mundo, entonces lo éramos, y que
necesitábamos lógicamente un respeto, una atención y un interés por
parte de EE UU. Un ministro de Exteriores español tenía que hacer
llegar a la Administración Bush la idea de que éramos aliados fieles,
pero también necesitábamos un compromiso mayor del que tuvieron con
nosotros... De todas formas, eso mejoró en los últimos años.

P. Las notas reflejan episodios de tensión: la retirada de Irak, la
venta de armas a Venezuela...

R. Ellos no tenían mucha confianza en nuestro gobierno, había
percepciones personales... Siempre buscaban episodios de tensión para
mantener la relación bajo presión, cuando cerrabas un capítulo te
abrían otro... Pero al final yo creo que comprendieron que somos un
país serio, que cumple lo que dice, y que teníamos capacidad de
influencia en áreas para ellos importantes. Fueron progresivamente
entendiendo que había más una lectura ideológica por su parte que por
la nuestra.

P. ¿Se comportaba la Embajada de EE UU con prepotencia?

R. El primer embajador, [George] Argyros, no se llevaba bien con
nosotros. Pero debo decir que Aguirre, a pesar de lo que escribió
luego, él sabrá lo que escribió, fue un buen embajador y nos ayudó a
mejorar la relación con Estados Unidos.

P. ¿Se identifica usted con la afirmación de la Embajada de que "el
Gobierno [español] ayuda entre bastidores a que se archive el caso
Couso"?

R. No, no... Al contrario, yo recibí a la familia Couso y puede estar
seguro de que el Gobierno trabajó, y yo como ministro, para sacar
adelante su caso. Trabajamos desde el principio con la voluntad de ir
al máximo de lo que se podía sacar, sabiendo lo que es la
Administración estadounidense.

P. El Gobierno se opuso a la investigación judicial...

R. Lo que yo hice es todo lo posible para que se pudiera aclarar lo
sucedido. Pedimos a EE UU la máxima colaboración, otra cosa fue la
respuesta norteamericana, que es muy rígida cuando se trata de
actuaciones de sus Fuerzas Armadas.

P. La fiscalía pidió el archivo y se opuso a la detención de los tres
militares implicados. Y se avisó a la Embajada de si el fiscal iba a
hacer esto o lo otro...

R. Yo no tuve conocimiento de eso...

P. ¿Usted no le anunció al embajador, como dicen los cables, que el
fiscal presentaría recurso?

R. No, no...

P. Entonces, todas esas conversaciones, visitas, entre los fiscales y
la Embajada...

R. Yo no conocía en absoluto lo que hacía la fiscalía.

P. Pero los estadounidenses no ocultaban su preocupación...

R. En respuesta a mis gestiones, ellos decían que no iban a proceder
porque ya lo habían investigado y no había nada...

P. Hubo otros casos judiciales que incomodaron a EE UU, como los
vuelos de la CIA.

R. En el caso de los vuelos de la CIA teníamos pleno empeño por
conocer lo sucedido. No teníamos nada que ocultar. Toda la información
en nuestro poder la entregamos. Lo que sí éramos es rigurosos: no
podíamos especular con eventuales vuelos cruzados o coincidencias. Los
datos que podíamos verificar los verificamos. Cuando no era así, no
podíamos apuntar una hipótesis sin tener la certeza.

P. ¿No hubo interferencias de la Embajada en las causas abiertas en la
Audiencia Nacional?

R. A mí, desde luego, no me llegaron directamente.

P. Pero se cambió la ley para limitar la jurisdicción universal.

R. Ese fue un cambio que ya habíamos discutido en el Gobierno para
permitir una mejor aplicación de ese principio, para hacerlo más
eficaz. La ley daba una interpretación muy ambiciosa, pero los
gobiernos afectados prácticamente bloqueaban su aplicación. Se buscó
una fórmula más operativa, que tuviera en cuenta la conexión con
españoles, como en la mayoría de los países europeos. Pero no se hizo
por Estados Unidos o Israel.

P. ¿Y qué le parece que EE UU utilizara datos de su Embajada en Madrid
para que Sacyr no ganara el concurso del canal de Panamá?

R. Ese es el juego. EE UU apoya a sus empresas y nosotros a las
nuestras. Somos amigos, pero cada uno defiende sus propios intereses.
Al final, en Panamá, ganamos nosotros.


"Yo no soy el candidato del Norte ni la FAO es la organización del Sur"
"En la vida hay que arriesgar y el reto que supone poder contribuir a
erradicar el hambre en el mundo es de tal envergadura que merece la
pena", contesta Miguel Ángel Moratinos cuando se le pregunta por qué
menos de tres meses después de su sorpresivo cese como ministro se ha
embarcado en la pugna por ser el nuevo director general de la FAO, la
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la
Alimentación.

Pregunta. ¿Es usted consciente de que puede perder?

Respuesta. Claro. Esto es una campaña y, como tal, hay que ir con la
convicción de ganarla, pero también con respeto a los otros candidatos
y conociendo muy bien las dificultades. Al final, la FAO es una
organización democrática y son sus 192 miembros los que eligen al
director, lo que le da una gran legitimidad.

P. El candidato de Brasil, José Graziano, fue ministro de seguridad
alimentaria con Lula...

R. Es un experto. Tiene conocimiento y experiencia, pero yo creo que
mi desventaja técnica se compensa ampliamente con mi bagaje
internacional.

P. ¿Erradicar el hambre en el mundo no es una utopía?

R. Lo sería si la comunidad internacional no tuviese los mecanismos,
la tecnología y las capacidades necesarias. Pero los tiene. Es
cuestión de voluntad política, de poner ese objetivo como prioridad
irrenunciable. Tenemos el compromiso de cumplir en 2015 los objetivos
de desarrollo del milenio y el primero es erradicar la probreza
extrema y el hambre.

P. ¿Cómo se convence a los gobiernos de que, en una época de fuertes
restricciones presupuestarias, dediquen recursos a ese fin?

R. Esa será una de las grandes tareas del nuevo director...

P. También España redujo el año pasado su contribución...

R. La hemos reducido en parte, pero desde 2006 hemos sido el primer
contribuyente extrapresupuestario y seguimos siendo uno de los mayores
donantes, lo que constituye una excelente carta de presentación. Lo
cierto es que los presupuestos de la FAO son limitados y la dimensión
del problema tan grande que requiere fondos suplementarios. Los
públicos pasan por una situación delicada pero, si somos capaces de
movilizar al sector privado, tendremos recursos suficientes.

P. Asistimos a una nueva escalada del precio de los alimentos...

R. Es uno de los grandes problemas que hay que afrontar. Ya se hizo en
el 2008, con la creación de reservas, pero necesitamos mejores
mecanismos de alerta temprana y gestión de crisis.

P. ¿Cómo se evita la especulación con los alimentos?

R. El mercado es necesario y no se puede ignorar, pero hay que dotarlo
de normas para que no se repitan situaciones desestabilizadoras. Una
espiral en el precio de los productos de primera necesidad está en la
base de revueltas sociales como las que estamos viendo estos días.

P. Los transgénicos dividen a la comunidad internacional.

R. Hay que abrir un gran debate internacional sobre sus ventajas e
inconvenientes. Si soy director general, seré respetuoso con las
distintas posturas, pero creo que este es un tema que no se puede
obviar. Buscaré un consenso sobre los productos genéticamente
modificados que nos permita extraer conclusiones operativas para
todos.

P. Muchos dan por sentando que el director de la FAO debe proceder de
un país del Sur.

R. Sus primeros directores fueron occidentales, luego se han sucedido
durante décadas directores de países en vías de desarrollo. Parecía
lógico que liderasen una organización cuyo fin era ayudarles a salir
del atraso. Se veía a la FAO como una organización del Sur. Pero hoy
ya hemos superado la dialéctica Norte-Sur o Este-Oeste. En un mundo
global, los directores no pueden representar solo a una región. Yo,
desde luego, no soy el candidato del Norte.


-------------------------------------------------------------- >
6. TUNEZ- TRANSICIÓN HACIA LA DEMOCRACIA
http://www.elpais.com/articulo/internacional/Detenido/jefe/seguridad/Ben/Ali/acusado/instigar/disturbios/elpepuint/20110116elpepuint_7/Tes
Revolución democrática en el Magreb

Detenido el jefe de seguridad de Ben Ali acusado de instigar los disturbios
El Ejército refuerza su presencia en Túnez para frenar el caos
mientras se negocia el nuevo gobierno de unidad nacional.- Todo apunta
a que los saqueos y disturbios son obra de milicias del régimen para
desestabilizar el país.- Miles de habitantes de la capital huyen hacia
el sur
J. M. MUÑOZ / AGENCIAS - Túnez / Madrid - 16/01/2011

A pesar de las dudas y de los disturbios, los pasos hacia la
transición en Túnez y hacia la depuración de responsabilidades del
régimen del depuesto Zine el Abidine Ben Ali se suceden. Ali Seriati,
el responsable de la seguridad del ex dictador, ha sido detenido y
será juzgado por fomentar la violencia y amenazar la seguridad
nacional, según informan la televisión pública tunecina y las agencias
Reuters y AFP. El ex responsable de seguridad está acusado de haber
creado divisiones entre el pueblo, de haber fomentado el caos y los
disturbios y de haber incentivado la violencia armada.
Tras cuatro semanas de revuelta popular, culminada el viernes, sin
ayuda de nadie, con el derrocamiento del sátrapa Ben Ali, ayer se
inició el camino que puede conducir a la democracia con importantes
decisiones del Consejo Constitucional como el nombre del presidente
interino -el primer ministro Mohamed Ghanuchi fue forzado a dimitir
tras 16 horas en el cargo- y la convocatoria de elecciones en un plazo
máximo de 60 días. Hoy, se espera un segundo paso no menos importante:
el anuncio de la formación de un gobierno de unidad nacional que acabe
con el vacío de poder, ponga coto a los violentos y conduzca al país a
esos esenciales comicios tras 23 años de dictadura. Una de las
incógnitas por despejar es si quienes se opusieron con vigor a Ben Ali
pueden coincidir en un proyecto común.

Gobierno de unidad

Ghanuchi, un dirigente que, pese a su afiliación a la Asamblea
Constitucional Democrática, el partido de Ben Ali, no está entre los
sospechosos de haber amasado fortuna al amparo del poder, inició ayer
los contactos para lograr formar un gobierno de unidad nacional. "Sin
excluir a nadie", prometió en su primera declaración pública nuevo
presidente interino, Fuad Mebaza. Una de las tres fuerzas políticas
legales en Túnez y la única con representación parlamentaria -apenas
dos diputados- anunció su disposición a formar parte de este gobierno.
De momento, no hay grandes novedades en este capítulo, salvo que
continúan los contactos y reuniones y que se mantiene la previsión de
que el país tenga hoy mismo nuevo ejecutivo. Los primeros signos
parecen positivos, pero los problemas pueden llegar con la negociación
concreta de los ministerios que serán asignados a miembros de la
oposición.

En concreto, Ghanuchi se entrevistará con el líder del principal
partido opositor, Ettajdid, Ahmed Ibrahim, y con otros dirigentes
opositores, según ha revelado el propio Ibrahim. "Lo principal para
nosotros es poner fin a todo este desorden. Estamos de acuerdo en
varios principios relativos al nuevo gobierno. Seguiremos dialogando",
ha explicado. Los opositores quieren garantías de que la campaña de
las próximas elecciones presidenciales sea libre y que haya suficiente
tiempo para ella, por lo que apuestan por esperar unos seis meses.
También exigen una mayor apertura democrática y que el sistema se
sacuda la influencia de la Agrupación Constitucional Democrática, el
partido de Ben Alí, que funcionaba prácticamente como un partido
único. Pero en un país regido con puño de hierro durante 53 años, sin
oposición organizada, sin liderazgos convincentes, azotado por el
desempleo, sometido a un terremoto político e institucional y
vapuleado ahora por la violencia, de nada hay garantías.

El ejército gana presencia

Mientras tanto, cada vez son más los indicios que apuntan a que detrás
de los saqueos y de los incendios provocados en bancos, comercios,
cárceles y estaciones de transporte de este Túnez subido a la vorágine
del cambio no está la población, desesperada por la falta de recursos
y de futuro, sino milicias del antiguo régimen organizadas con el fin
de sembrar el caos y desestabilizar el país. La tesis de las
autoridades es que a los adeptos de Ben Ali se han sumado parte de los
160.000 efectivos de la policía, que vivían de la dictadura y que ven
que lo están perdiendo todo. Un desarrapado que tiene hambre saquea un
comercio, no le prende fuego. Un joven universitario que ha salido
pacíficamente a la calle a manifestarse contra la situación económica
primero y contra el dictador después, no se sube a una ambulancia
robada para asaltar a sus vecinos en sus casas haciéndose pasar por
policía. Una joven que aspira a vivir en un país democrático no se
sube a un coche a disparar a todo el que se cruza en su camino.

La noche ha sido más tranquila. Poco a poco, el Ejército, que se
mantuvo al margen de las protestas y que ahora está tomando el timón
para garantizar la seguridad del país, está logrando poner coto a los
violentos y frenar los disturbios. En un primer paseo esta mañana por
las calles de la capital, se aprecian algunos comercios limpiados por
la rapiña y bancos calcinados, pero menos que ayer. En la proporción
inversa, han aumentado los agentes de paisano y los soldados, que
están apostados casi en cada esquina. Los militares controlan y
registran todos los bolsos y coches que se ponen a tiro. Las calles
están en relativa calma., hay gente comprando alimentos y por primera
vez en días se ven vehículos comerciales haciendo repartos. Durante la
noche apenas se pudieron escuchar disparos en la capital, a diferencia
de los intensos disturbios de la noche del viernes al sábado.

Hoy se aprecian además los rpimeros síntomas de lo que puede ser un
gran éxodo. La situación de inseguridad ha convencido a muchos
habitantes de la capital de que lo mejor es huir. Para proteger a sus
familias de disturbios y pillajes, miles de habitantes de Túnez están
escapando hacia el sur, donde hay una menor presencia del Ejército.
precisamente, otra gran duda es qué estará pasando en el resto del
país, del cual llegan noticias con cuentagotas y lo poco que se sabe
es que el Ejército no da abasto y su presencia es residual en muchos
pueblos y ciudades del interior. Estos son, por tanto, los lugares más
propios para que siga prendiendo la mecha de la inestabilidad.

En este estado de confusión, uno de los incidentes más destacables es
la muerte de Imed Trabelsi, sobrino de la esposa de Ben Ali y alcalde
de la ciudad costera de La Goulette, que falleció ayer en el hospital
militar de Túnez tras llegar herido de arma blanca. Imed, que se
encontraba en paradero desconocido desde la huida del presidente,
formaba parte de ese grupo de parientes de la primera dama que
controlaban la economía del país, asociados siempre a la corrupción
del régimen y objeto de la ira de los manifestantes. Un juez francés
había abierto una investigación contra Imed Trabelsi por su supuesta
implicación en el robo de un yate que pertenecía a Bruno Roger,
directivo de la Banca Lazard. Esta mañana ha muerto uno de los
primeros extranjeros de los que se tiene noticia y también el primer
periodista. Se trata de Lucas Mebrouk Dolega, de 32 años, herido por
una granada de gas lacrimógeno durante las protestas del pasado
viernes.


-------------------------------------------------------------- >
http://www.cuartopoder.es/planetaherido/%C2%BFacaso-nadie-sabia-lo-que-pasaba-en-tunez/558
¿Acaso nadie sabía lo que pasaba en Túnez?
Domingo, 16 16UTC enero 16UTC 2011

Un mes de revuelta. Huida a escape del dictador. Se anuncia una
transición a la democracia. La comunidad internacional hace un
llamamiento para que sea pacífica. La cadencia de acontecimientos deja
en el aire preguntas sin respuesta.

¿Dónde estaba o en qué pensaba esa "comunidad internacional", tan
preocupada ahora por que la transición sea pacífica, cuando se
sucedían las algaradas contra el poder dictatorial? Más: ¿Dónde estaba
esa misma comunidad en los larguísimos años en que Túnez ha sido un
estado autoritario, represor de las libertades y pozo de corrupción?

A poco que miremos atrás constatamos que los países de esa "comunidad
internacional" más próximos a Túnez han pasado décadas haciendo la
vista gorda ante lo que allí se sabía que sucedía. En esos países
(Francia, Italia, España y, cómo no, Estados Unidos) se ha apoyado y
apuntalado con lo que hiciera falta al régimen tunecino desde hace
décadas.

Y el caso tunecino no es único, sino solamente paradigmático de la
cínica política exterior europea, estadounidense y de Naciones Unidas
en relación con el Magreb. Durante años, el régimen de Habib Burguiba
del que es heredero mimético el ahora caído de Ben Alí, fue mimado por
Occidente como exponente de una cierta modernidad frente al
nacionalismo autoritario socializante no alineado de Argelia y a la
monarquía occidentalista igualmente autoritaria de Marruecos.

Era Túnez paradigma de lo aceptable por contraposición a los dos
estados que se alineaban frente a frente en el Sahara Occidental y los
bloques de la guerra fría por medio, y como mal menor ante los
dislates ultranacionalistas del coronel libio Gadafi.

Así se mantuvo interesadamente y desde Occidente la buena imagen de
Túnez, el "país árabe liberal", incluso bastantes años después de que
Zin el Abidin Ben Alí sustituyera por las malas a su mentor Habib
Burguiba tras haber sido su escudero privilegiado.

Caído el Muro y acabada la división clásica de bloques, el surgimiento
islamista argelino, una década antes del 11-S, sirvió de nueva
coartada a esos mismos que abogan a toro pasado por una transición
pacífica. Ben Alí, su señora y su cuadrilla, ya en el poder absoluto,
representaban el ejemplo a seguir, el alumno aplicado de lo que la
"comunidad internacional" creía que era el mal menor frente al temido
y aparentemente nuevo extremismo islamista. Túnez era la cara más
presentable del amigo árabomusulmán.

Tal ha sido la coartada del régimen tunecino desde hace décadas, a
pesar de que la represión de las libertades y de los derechos humanos
era flagrante y conocida suficientemente, sobre todo en los países de
la ribera norte mediterránea que preferían seguir manteniendo la
pantomima de que Túnez era la versión más aceptable de lo que podía
ofrecer la orilla sur.

Ahora, cuando la población ha tenido el coraje suficiente para
conseguir la huida del dictador, se sucederán interminables, prolijos
y espantosos recuentos de todas y cada una de las violaciones de
derechos humanos registradas en las últimas décadas en Túnez. ¿Pero
acaso no sabía suficientemente la "comunidad internacional" lo que
pasaba allí?
-------------------------------------------------------------- >
http://www.europapress.es/internacional/noticia-continuan-contactos-formacion-gobierno-unidad-nacional-20110116150009.html

Calma tensa en las calles y fuerte presencia militar
Continúan los contactos para la formación de un gobierno de unidad en Túnez
Directorio


Los partidos tunecinos continúan negociando la formación de un
gobierno de unidad nacional para superar la crisis política desatada
tras la revuelta popular que ha provocado el derrocamiento del ya ex
presidente Zine al Abidine ben Alí, huido del país el viernes.

El primer ministro, Mohamed Ghannouchi, continúa con las
negociaciones por encargo del presidente interino, Fuad Mebazza. Los
primeros signos parecen positivos, pero los problemas podrían llegar
con la negociación concreta de los ministerios que serán asignados a
miembros de la oposición.

En concreto, Ghannouchi se entrevistará con el líder del principal
partido opositor, Ettajdid, Ahmed Ibrahim, y con otros dirigentes
opositores, según ha revelado el propio Ibrahim. "Lo principal para
nosotros es ahora mismo poner fin a todo este desorden. Estamos de
acuerdo en varios principios relativos al nuevo gobierno. Seguiremos
dialogando", ha explicado.

"Mi mensaje es decir no a (Muamar) Gadafi: no queremos dar marcha
atrás", ha señalado. El líder libio, Muamar Gadafi, dijo el sábado que
la población habia tenido demasiada prisa en derrocar a Ben Alí.

Los analistas advierten de que las protestas podrían reproducirse
si la oposición considera que no obtiene la suficiente representación
en el ejecutivo o si los elementos más recalcitrantes del régimen de
Ben Alí conservan su influencia.

El gobierno de unidad nacional, una vez formado, deberá convocar
elecciones para los próximos 60 días, tal como establece la
Constitución tunecina y recordaba el Consejo Constitucional.

Los opositores quieren garantías de que la campaña de las próximas
elecciones presidenciales sea libre y que haya suficiente tiempo para
ella. También exigen una mayor apertura democrática y que el sistema
se sacuda la influencia de la Agrupación Constitucional Democrática
(RCD), el partido de Ben Alí, que funcionaba prácticamente como un
partido único.

El dirigente opositor Najib Chebbi señaló el sábado tras
entrevistarse con Ghannouchi que las elecciones podrían celebrarse en
seis o siete meses, y no en 60 días como establece la legislación.

Mientras, en la calle, se respira una calma tensa con una fuerte
presencia militar guardando los principales edificios públicos. El
sábado decenas de personas murieron en incidentes violentos como
tiroteos desde coches y fugas de prisiones, pero los vecinos aseguran
sentirse ya más tranquilos.

"Anoche levantamos barricadas para proteger nuestro barrio y había
equipos comprobando los coches. Ahora estamos levantando las barreras
y volviendo a la normalidad", explica Imed, un vecino del bario de
Intilaka, en Túnez.

El domingo es festivo en Túnez y las calles estaban en calma. Sin
embargo, hay gente comprando alimentos y por primera vez en días se
podían ver vehículos comerciales haciendo repartos. Durante la noche
apenas se pudieron escuchar disparos en la capital, a diferencia de
los intensos disturbios de la noche del viernes al sábado.


-------------------------------------------------------------- >
http://bellaciao.org/es/spip.php?article7640
"Nuestro amigo Ben Ali"

Ben Ali se encuentra probablemente en "escala urgente" en Arabia
Saudita, pero no en el exilio. Arabia Saudita no es la tierra de
acogida sino de tránsito que buscaba, en la precipitación, este
general-presidente que gobernó Túnez de una mano de hierro durante 23
años, antes de abandonar su país a la manera del Shah de Irán, dejando
cara a cara su pueblo y su policía.

El ya ex-presidente debe reflexionar, de momento, sobre el país de
refugio donde podría disfrutar de una vida feliz con su familia,
gracias a la riqueza mal adquirida por su familia durante su poder
absoluto. Su sueño, no es Yeddah donde su avión tuvo, finalmente, la
autorización para aterrizar después de varias horas de vagabundeo sin
destino conocido. Es sin duda en París dónde le habría gustado
establecerse con su familia.

Ben Ali debe reflexionar sin duda también sobre el sentido verdadero
de la amistad de los dirigentes del país dónde hizo su carrera militar
y que aseguró su promoción política hasta darle el empujon necesario
para apoderarse del asiento de Habib Burguiba que la vejez habia
convertido en un nino.

Debe, sobre todo, interrogarse sobre el sentido de la amistad, la
dosis de sinceridad en política, los elogios con los que lo cubría
generosamente Chirac después de que Sarkozy le hubiera significado, en
pleno vuelo sobre el Mediterráneo, que no era bienvenido en Francia.
En este campo y en el de la hospitalidad, debe reconocer que el país
árabe que aceptó recibirlo se adelanta de lejos sobre Occidente.

La amistad de Francia con Ben Ali, es el amor de los turistas
franceses por su litoral, de las empresas francesas por sus bonitos
negocios en este país del Magreb, del gobierno de París por su antigua
y fiel colonia y por el lugar que tiene en su política exterior.

Ben Ali, Bongo, Bokasa y los otros...

Jean Bedel Bokassa, autoproclamado "emperador" de la república
centro-africana no es más "primo" de Chirac que Omar Bango es su
amigo.

El expresidente de Gabón, la última muralla del antiguo imperio
colonial francés en África, conocio algo de eso en vísperas de su
muerte.

Sufriendo de un cáncer en estado avanzado, verá como lo negaran, a
finales del 2009, el visado de entrada en Francia y morirá en una
clínica privada en Cataluña. Sarkozy tenía sin duda buenas razones
para no recibir a este fiel entre los fieles de su país que se ha
vuelto intratable desde que un magistrado amenazara con examinarle por
un asunto de corrupción si pisaba el suelo francés.

¿Ingratitud? ¡ Sin duda! ¿ Corrupción? ¡ Seguro! Ambos argumentos
pesaron en la decisión del Elíseo para no recibir a Ben Ali. Nunca se
sabe, en Paris, un pequeño juez podría indagar en los negocios de "
Ben Ali-Trabelsi " donde las empresas francesas tuvieron la mayor
parte del pastel. Estos negocios sucios suben, a menudo, muy alto.
Sarkozy no necesita un tal escándalo en vísperas de las elecciones del
2012, y menos todavía de dar a su país la imagen de tierra del exilio
que acoge, a la vez, a los opositores como a los déspotas de sus
países de origen, pero de donde son eyectados los sin papeles sin
ninguna consideración.

Los "amigos le dan la espalda

Francia debió observar pues un silencio perturbador durante las
matanzas de Sidi Bouzid y de Túnez. La rebelión popular en Túnez
permitió a la vez descubrir la gestión escandalosa de la ahora "era
Ben Ali", pero también sobre las razones del silencio de Francia y el
resto de países de la Unión Europea frente a la represión sanguinaria
en Túnez.

El gobierno de Zapatero, donador de lecciones en materia de defensa de
los derechos humanos allí dónde España tiene menos interés posible,
observó un gran mutismo frente a lo que pasa en este país magrebí.

"Solo los tuyos pueden traicionarte"

Grandes intereses están, todavía, en juego allí. En 2010, la
presidencia española de la Unión Europea había hecho un forcing para
que los "27" otorguen a Túnez el ventajoso "estatuto avanzado" con la
UE, un privilegio del que sólo goza Marruecos hasta ahora. Un régimen
también despótico como el de Ben Ali (que viola diariamente los
derechos humanos tanto en Marruecos como en el Sahara Occidental,
ndds)

En septiembre pasado, el gobierno español había abortado la
preparación por una organización civil canadiense de una conferencia
internacional en Madrid sobre los derechos humanos en Túnez, negando
el visado de entrada a la oposición tunecina.

Al igual que Francia, España y el resto de los países europeos
"amigos" de Túnez habian dado la espalda al pueblo tunecino en los
momentos más difíciles, cuando manifestaba su cólera contra una feroz
dictadura, y hoy al mismo Ben Ali.

De su exilio no elegido, en Yeddah, esperando el exilio dorado, el
ex-presidente tunecino debe meditar sobre este adagio muy francés: "
La traicion solo puede venir de los tuyos ". Los suyos, ya no son los
tunecinos que le retiraron su confianza. Eso, sin duda lo ha
comprendido. Es Francia, y con ella toda la Europa Occidental. Estos
"amigos" a los que sirvió. Esto, debe haberlo comprendido también.
H.A.

Le Temps d'Algérie, 15/1/2011
Por : Diaspora Saharaui
Sábado 15 enero 2011


-------------------------------------------------------------- >
7. SAHARA OCCIDENTAL-SUR DE SUDAN-REFERENDUM
http://www.telesurtv.net/secciones/noticias/87309-NN/cerro-referendo-de-autodeterminacion-del-sur-de-sudan/

Cerró referendo de autodeterminación del sur de Sudán

Las mesas electorales del plebiscito de autodeterminación de Sudán
cerraron este sábado. ( Foto: Efe) El porcentaje de votación de este
referendo en Sudán se encuentra entre el 73 y el 88 por ciento. (Foto:
Efe)
Los sudaneses del sur decidirán en estos comicios si se independizan
del resto del país. ( Foto: Efe)

Sudaneses participan masivamente en referendo de autodeterminación

El 60% de la población de Sudán del Sur ya votó en referendo separatista


Las mesas electorales del referendo de autodeterminación del sur de
Sudán, cerraron este sábado luego de tres días de votación, en los que
según las autoridades la gran mayoría de la población participó.


Los colegios electorales del país africano fueron cerrados a las18H00
locales (15H00 GMT) e inmediatamente se comenzó con el proceso de
recuento de los votos, que finalizará el próximo lunes, indicó el
Comité para el Referendo.


Durante los tres días que duró el proceso, las oficinas de voto
permanecieron abiertas desde las 08H00 (05H00 GMT) hasta las 17H00
horas locales (14H00 GMT).

Luego de concluido el reconteo, se comenzarán a publicar los
resultados del plebiscito, tanto de la región sur como de la región
norte.

Los resultados finales de estos comicios se conocerán el próximo 14 de
febrero tras la fase de apelaciones. Se estima que el porcentaje de
votación se encuentra entre el 73 y el 88 por ciento.

En estos comicios unos 3,9 millones de sudaneses nativos del sur del
país decidirán si continuarán unidos al resto de la nación o se
separarán, sin embargo recientes encuestas indican que esta parte del
territorio se convertirá en un Estado soberano.

El presidente de ese país, Omar El Bechir, se comprometió públicamente
a reconocer la separación de Sudán del Sur si éste fuera el resultado
de un proceso electoral "libre y transparente", y del mismo modo,
propuso su ayuda para hacer de ese "nuevo Estado", una nación estable
y próspera.

En caso de confirmarse la separación oficial del que es hasta ahora el
país más grande de África, las autoridades de ambos territorios (Norte
y Sur de Sudán) deberán reiniciar sus conversaciones sobre los asuntos
de la población. Hasta ahora la agenda incluye la economía, la
seguridad, la ciudadanía y el respeto de los tratados internacionales.

En los últimos 60 años Sudán ha sufrido dos guerras, la primera de
1955 a 1972 y la segunda de 1983 a 2005, cuyos saldos de víctimas
mortales superaron los 2,5 millones.

En el segundo enfrentamiento, el gobierno central y la guerrilla
firmaron el Acuerdo Integral de Paz, que estableció la celebración de
un referendo de autodeterminación el 9 de enero de 2011.

Para el internacionalista, Julio Rivas esta consulta popular debe ser
ejemplo para otros pueblos como el de Palestina o el de Sahara
Occidental.

''En la medida en que Sudán da respuestas, en la misma medida deben
darlo otros países (...) esto es un ejemplo para que se haga un
referendo en el Sahara'', señaló el internacionalista en una
entrevista con teleSUR.

Consideró también que el sur de Sudán ''tiene recursos, tiene
posibilidades'' para salir adelante y convertirse en un Estado
Soberano.

-------------------------------------------------------------- >
http://www.juventudrebelde.cu/internacionales/2011-01-15/paradojas-de-la-hipocresia-occidental/

Paradojas de la hipocresía occidental

Jorge L. Rodríguez González
jorgeluis@juventudrebelde.cu
15 de Enero del 2011 23:24:04 CDT
Lo que unos justamente llevan pidiendo hace más de 30 años, a otros se
les da en un santiamén, y en esa decisión entran a jugar unos tres
gatos, pero muy poderosos, quienes, para satisfacer sus mezquinos
intereses, se arrogan el derecho de negarle la independencia a un
pueblo o de dividir a un Estado.

Durante esta semana, el pueblo sureño de Sudán ha acudido a las urnas
para participar en un referéndum trascendental e histórico, no solo
para esa nación, que podría quedar fraccionada, sino para toda África,
pues reconfiguraría la geografía política del continente si el
resultado de la consulta arrojara la formación de un nuevo Estado.

En caso de que los secesionistas ganen, el próximo 9 de julio ya
tuviésemos que estar hablando del estado africano número 54, solo ¡a
seis años! de la puesta en práctica del acuerdo de paz que puso fin a
una sangrienta guerra civil entre el norte y el sur.

Para estos separatistas, todo se les ha hecho muy fácil, pues tienen
el apoyo de las grandes potencias encabezadas por EE.UU., que apuestan
a la desintegración de Sudán, siempre apuntando contra el gobierno de
Omar Hassan al-Bashir, que ha tenido que soportar durante su mandato
la inclusión de su país en la hipócrita lista de países patrocinadores
del terrorismo internacional elaborada por Washington, amenazas,
chantajes y sanciones económicas…

Sin embargo, otro pueblo, también del norte de África, pide a gritos
un referéndum de independencia que la saque de su estatus colonial. Se
trata del Sahara Occidental, ilegalmente ocupado por Marruecos desde
1975, cuando España levantó sus botas de allí y dejó el territorio a
merced de las apetencias hegemónicas de la monarquía alauita. Pero a
los saharauis les está vedado votar por su autodeterminación, pues esa
jugada no conviene a los intereses imperialistas, los mismos que
quieren desmembrar a Sudán.

Marruecos ha dejado claro que no cederá ni un ápice de la rica tierra
que coloniza, y las potencias le secundan, a pesar de que en ocasiones
dicen querer resolver ese conflicto enquistado. Pero es solo una
simulación, pues hasta el momento Rabat persigue a los activistas
saharauis, sus prisiones son tenebrosos centros de tortura —la
denominada cárcel Negra, de El Aaiún, o la de Salé, por ejemplo—, y
nadie le ha puesto un stop.

Recientemente, la monarquía reconoció oficialmente haber cometido
crímenes de guerra y de lesa humanidad contra cientos de saharauis,
incluyendo bebés, niños, mujeres (algunas embarazadas) y ancianos. Y
eso es solo una nimiedad. Hay mucho que escardar en la suerte de
millares de víctimas de las desapariciones, secuestros, torturas,
asesinatos...

Pero para Marruecos no hay sanciones económicas; ni listas negras;
tampoco demandan a su rey ante la Corte Penal Internacional de La
Haya, como hicieron con Al-Bashir. Al contrario, sus crímenes son
consentidos, y sí hay muchas prebendas, como el status de aliado extra
OTAN, o el de socio avanzado de la Unión Europea.

Al mismo tiempo, ha habido una gran orquestación de las
transnacionales mediáticas en torno al referéndum sudanés, mientras
aún muchos en el mundo desconocen la causa del pueblo saharaui, en
gran parte gracias al silencio ensordecedor de estos mismos medios.

La separación de Sudán es muy prometedora, pues en el sur hay mucho
petróleo, la clave del referéndum; pero apoyar la independencia del
Sahara nunca será una preocupación de quienes sacian su hambre
imperialista en ese manjar. ¡Paradojas de la hipocresía occidental!

-------------------------------------------------------------- >
8. SAHARA OCCIDENTAL-MARRUECOS-LOBBY PRO MARROUI ESPAÑOL
http://www.europasur.es/article/algeciras/880981/colectivo/pro/sahara/marroqui/moviliza/mas/personas.html
El colectivo Pro Sáhara Marroquí moviliza a más de 400 personas
La Policía calcula esta cifra de seguimiento. En la marcha por
Algeciras participan ciudadanos de ambos lados del Estrecho, que
solicitan la resolución del conflicto

Imagen de la manifestación celebrada ayer a su paso por la calle Alfonso XI.
0 comentarios4 votos

El espíritu de la manifestación convocada ayer por la asociación Pro
Sáhara Marroquí impulsaba la intención de acercar a los saharauis y al
pueblo de Marruecos "para que haya un consenso, esté la paz siempre
con ellos", así explicó a este diario su portavoz, Luis Bueno
Bianquetti, los motivos que habían llevado a organizar esta marcha
seguida por cientos de personas venidas de toda Andalucía, e incluso
de Nador y Melilla.

Alrededor de las 11:30 horas ya era una gran multitud la que se
preparaba en el parque María Cristina para la marcha que, tras
recorrer las calles más céntricas de la ciudad, desembocó en la
avenida Virgen del Carmen hasta el paseo del río de la Miel donde se
leyó un manifiesto y se guardó un minuto de silencio "por las víctimas
de los lamentables sucesos en El Aiún", explico Bianquetti.

Durante la manifestación se pudo observar todo tipo de pancartas en
apoyo a la iniciativa de autonomía en el Sáhara, además de banderas de
España y Marruecos y fotos del impulsor del proceso de autonomía, el
rey de Marruecos. También pudo verse fotos del monarca español.

El portavoz de la asociación recordó que existe entre el pueblo
saharaui y marroquí desde hace 35 años "un conflicto entre comillas
que debería ser solucionado y la mejor manera, la más valiente es
aquella que Marruecos le ofrece, que es una autonomía". Bianquetti
valoró que "el rey de Marruecos ha sido muy valiente en ceder esta
autonomía avanzada, que no es una incipiente, que podrá dar el
bienestar que el pueblo saharaui se merece".

La asociación esperaba una convocatoria de alrededor de 1.200
personas, si bien, tal y como estimó Bianquetti se llegó al millar.
Antes de que arrancara la comitiva el portavoz leyó un manifiesto
donde elevó que "debemos de demostrar que somos ciudadanos ejemplares
demostrando un comportamiento que debe ser extremadamente cívico y
educado" y valoró la actuación de los Cuerpos de Seguridad.

-------------------------------------------------------------- >
http://www.diariosur.es/v/20110116/campo-gibraltar/sahara-marroqui-apoya-proceso-20110116.html

Pro Sáhara Marroquí apoya el proceso de autonomía impulsado por Mohamed VI
Unas 200 personas respondieron ayer a la convocatoria de la asociación
a favor del plan de Mohamed VI

El parque María Cristina fue el lugar escogido ayer para la salida de
la protesta provocada por la asociación Pro Sáhara Marroquí, en la que
participaron unas 200 personas. Los manifestantes desplegaron
pancartas y profirieron proclamas en las que se pronunciaban a favor
proceso de autonomía para el Sáhara impulsado por Mohamed VI para
solucionar el conflicto con el pueblo saharaui y su retorno desde los
campamentos
El portavoz de la plataforma, Luis Bueno, expresó antes de la
manifestación su «respeto» por otros colectivos como la Asociación de
Amigos del Pueblo Saharaui del Campo de Gibraltar, aunque subrayó que
no comparte sus posicionamientos. Asimismo, adelantó que la protesta
contaría con la asistencia de una representación diplomática de la
región marroquí de Nador. La marcha finalizó sin incidentes en las
inmediaciones de Segismundo Moret.
El plan del rey marroquí para solucionar el conflicto consiste, según
indicó el año pasado en una carta enviada a los líderes europeos en la
Cumbre UE-Marruecos celebrada en Granada, en una apuesta por un
«arreglo político» que dote de «autonomía» a la zona siempre dentro
del reino de Marruecos. La misiva insistía en quese trata de una
provincia marroquí y que por ello es necesario solventar el «diferendo
artificial», preservando la integridad y «unidad» territorial del
reino alauita. Asimismo, se comprometía con un futuro común para el
Magreb basado en el respeto de la «soberanía de los Estados, de su
integridad territorial y de las reglas de la buena vecindad». No
obstante, el pueblo saharaui rechaza la propuesta y pide un referéndum
de autodeterminación.
-------------------------------------------------------------- >
http://www.elpais.com/articulo/reportajes/Reflexiones/melancolicas/contracorriente/elpepusocdmg/20110116elpdmgrep_4/Tes

Reflexiones melancólicas a contracorriente

Los incidentes de El Aaiún muestran la distancia entre Marruecos y
España, condenados a no entenderse a menos que superen los prejuicios
del pasado y los malentendidos
JUAN GOITISOLO 16/01/2011

Vota Resultado 14 votos

La relectura del ensayo "Cara y cruz del moro en nuestra literatura",
incluido en Crónicas sarracinas publicado por Ruedo Ibérico en 1982
con motivo de su reedición en Obras (in)Completas, me llenó de
melancolía. Con distintos disfraces, la historia se reitera. La
aversión al moro real y la maurofilia literaria se complementan: son
las caras inseparables de la misma moneda.

Existen 400 asociaciones prosaharauis en España, pero ¿cuántas se
ocupan en defender los derechos de los inmigrantes magrebíes?

Omar Dudú es un hombre de frontera, español para los marroquíes y
marroquí para mis paisanos

Ni una ni otra parte examinan a conciencia los propios errores en vez
de recurrir al arsenal de clichés descalificadores

Los desafíos a los que se enfrenta la política exterior de Marruecos
obedecen a haber sido colonizado por dos Estados
La relectura del ensayo "Cara y cruz del moro en nuestra literatura",
incluido en Crónicas sarracinas publicado por Ruedo Ibérico en 1982
con motivo de su reedición en Obras (in)Completas, me llenó de
melancolía. Con distintos disfraces, la historia se reitera. La
aversión al moro real y la maurofilia literaria se complementan: son
las caras inseparables de la misma moneda.

Desde la animalización brutal del morisco por los propagandistas de su
expulsión -de Aznar de Cardona al Patriarca Ribera, arzobispo de
Valencia y santo de la Iglesia- y la idealización compensatoria del
noble granadino vencido en las novelas de abencerrajes y zegríes, y
del Romancero de la guerra de África, exaltación patriótica de la
cruzada de O'Donnell y la conquista de Tetuán, en contraposición al
embellecimiento mítico del pasado musulmán de la Península por autores
románticos como Florán o José Joaquín de Mora, la doble imagen se
transmite de una generación a otra mediante una acumulación de clichés
que no tienen en cuenta la percepción objetiva de los hechos ni las
complejidades de la historia.

La guerra del Rif y el recurso a míseros mercenarios rifeños durante
la Guerra Civil ennegrecieron aún más la imagen del marroquí en el
ámbito de la opinión pública española sin que la labor esclarecedora
de quienes la ponen en entredicho (María Rosa de Madariaga, Eloy
Martín Corrales, etcétera) barriera este secular atavismo. Lo de "leña
al moro" forma parte de nuestro subconsciente y toda tentativa de
analizarlo conduce a la marginación de quien lo intenta. La santa
alianza de la derecha más bruta y de la extrema izquierda que hoy
presenciamos muestra el peso abrumador de nuestra herencia. El lugar
de los abencerrajes y zegríes de antaño en nuestro imaginario
heredohistórico lo ocupan ahora los "hijos de las nubes". La
oscilación pendular entre el desprecio al marroquí real y su imagen
idealizada no se sujeta a ninguna fuerza de la gravedad.

El clamor antimarroquí que concitó la poco gloriosa retirada del
Sáhara en febrero de 1976 -tanto por parte del ejército colonial
africano y los prebostes del régimen de Franco como por la oposición
democrática recién salida de las catacumbas- recreaba el arsenal de
tópicos que configuran la identidad hispana a lo largo de los siglos.
Concluida la "romántica epopeya de Marruecos" -la frase es de Alarcón
en su Diario de un testigo de la guerra de África-, el último oficial
en salir de El Aaiún lo hizo al grito de: "¡Moros, hijos de puta!
¡Viva el Polisario!". En 1977, en el mitin inaugural del recién
legalizado Partido Comunista, la llegada de una delegación palestina
con su bandera en el terreno de juego del estadio madrileño en el que
se celebraba el acontecimiento fue acogida por el público
enfervorizado al grito de "¡Polisario vencerá!". Treinta y tres años
después, la extrema izquierda y Falange Española marchan codo a codo
en su apasionada defensa de la causa independentista sin que esa
extraña convergencia induzca a la primera a plantearse preguntas.

Existen en la actualidad según la prensa más de 400 asociaciones
prosaharauis en España (incluso en El Ejido), pero ¿cuántas se ocupan
en defender los derechos humanos de los inmigrantes magrebíes y
subsaharianos en nuestro propio suelo? El Partido Popular que acusa al
Gobierno de abandonar la causa saharaui apoya, en cambio, las medidas
xenófobas de la extrema derecha europea respecto a quienes han perdido
su empleo a causa de la crisis y corren el riesgo de convertirse en
sin papeles. En corto: solidaridad y activismo a favor de los que no
llegarán nunca a nuestras playas para "quitar el trabajo" a nuestros
compatriotas y desprecio por los que conviven de forma precaria entre
nosotros o se estrellan contra los muros de la Fortaleza Europea.
¿Cómo no se le ocurre a nadie examinar las razones históricas de tan
llamativa diferencia? La suerte injusta de la población saharaui tanto
en El Aaiún como la que sufren desde hace más de tres décadas los
refugiados en Tinduf no podrá resolverse sin un consenso interno y un
acuerdo negociado entre las partes, por difícil que parezca por las
causas que analizo más tarde. Entre tanto, más que "condenados a
entenderse", España y Marruecos parecen condenados a no entenderse.
Así ocurrió en el "heroico" episodio de la reconquista del islote de
Perejil por Aznar y acaece hoy con el desalojo de los acampados en
Agdaym Izik y la revuelta de El Aaiún. Ni una ni otra parte examinan a
conciencia los propios errores en vez de recurrir al arsenal de
clichés descalificadores del adversario. En medio de tanta ceguera y
griterío me refugio en la lectura de Al sur de Tarifa de mi admirado
Alfonso de la Serna.

Elogio de 'Tel Quel'
Soy desde hace años un fiel lector del semanario marroquí Tel Quel. Su
defensa sin falla de los valores cívicos y democráticos me recuerda a
la de Cambio 16 en nuestra Transición. Con su álter ego arabófono,
Nichan, obligado a suspender su publicación a causa de la asfixia
económica de que era objeto por su independencia editorial y franqueza
de opinión, es un islote de libre reflexión en un océano de
conformismo y de retórica huera. Su crítica del majzén y del islam
ideologizado que se extiende hoy por todo el ámbito musulmán así como
su condena de la censura tanto en el campo político como en el social,
educativo y artístico responden a su aspiración a un futuro mejor y
más abierto de la sociedad marroquí en su conjunto. Ningún aspecto de
esta escapa a su ojo avizor: pobreza, desigualdad, corrupción
administrativa, carencia de un poder judicial libre e independiente.
Tan difícil empresa es el eje en torno al cual gira un semanario cuyo
ex editorialista, Ahmed Benchemsi, merece los parabienes de cuantos
deseamos un avance más rápido hacia el advenimiento de un Marruecos
plenamente moderno y democrático.

La crítica de Tel Quel al sistema no es partidista ni sectaria: aspira
a la objetividad. Los logros conseguidos en el último decenio -el
reconocimiento de las violaciones masivas de los derechos humanos en
tiempos de Hassan II y la indemnización a las víctimas de los mismos;
el nuevo estatus legal de la mujer que le concede el divorcio y otros
derechos igualitarios; el progreso imparable de la darixa o árabe
dialectal magrebí en los medios de comunicación audiovisuales; la
apertura a la diversidad cultural bereber, etcétera- son otras tantas
razones, comentaba el recién dimitido Benchemsi, para no ceder al
desánimo y seguir en la brecha. Aunque con altos, frenazos y
retrocesos, el núcleo intelectual de la sociedad civil marroquí -a
diferencia del de la gran mayoría de países árabes- resiste y tiene su
portavoz en Tel Quel.

Los recientes reportajes del semanario sobre los acontecimientos en el
antiguo Sáhara colonial español son un ejemplo de buen periodismo y,
hasta fecha de hoy (1-1-2011), lo mejor que he leído sobre el asunto.
Día por día y hora por hora, el enviado especial al campamento
improvisado de Agdaym Izik relata los hechos sin apriorismo alguno. A
diferencia del silencio y la confusión informativa de la prensa
oficial y del eco complaciente de la española a la propaganda del
Polisario, La verdad sobre los insurgentes de El Aaiún, El Aaiún a
sangre y fuego y Sáhara, cómo todo basculó se ajustan escrupulosamente
a sucesos y cifras comprobables y contrastadas. Los informes
posteriores de la organización Human Rights Watch confirman su cifra
de víctimas mortales: once militares y paramilitares marroquíes y dos
saharauis. Toda guerra es, como se sabe, una oficina de propaganda, y
lo acaecido primero en el campamento y horas más tarde en El Aaiún es
una ilustración perfecta de ello. El conocido episodio de la
instantánea de unos legionarios españoles posando orgullosamente ante
el objetivo de la cámara con las cabezas de varios rifeños decapitados
fue reproducido, por ejemplo, quince años después por Corriere della
Sera mussoliniano y el diario sevillano Falange Española atribuyendo
la fechoría a "la monstruosidad roja" y a su ensañamiento con los
honestos soldados de Franco. La historia reitera sus ciclos e
imposturas: la foto de los supuestos niños saharauis heridos difundida
por todos los medios de comunicación españoles cuando en realidad se
trataba de palestinos ametrallados en Gaza o de la mujer asesinada en
Casablanca en 2007 convertida por los independentistas en una mártir
de su causa son un exponente claro de un activismo partidista ajeno a
toda pretensión de verdad.

La oficina de propaganda de Rabat ha sido como de costumbre más torpe
y lenta: el caso del muerto inexistente en Melilla el pasado verano es
un botón de muestra. Pero hay algo más grave. La falta de reacción
inmediata a las acusaciones delirantes de genocidio lanzadas por los
activistas prosaharauis y la prohibición a los periodistas españoles
de acceder a El Aaiún revelan un increíble autismo. Que el discurso de
Mohamed VI con motivo del trigésimo quinto aniversario de la Marcha
Verde no hiciera mención alguna a la creciente protesta social de los
acampados en Agdaym Izik causa perplejidad. ¿A ninguno de los
consejeros reales se le ocurrió la idea de abordar el tema de sus
reivindicaciones y desactivar así la revuelta que se incubaba?

Tras establecer un balance de las víctimas mortales, convalidado como
dijimos por la organización Human Rights Watch -los militares que
desmantelaron el campamento no portaban armas de fuego y fueron
degollados o lapidados por quienes se habían adueñado de la
organización de Agdaym Izik-, el editorialista de Tel Quel concluía:

"El descontento de la población saharaui -pobreza, paro, promesas
incumplidas...- fue el caldo de cultivo de la violencia desatada el 8
de noviembre. La chispa que la hizo prender fue la evacuación con
mangueras de 3.500 jaimas. El campamento improvisado un mes antes era
expresión de una protesta social, no de una reivindicación
independentista. Pero una y otra vez acabaron mezclándose contra el
enemigo común: esa administración que desde hace 35 años favorece la
corrupción endémica y el enriquecimiento escandaloso de algunos
mandamases locales, instrumentalizados ad náuseam por Rabat a fin de
mantener supuestamente los equilibrios tribales".

Frente a este fracaso -la tardanza en comprender que quien domina la
comunicación gana la guerra ante la opinión pública-, solo la
transparencia informativa y la respuesta a las demandas sociales de
los saharauis pueden garantizar un futuro mejor para nuestra ex
colonia. El proceso de descentralización inspirado en las autonomías
de Galicia, Cataluña y Euskadi solo será creíble en la medida en que
Marruecos reforme sus instituciones para dar paso a un Estado
verdaderamente democrático.

El último morisco
En la España de la Baja Edad Media, dividida entre reinos cristianos y
musulmanes, existían asimismo varias comunidades híbridas que no
encajaban en esta partición rigurosa. Pues no solo habitaban los
mozárabes (cristianos de Al Andalus y de los reinos de Taifa) y
mudéjares (moros de Castilla y Aragón), teóricamente protegidos unos y
otros por el poder reinante, sino también otros grupos humanos
intermedios que desaparecieron paulatinamente en la fase final de la
"Reconquista" (Ortega y Gasset dijo con tino que no puede llamarse
Reconquista a una guerra que dura ocho siglos). Junto a los elches
(así se denominaba a los renegados convertidos al islam y a sus
descendientes) y farfanes (cristianos diseminados por el Magreb que
retornaron a Castilla por la inseguridad reinante bajo el poder de los
benimerines), las crónicas de la época nos hablan de los enaciados,
hombres de frontera, a caballo entre las dos civilizaciones, que en
los siglos XIII y XIV actuaban de mensajeros o intermediarios entre
los dos bandos (el arabista Felipe Maíllo ha trazado un sugestivo
retrato de ellos). Tras la toma de Granada y la abolición del estatuto
mudéjar a raíz de la rebelión del Albaicín en 1501, los musulmanes
fueron forzados a convertirse o escoger el destierro al norte de
África, y quienes permanecieron en la Península pasaron a ser moriscos
(un término por cierto despectivo, si bien en menor grado que el de
marranos aplicado a los criptojudíos). Aunque teóricamente cristianos,
aquellos fueron expulsados definitivamente hace cuatro siglos y se
dispersaron por la rosa de los vientos. La mayoría de ellos se refugió
en el Magreb, en donde en muchos casos no fueron acogidos precisamente
con los brazos abiertos. Pero sus descendientes reivindican hoy con
orgullo su origen andalusí y algunos de ellos forman parte de la
actual élite intelectual de Marruecos.

Escrito esto a propósito de Omar Dudú (vástago de algún andalusí
apellidado Fuentes). Organizador del movimiento cívico melillense de
los años ochenta del pasado siglo que reclamaba la ciudadanía española
para los musulmanes de esta ciudad, se puso en contacto conmigo para
recabar mi apoyo a su causa. Meses después, durante su breve estancia
en el Ministerio del Interior en Madrid, me llamó de nuevo para
informarme de los problemas y de las presiones de que era objeto y que
acarrearon finalmente su dimisión y paso a Marruecos. Lo conocí en
persona semanas después de su llegada a Rabat, cuando se hospedaba con
su familia en el hotel Safir, y desde entonces le he visto en diversas
ocasiones en la capital marroquí, Marraquech o Tánger. Integrado en el
Ministerio del Interior rabatí, se ocupa desde hace más de veinte años
de la organización del peregrinaje a la Meca de sus conciudadanos
melillenses y de reunir en su domicilio una biblioteca consagrada a la
historia de Al Andalus y a las casi siempre conflictivas relaciones
hispano-marroquíes de los dos últimos siglos.

Sociable, extrovertido, ansioso de comunicación con los suyos, ha
participado en varios encuentros sobre el tema morisco y el legado
andalusí con intelectuales de los dos países. De su colorido
anecdotario espigo ahora el relato de sus estudios en Melilla en un
colegio religioso español del que era el único "moro" y de las puyas
que le lanzaban los Hermanos de la Salle por ser lo que es: un hombre
de frontera y de identidad compleja. Español para los marroquíes y
marroquí para mis paisanos.

Su destino evoca para mí el de un rezagado morisco, pues, tras su paso
por Marruecos, fue despojado de su nacionalidad española y padece un
exilio similar al de sus ancestros: carece de toda documentación
hispana y no puede disponer siquiera de los bienes familiares que le
corresponden por herencia. El pasado mes de julio quiso ver a su madre
anciana y enferma y no pudo: su visita -y el homenaje que querían
tributarle sus conciudadanos - no fueron autorizados, supuestamente
por coincidir con un viaje electoralista y "patriótico" de Mariano
Rajoy a Melilla (la tensión reinante en el paso fronterizo de Bení
Enzar tampoco favorecía la cita con los suyos). Recientemente se
acercó a saludarme a Marraquech y lo encontré cansado y melancólico.
Solo deseaba, me dijo, ver a su madre y vivir tranquilamente con su
familia. Comprobé una vez más que la situación del hombre de frontera
es siempre ingrata, y que ni España ni Marruecos han reconocido como
se merece sus bien intencionados esfuerzos por tender puentes entre
las dos orillas.

Omar Dudú al Funti es el último morisco y las circunstancias le han
impedido ser enaciado, esto es, un mensajero que encarna los intereses
no necesariamente contrapuestos de un musulmán melillense. Los
prejuicios recíprocos no son fáciles de erradicar y habrá que luchar
para superarlos por una parte y por otra. Entre tanto, quienes nos
sentimos fronterizos como una forma de ser debemos excusar los "duelos
y quebrantos" de su itinerario en busca de una doble fidelidad difícil
de alcanzar.

Sin solución a la vista
En 1976 y 1977 publiqué dos extensos artículos en el semanario
Triunfo, recogidos luego en el libro El problema del Sáhara. Su
orientación promarroquí suscitó una reacción violenta en mi contra por
casi todo el conjunto de las fuerzas políticas españolas. Sabía que
nadaba a contracorriente, pero no dudé en hacerlo. (Aún hoy, según me
dicen, la página web del llamado Observatorio del Sáhara me incluye en
la lista de los "malos" y afirma contra toda evidencia, dada mi
absoluta aversión a toda clase de honores y medallas, ¡que fui
condecorado por el monarca alauí!).

Los desafíos a los que se enfrenta la política exterior de Marruecos
desde su independencia obedecen a un hecho muy simple: el haber sido
colonizado por dos Estados en vez de uno. Las fronteras trazadas con
cartabón y regla por quienes se adueñaron del continente africano en
los dos últimos siglos no tuvieron en cuenta las realidades políticas
y sociales de los habitantes sometidos a su dominio. En algunos casos,
como el de Argelia, unieron los tres departamentos franceses de Orán,
Argel y Constantina con el inmenso desierto con el que hasta su
llegada no tenían relación política alguna. En vísperas de la
independencia, los negociadores franceses de los Acuerdos de Evian
intentaron separar el Sáhara del nuevo Estado argelino y asegurarse
así el usufructo de sus riquezas petroleras, pero la firme actitud de
la dirección del Frente de Liberación Nacional les forzó a renunciar a
sus propósitos. De hecho, el Sáhara no conoció frontera alguna hasta
la llegada del colonizador. Sus pobladores nomadeaban desde la actual
Mauritania hasta Libia y Sudán.

El caso de Marruecos es diametralmente opuesto. Su fragmentación
artificial por Francia y España hubiera conducido, de aplicarse al pie
de la letra el respeto a las fronteras dibujadas por ellas, a la
creación de varios Estados: el de Tánger, dotado de un estatuto
internacional; el del Protectorado español del Rif y la Yebala; el del
Protectorado francés; los de Sidi Ifni y Tarfaya, y, por fin, el del
Sáhara Occidental. Desde su accesión a la independencia, Mohamed V
reclamó la soberanía sobre estos tres últimos, soberanía que Franco
concedió a regañadientes: primero en Tarfaya y luego en Sidi Ifni,
tras una guerra inútil y sangrienta. La asignatura pendiente del
Sáhara, convertido por el dictador en provincia española, no se
resolvió sino en 1976, tres años después de la creación del Frente
Polisario que reclamaba la independencia del territorio.

Lo ocurrido después -administración marroquí, huida de una parte de la
población saharaui a Tinduf, proclamación de la RASD, guerra entre el
Polisario y Marruecos, construcción del muro defensivo, suspensión de
las hostilidades- venía cantado. Mientras Rabat modificaba la
composición étnica del territorio con el asentamiento de decenas de
millares de dajilís, oriundos en su mayor parte de las regiones
lindantes con la antigua colonia española, y transformaba social y
económicamente la zona a fin de reforzar sus vínculos con el norte, el
Polisario se atrincheraba en Tinduf, con el sostén militar de Argel y
el apoyo masivo de la opinión pública española. Dicha situación se ha
prolongado durante tres décadas y no le vislumbro salida alguna.
Marruecos no abandonará el Sáhara (y en el caso improbable de que lo
hiciera, ello equivaldría a un terremoto de consecuencias
imprevisibles para todos, incluida España), y Argelia, esto es, el
ejército que de hecho la gobierna junto al clan Buteflika, necesita la
existencia de un enemigo estratégico que justifique sus jugosos
presupuestos militares (¡10.000 millones de euros en 2010 para la
compra de armas!), de los que una buena parte va a los bolsillos de la
clase dirigente. Dicha situación puede alargarse por tiempo
indefinido, y las conversaciones de paz, también.

Pocos se han parado entre nosotros en reflexionar qué ocurriría si el
plan de autonomía avanzada para el Sáhara no se concreta, ya por falta
de una propuesta marroquí creíble, ya por el enquistamiento del
Polisario y su opción de recurrir de nuevo a las armas. El número de
dajilís es hoy muy superior al de los oriundos de la ex provincia
española y presumiblemente no se dejarían desarraigar por las buenas.
Más aún: la división tribal entre tribus promarroquíes e
independentistas podría concluir en un baño de sangre. La defensa
jurídica del derecho de autodeterminación debe tener en cuenta la
complejidad de los elementos a los que actualmente nos enfrentamos
como lo hizo Miguel Ángel Aguilar en uno de los raros ejercicios de
lucidez y pragmatismo aparecidos en la prensa española de estos
últimos meses (El abandono del Sáhara, EL PAÍS, 16-11-2010).

Una posible reanudación de las hostilidades sería la peor perspectiva
para el Magreb, para España y, sobre todo, para los propios saharauis,
abocados a una lucha fratricida como las que ensangrientan a una buena
parte del continente africano. En vez de amagar con contraproducentes
marchas verdes en la frontera de Ceuta y organizar manifestaciones
ante el Instituto Cervantes de Rabat (¿qué tiene que ver nuestro
primer escritor con el unanimismo inquietante de una opinión pública
presta siempre a mostrar sus agallas a nuestros vecinos de la otra
orilla, y con la respuesta simétrica del patriotismo ofendido de
esta?), Marruecos debe poner fin a su clientelismo funesto en el
Sáhara y satisfacer las legítimas demandas de empleo, educación y
acceso a la vivienda de quienes acamparon en Agdaym Izik. Quedará por
resolver, ojalá sea más pronto que tarde, la suerte dramática de los
refugiados en Tinduf, cuya población se ha multiplicado también en las
tres últimas décadas y cuyo retorno a su país de origen y su digna
inserción gradual en el mismo no se presentan a todas luces fáciles.

-------------------------------------------------------------- >
9. SAHARA OCCIDENTAL-ESPAÑA-RUSIA
http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=655412

España confía en que 2011 dará nuevo impulso a sus relaciones con
Rusia(RUSIA) POLITICA,EXTERIOR | > AREA: Política
16-01-2011 / 19:10 h

(actualiza con declaraciones de la ministra de Exteriores) Moscú, 16
ene (EFE).- La ministra de Asuntos Exteriores española, Trinidad
Jiménez, se mostró hoy confiada en que las actividades del Año de
España en Rusia y de Rusia en España fortalecerán las relaciones entre
ambos países.

"Las relaciones bilaterales saldrán fortalecidas tras el año dual",
afirmó la jefa de la diplomacia española en un encuentro con la prensa
en Moscú, y expresó la confianza de que las empresas de España
conquistarán una mayor presencia en Rusia tanto a nivel comercial como
de inversiones.

Jiménez, que llegó a Moscú ayer, se reunió hoy con su homólogo ruso,
Serguéi Lavrov, e inaugurará mañana el año dual junto al viceprimer
ministro de Rusia, Alexandr Zhúkov.

En la reunión de esta mañana, Jiménez y Lavrov se comprometieron a
afianzar las buenas relaciones "mediante la facilitación e
intensificación de intercambios entre las sociedades civiles de España
y Rusia", según el comunicado emitido por la parte española tras el
encuentro, celebrado a puerta cerrada.

"Ha sido una reunión muy interesante y larga, de muchos temas", dijo
la titular de Exteriores.

Los dos ministros compartieron sus puntos de vista tanto en cuestiones
de relaciones bilaterales como de agenda internacional y coincidieron
en destacar la "buena relación" existente entre sus respectivos
países.

Ambas partes repasaron los acontecimientos en el marco del año dual y,
en especial, aspectos relativos a las visitas al más alto nivel que
intercambiarán Rusia y España.

Está previsto que los Reyes de España viajen a Rusia el próximo 25 de
febrero y el presidente ruso, Dmitri Medvédev, visitará España el 5 de
diciembre.

Quedan por precisar las fechas de las visitas que intercambiarán el
presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el
primer ministro ruso, Vladímir Putin.

Jiménez entregó a Lavrov cartas del rey Juan Carlos y de Zapatero para
el presidente y el primer ministro de Rusia.

En el plano económico, la jefa de la diplomacia española expresó la
disposición de su país a participar en "el importante esfuerzo de
modernización" que está realizado Rusia, a lo que debe contribuir la
exposición "España hoy, vivir e innovar", que tendrá lugar en Moscú.

También manifestó la esperanza de que la preparación de los Juegos
Olímpicos de invierno de 2014 y de la Copa del Mundo de fútbol de
2018, que acogerá Rusia, sean "una oportunidad para las empresas
españolas, particularmente en los sectores de la energía y la
construcción".

En el repaso de la agenda internacional, estuvieron presentes "las
relaciones de Rusia con la Unión Europea y la OTAN, la cooperación en
materia de seguridad y solución de conflictos, así como temas
internacionales de carácter general".

"Rusia tiene un papel muy importante en la política mundial", resaltó
la ministra.

Ambos cancilleres expresaron su satisfacción por los resultados
obtenidos en materia de defensa durante la cumbre de la OTAN que se
celebró en Lisboa el pasado noviembre.

Según Jiménez, esta cumbre marcó "la completa finalización del diálogo
y la cooperación con Rusia, un objetivo que España había venido
apoyando desde el final del conflicto en Georgia, en 2008".

Asimismo, aseguró a Lavrov que para España, las negociaciones entre la
OTAN y Rusia deben ser un diálogo de 28 socios en lugar de basarse en
una fórmula 28+1.

En el ámbito de la seguridad internacional, Jiménez y Lavrov
conversaron sobre el proceso de paz en Oriente Medio, el programa
nuclear iraní, y los problemas con la península coreana y Afganistán.

Jimenez agradeció la contribución rusa a la lucha contra la piratería
en Somalia "tanto por su presencia activa en la zona como por su
trabajo de coordinación de las fuerzas implicadas en la zona".

Los titulares de Exteriores de Rusia y España también hablaron del
Sahara, que "estaba dentro de la agenda pactada".

Rusia es miembro de Amigos del Sahara y, en la reunión, se planteó la
necesidad de elevar el nivel de participación del grupo a ministros y
viceministros. EFE mb-bs/vv


------------------------------------

El archivo de mensajes de Sahara-Info (desde 2002) son accesibles en : http://es.groups.yahoo.com/group/sahara-info/messagesEnlaces a Yahoo! Grupos

<*> Para visitar tu grupo en la web, ve a:
http://es.groups.yahoo.com/group/revista-de-prensa-sahara-occidental/

<*> La configuración de tu correo:
Mensajes individuales | Tradicional

<*> Para modificar la configuración desde la Web, visita:
http://es.groups.yahoo.com/group/revista-de-prensa-sahara-occidental/join
(ID de Yahoo! obligatoria)

<*> Para modificar la configuración mediante el correo:
revista-de-prensa-sahara-occidental-digest@yahoogroups.com
revista-de-prensa-sahara-occidental-fullfeatured@yahoogroups.com

<*> Para cancelar tu suscripción en este grupo, envía
un mensaje en blanco a:
revista-de-prensa-sahara-occidental-unsubscribe@yahoogroups.com

<*> El uso que hagas de Yahoo! Grupos está sujeto a
las Condiciones del servicio de Yahoo!:
http://es.docs.yahoo.com/info/utos.html


Comments: Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?