17.11.11

 

[revista-de-prensa-sahara-occidental] Medios españoles / Selección de prensa 16-XI-2011

 

***PAGINA WEB DE LA DELEGACIÓN SAHARAUI PARA ESPAÑA***
http://www.polisario.es

***INTIFADA SAHARAUI***
http://www.facebook.com/EquipeMedia2010

***TWITTER***
http://twitter.com/sahararights

***PROVERVIO SAHARAUI***
"Oye la opinión que te hace llorar, no la que te hace reir"

S U M A R I O

1.-SAHARA OCCIDENTAL-DESCOLONIZACIÓN

Briones recuerda que España sigue siendo la administradora del Sáhara Occidental

2.- SAHARA OCCIDENTAL- SAHARA MARATÓN

Sahara Maratón decide celebrar su XII edición en los Campamentos de Refugiados Saharauis

3.- SAHARA ELECCIONES 2011

Marruecos teme al Partido Popular

Meyer Llama al resto de fuerzas políticas unificar planteamientos respecto al proceso autodeterminación del pueblo saharaui

CEAS SAHARA - DOSSIER SÁHARA OCCIDENTAL EN PROGRAMAS ELECTORALES #20N

4.- SAHARA - DIPLOMACIA SAHARAUI

Representantes de la Diputación de Bizkaia y de RASD analizan el apoyo institucional al pueblo saharaui

El Gobierno Vasco concede el premio René Cassin 2011 a Aminetu Haidar

36 Aniversario de los Acuerdos Tripartitos de Madrid y de la Marcha Verde, como el inicio del contencioso por el Sáhara Occidental.

5.- SAHARAOCCIDENTAL OCUPADO - REPRESIÓN ACTIVISTAS SAHARAUIS

Continúan las detenciones en la ciudad de Dajla / Sáhara Occidental

6.- OPINIÓN

¿Qué pasa con el Sahara?

Gdeim Izik, un año después

14-N-1975: Clave de la nueva política exterior y del futuro económico de España

===========================================

SÁHARA-INFO EN FRANCÉS Y EN ESPAÑOL/ EN FRANÇAIS ET EN ESPAGNOL:

http://es.groups.yahoo.com/group/sahara-info/

SAHARA-INFO SÓLO EN ESPAÑOL:

http://es.groups.yahoo.com/group/revista-de-prensa-sahara-occidental/

SAHARA-INFO SEULEMENT EN FRANÇAIS:

http://fr.groups.yahoo.com/group/revue-de-presse-sahara-occidental/

===========================================

1 -SAHARA OCCIDENTAL-DESCOLONIZACIÓN

http://www.diarioinformacion.com/alicante/2011/11/15/briones-recuerda-espana-sigue-administradora-sahara-occidental/1190747.html

Briones recuerda que España sigue siendo la administradora del Sáhara Occidental

El fiscal denuncia que los acuerdos de Madrid, que llevaron a la ocupación marroquí, "no están en vigor"

PINO ALBEROLA Dieciséis años de guerra con Marruecos y 175.000 refugiados en los aledaños de Tinduf, ¿qué más necesita la comunidad internacional para emancipar la única colonia que queda en África? Con esta reflexión resumía ayer el fiscal anticorrupción de la Audiencia de Alicante, Felipe Briones, la situación que vive el Sáhara Occidental.

Briones participó en el ciclo de sensibilización sobre el conflicto en esta zona de África, organizado por la Asociación Dar al Karama en el Club INFORMACIÓN, con una conferencia sobre "Los acuerdos tripartitos de Madrid a la luz del derecho internacional". Para el representante del ministerio público estos acuerdos, firmados en 1975 entre España Mauritania y Marruecos y que permitieron que este último país ocupara el Sáhara, "no están en vigor y carecen de valor normativo, puesto que no fueron publicados en el BOE".

En este sentido, Briones alude a la Comisión de Descolonización de la ONU, que mantiene que la situación de España respecto al Sáhara es idéntica a la que existía antes de que se firmaran los acuerdos. "Para Naciones Unidas, España sigue siendo la potencia administradora de iure del Sáhara Occidental, considerándose a Marruecos país ocupante".

España, añade, "no puede desvincularse de su responsabilidad histórica y no puede ignorar ese territorio en tanto no se lleve a cabo la consulta que culmine en el proceso de descolonización".

Briones recuerda que los acuerdos de Madrid desembocaron en la entrada de Marruecos en el Sáhara, "arrasando campamentos, asesinando a familias enteres y envenenando pozos de agua como parte de una campaña destinada a exterminar a los nómadas saharauis para impedir que los miembros del Frente Polisario pudieran abastecerse y buscar cobijo".

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

2.- SAHARA OCCIDENTAL- SAHARA MARATÓN

http://www.spsrasd.info/es/content/el-sahara-marat%C3%B3n-decide-celebrar-su-xii-edici%C3%B3n-en-los-campamentos-de-refugiados-saharauis

El Sahara Maratón decide celebrar su XII edición en los Campamentos de Refugiados Saharauis

Lun, 14/11/2011

Gijón(Asturias),14/11/11(SPS).- Es en estos momentos difíciles que atraviesa el pueblo saharaui cuando necesita de los gestos de solidaridad y cooperación, proyectos para dar a conocer la cuestión saharaui, en este marco trabajan dos deportistas asturianos.

Los dos corredores,( Rafael Peralta y Rubén Rodríguez) que según los organizadores del Maratón del Sáhara, que el próximo mes de febrero cumplirá su edición número 12 estarán participando en dicha cita el próximo año, según fuentes del diario asturiano La Voz de Asturias.

Rafael Peralta es un atleta de fondo asturiano al que hace tiempo buscaba la manea de colaborar con el pueblo saharaui. "Miramos varias opciones y, buscando, apareció esto, que es lo que nos gusta, y estar en el Sáhara Occidental, no nos lo pensamos mucho", escribe el diario asturiano.

El dinero recaudado por Maratón del Sáhara de las aportaciones de todos los corredores de particulares o instituciones es íntegramente destinado al proyecto humanitario en los campamentos de refugiados saharauis. Además, la organización también destina ayudas a hospitales y colegios en material aportado por empresas o particulares: medicamentos básicos, material escolar y deportivo.

La empresa deportiva solidaria tiene como objetivo la concienciación y movilización internacional ante un conflicto que dura más de 35 años. Más de tres décadas, sin que las partes implicadas alcancen un tratado justo y sin que la comunidad internacional consiga desbloquear la situación, indica su comité organizador.

El Maratón del Sahara según los organizadores, pretende a través del deporte sensibilizar a la sociedad occidental para evitar que la causa saharaui caiga en el olvido y por otro lado recaudar fondos para proyectos humanitarios para los refugiados. En la prueba participan corredores de más de 20 países diferentes y de todos los continentes.

Para la próxima edición se espera la participación de Tres de los más prestigiosos cocineros del país que han decidido sumarse al proyecto solidario y la edición del libro de anécdotas de el Sahara Marathon "Una huella en el desierto" .

Aunque el Maratón es la carrera principal del programa, simultáneamente se celebran pruebas de otras distancias.

Para Rafael Peralta, "tendremos muy pocas comodidades pero merece la pena acudir". Los dos corredores de Gijón participan por vez primera en El Maratón del Sahara.

La organización de la carrera solidaria con los refugiados saharauis ha tomado la decisión de mantener el programa establecido para la última semana del mes de febrero.SPS

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

3.- SAHARA ELECCIONES 2011

http://www.elpais.com/articulo/espana/Marruecos/teme/Partido/Popular/elpepiesp/20111115elpepinac_16/Tes

Marruecos teme al Partido Popular

Rabat está preocupado por un cambio de actitud de España sobre el Sáhara - Pese a ello, desde octubre ha tenido algunos gestos amables hacia Rajoy

IGNACIO CEMBRERO - Madrid - 15/11/2011

Hace menos de un año, el 28 de noviembre pasado, cientos de miles de marroquíes -tres millones, según la estimación abultada de la prensa oficialista- recorrían Casablanca al grito de "¡Partido Popular, enemigo de Marruecos!". A la cabeza del cortejo se colocó Abbas el Fassi, primer ministro y líder del Istiqlal, la formación con mayor representación parlamentaria. A su lado desfilaron dirigentes de una docena de partidos.

Tres semanas antes, las fuerzas de seguridad marroquíes habían desmantelado el gran campamento de protesta saharaui en las afueras de El Aaiún (Sáhara Occidental), suscitando una oleada de reprobación en España a la que se sumó, con matices, el PP. Rabat replicó alentando esa descomunal manifestación.

Menos de un año después, ese partido español tan denostado en Rabat y ese líder conservador, Mariano Rajoy, al que El Fassi tachaba por carta de "provocador", van a gobernar España, el segundo socio global de Marruecos después de Francia.

A ojos de los responsables marroquíes, el PP trae, primero, malos recuerdos e inspira además ciertos temores. En tiempos de José María Aznar ambos países estuvieron a punto de llegar a las manos tras la toma por los marroquíes, en julio de 2002, del islote de Perejil.

Pero, desde que Rajoy cogió las riendas del PP, en 2004, también hubo tensiones y no solo con motivo del asalto al campamento saharaui. Se produjeron, por ejemplo, cuando Rajoy visitó, en septiembre pasado, Melilla, cuya frontera cerraban entonces a ratos algunos nacionalistas marroquíes.

A lo largo de estos años "no se ha establecido una relación directa entre el PP y el palacio real", auténtico centro del poder, señala el periodista marroquí Hossein Majdoubi. "Además, Rabat no ha querido invitar al jefe de la oposición en España a visitar Marruecos, como solía ser costumbre", añade. Rajoy tampoco parece proclive a respetar la tradición. Ha dado a entender que su primer viaje como presidente no será a Marruecos.

El interlocutor preferido de Rabat en el PP era Gustavo Arístegui, portavoz parlamentario para la política exterior, que además se casó en 2010 con una marroquí. Desde los círculos del poder en Rabat se ve con asombro que no sea candidato al Congreso de los Diputados. Se preguntan si su desaparición debe ser interpretada como un mensaje hostil, aunque algunos sueñan con que sea nombrado embajador en Marruecos.

Para más inri, el diplomático Jorge Moragas, jefe de gabinete de Rajoy, preocupó sobremanera a Rabat al declarar en agosto a EL PAÍS que desaprobaba el velado apoyo del Gobierno socialista a las tesis marroquíes sobre el Sáhara puesto de relieve por los cables de WikiLeaks. Apostó por volver a la "neutralidad activa".

"A la cabeza de los intereses estratégicos de Marruecos está salvaguardar su unidad territorial", le respondió a Moragas el diario Al Alam, que dirige el propio primer ministro. Taieb Fassi-Fihri, el ministro de Exteriores de Marruecos, recuerda siempre que "el 90% de la relación con España depende de su actitud sobre el Sáhara". "Una ligera inflexión de España puede desatar tormentas", advierte un diplomático marroquí.

A medida que se acerca la cita con las urnas, Rabat ha hecho, sin embargo, gestos amistosos. El más llamativo fue el envío, en octubre, de su ministro de la Presidencia, Nizar Baraka, a la convención nacional del PP en Málaga. El mes siguiente omitió criticar la visita electoral de Rajoy a Melilla, que fue silenciada por la prensa oficialista marroquí.

Tras una ronda de observación entre Rabat y Madrid, el periodista Majdoubi prevé que "aparecerán tensiones bilaterales". Para tratar de evitarlas, el Centro de la Memoria Común, que estudia las relaciones hispano-marroquíes desde su sede en Meknes, "proyecta organizar varios debates entre responsables de partidos políticos", anuncia su presidente, Abdessalam Boutayeb.

Mohamed Aujjar, exministro de Derechos Humanos de Marruecos, no cree que los roces desemboquen en choques. España va a estar dedicada a conjurar una gran crisis económica, mientras que en Marruecos va a irrumpir con fuerza el Islam político, es decir, los movimientos islamistas. "Habrá que dedicarse a conjugar ambas realidades", recalca. Las elecciones legislativas se celebrarán en Marruecos el 25 de noviembre.

Aunque resulte sorprendente, la herencia que va a recibir el PP del Gobierno socialista tampoco es demasiado buena en este ámbito. Tras una auténtica luna de miel (2004-2007), la relación bilateral quedó empañada hace cuatro años tras la visita de los Reyes de España a Ceuta y Melilla. El rey Mohamed VI retiró a su embajador en España durante dos meses.

Desde entonces se han producido otros muchos episodios de tensión, como el provocado, a finales de 2009, por la expulsión a Canarias de la activista saharaui Aminetu Haidar o, en el verano de 2010, por los cierres intermitentes de la frontera de Melilla.

Pese a la excelente relación que prevaleció al principio, muchos problemas han quedado sin resolver. No hay, por ejemplo, delimitación de aguas entre Canarias y la costa marroquí, y el desarrollo del norte de Marruecos, sobre todo del área de Tánger, se ha hecho a espaldas de Ceuta y Melilla, sin permitir su integración en el tejido económico de esa región.

Las grandes empresas españolas, como Telefónica o el Santander, han reducido su presencia en Marruecos, aunque para muchas pymes es ahora más que nunca un destino prioritario.

http://www.spsrasd.info/es/content/meyer-llama-al-resto-de-fuerzas-pol%C3%ADticas-unificar-planteamientos-respecto-al-proceso-autode

Meyer Llama al resto de fuerzas políticas unificar planteamientos respecto al proceso autodeterminación del pueblo saharaui

Lun, 14/11/2011

Chiclana (Cádiz),14/11/11 (SPS).- El europarlamentario de la formación Izquierda Unida (IU) , Willy Meyer ha pedido al resto de fuerzas políticas que concurren a estas elecciones generales que se posicionen en materia de política internacional y de manera especial que muestren sus planteamientos respecto al proceso de descolonización y autodeterminación del Sahara Occidental

"La posición tradicional en este tema del Gobierno dista mucho de la postura de la sociedad española, que siempre ha mostrado una gran solidaridad con el pueblo saharaui", ha señalado el Willy Meyer en un encuentro el jueves en Chiclana con representantes de varios colectivos de toda la provincia que trabajan en el ámbito de la cooperación internacional en el que también estaba presente Ana Rodríguez, número dos de IU por Cádiz al Congreso, según fuentes del diario Bahía de Cádiz.

Meyer ha dejado bien claro la posición de su formación política al afirmar que "hay que respetar el derecho internacional y hay que estar con el pueblo saharaui hasta que ejercite su derecho a la autodeterminación", en este sentido ha indicado que "en España la sociedad civil tiene una gran solidaridad con el pueblo saharaui y hay una distancia enorme entre lo que piensa la sociedad española y lo que actúan y cómo actúan los gobiernos".

La situación por la que atraviesa el pueblo saharaui y los últimos acontecimientos en el proceso de autodeterminación fueron los temas de este encuentro que llega poco después de la agresión que sufrió el propio Meyer por parte de la Policía marroquí en su reciente intento de visita a la zona.

Cabria recordar, que el eurodiputado y vicepresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, Meyer ha sido agredido de forma violenta por elementos de la seguridad marroquí el 30 de octubre de 2011 cuando descendía de un avión en El Aaiún para verificar las denuncias de activistas saharauis de vulneración de los derechos humanos en el Sahara Occidental y tenía la intención de desplazarse a varias ciudades del Sahara Occidental.SPS

http://www.saharaindependiente.org/spip.php?article1099

CEAS SAHARA - DOSSIER SÁHARA OCCIDENTAL EN PROGRAMAS ELECTORALES #20N

El adelanto de la cita electoral sitúa este año la manifestación anual en defensa del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui a sólo 8 días de los comicios. En el mes de noviembre, además, se cumplirá un año desde el violento desmantelamiento de Gdeim Izik, el campamento que marcó un antes y un después en la historia de la lucha de pueblo saharaui en los territorios ocupados. El contexto internacional ha cambiado considerablemente desde entonces, con la llegada de unas revoluciones árabes cuyo espíritu, dicen, nació en el "Campamento de la Dignidad".

En nuestro país, la irrupción del movimiento 15-M también ha surgido como respuesta ciudadana ante los errores estructurales de nuestro sistema político y financiero. La Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara acoge con entusiasmo este nuevo sentir, y confía en que un ejercicio más responsable de nuestras obligaciones como ciudadanos y ciudadanas redundará en beneficio de los derechos del pueblo saharaui.

Como potencia administradora del último territorio pendiente de descolonizar en África, la postura de España es clave para el futuro del Sáhara Occidental. Por ello, nos preguntamos, ¿hasta qué punto los programas electorales de los partidos que concurren a las próximas elecciones generales se comprometen a dar soluciones reales a este conflicto? ¿De qué manera abordarán sus apartados de política internacional esta cuestión que dura ya más de 36 años?

Para ello, ponemos a vuestra disposición este dossier que recoge las alusiones directas que los principales partidos políticos hacen en sus programas al conflicto saharaui, así como otros apartados relacionados con la cooperación al desarrollo, los derechos humanos o la Unión Europea.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

4.- SAHARA - DIPLOMACIA SAHARAUI

http://www.europapress.es/euskadi/noticia-representantes-diputacion-bizkaia-rasd-analizan-apoyo-institucional-pueblo-saharaui-20111108175130.html

Representantes de la Diputación de Bizkaia y de RASD analizan el apoyo institucional al pueblo saharaui

BILBAO, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Cooperación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y miembro del Consejo Nacional del Frente Polisario, Salek Baba, y el diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, han mantenido un encuentro este martes para analizar el apoyo institucional al pueblo saharaui.

La reunión entre la delegación del RASD y los responsables de la Diputación vizcaína se ha celebrado en el Palacio foral en Bilbao. Entre otros asuntos, han abordado la situación actual en los campamentos saharauis.

http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=994736

El Gobierno Vasco concede el premio René Cassin 2011 a Aminetu Haidar

10-11-2011 / 13:31 h

Vitoria, 10 nov (EFE).- El Gobierno Vasco ha concedido el premio René Cassin de Derechos Humanos en su edición de este año a la activista saharaui Aminetu Haidar.

El Departamento de Justicia del Gobierno Vasco ha dado a conocer esta decisión que se ha fundamentado, según el jurado, en que la premiada "representa la lucha del pueblo saharaui por la defensa de los derechos humanos, tarea de especial dificultad y riesgo debido a la obstinada realidad, que demuestra con claridad de qué manera las autoridades marroquíes rompen con los derechos y restringen las libertades de expresión, reunión y asociación".

El jurado ha destacado que la defensa de los derechos humanos resulta aún más complicada y arriesgada "para las mujeres saharauis que, desde su papel fundamental en el desarrollo de la vida tradicional, han sido y son objeto de graves abusos a sus derechos humanos".

En la concesión de este galardón a Haidar se ha tenido también en consideración su condición de representante del colectivo de "activistas de derechos humanos en los territorios ocupados del Sahara occidental", tal y como señala su candidatura.

El galardón, cuya finalidad es reconocer a aquellas personas o colectivos que con su trayectoria personal o profesional dan testimonio de su compromiso en la promoción y defensa de los derechos humanos, consiste en una distinción honorífica, en un reconocimiento público y está dotado con 16.550 euros.

La denominación del premio se realiza en recuerdo de René Cassin, nacido en Bayona el 5 de octubre de 1887 y premio Nobel de la Paz en 1968.

Fue el principal inspirador de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en 1948, y jugó un papel esencial en la elaboración del Convenio Europeo de Derechos Humanos de 1950.

Aminetu Haidar permaneció encarcelada entre 1987 y 1991, sin que se conociera su paradero, y en 2005 resultó gravemente herida durante una manifestación.

Fue detenida en el hospital donde estaba ingresada y trasladada a prisión, donde estuvo recluida durante varios meses y llevó a cabo una huelga de hambre que debilitó gravemente su salud.

Candidata al Premio Sajarov de Derechos Humanos mientras cumplía condena, fue galardona con el Premio Juan María Bandrés a la Defensa del Derecho de Asilo y la Solidaridad con los Refugiados, de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado.

Recientemente le ha sido concedido el Premio Silver Rose, de la alianza internacional de la ONG Solidar por su sabor por la libertad y la dignidad humanas.

En noviembre de 2009, cuando regresaba a su ciudad tras recibir en Nueva York el Premio al Coraje Civil 2009, de la Fundación Train, fue nuevamente detenida por las fuerzas policiales y de seguridad marroquíes en el aeropuerto de El Aaiún.

Fue expulsada y protagonizó otra huelga de hambre en la propia terminal del aeropuerto de Lanzarote. EFE

http://www.senado.gob.mx/sgsp/gaceta/61/3/2011-11-15-1/assets/documentos/36_Aniversario_Marcha_Verde.pdf

36 Aniversario de los Acuerdos Tripartitos de Madrid y de la Marcha Verde, como el inicio del contencioso por el Sáhara Occidental.

Martes, 15 de Noviembre de 2011

Primer Periodo Ordinario

No. Gaceta: 309

!!!!Muy buenos días compañeras y compañeros Senadores¡¡¡¡¡

Un día como ayer, 14 de noviembre pero de 1975, se suscribieron en la capital española, los no muy bien prestigiados e ilegales Acuerdos de Madrid, o Acuerdo Tripartitos de Madrid, los cuales, junto con la infausta e ilegal Marcha Verde, llevada a cabo el 6 de noviembre del mismo año, fueron el lamentable inicio de una muy desaseada descolonización del territorio del Sáhara Occidental, misma que hasta la fecha se encuentra inconclusa. Por ello, y con la finalidad de que tengamos presente algunas consideraciones vinculadas con estos lamentables hechos, es importante que los recordemos en este 36 aniversario.

Pero hagamos un poco de historia, para comprender lo aquí planteado.

A partir del siglo XV Europa empieza la era colonial en África. El objetivo de estas expediciones era hacerse con el control del comercio del oro y de la sal. La intención de las expediciones españolas era asegurar la costa saharaui situada frente a las Islas Canarias, ya que representaba un enclave en la seguridad del Estrecho de Gibraltar.

Tras la Conferencia de Berlín, el Sáhara Occidental quedó como una colonia española; después de la entrada de España en la Organización de Naciones Unidas (ONU), en lugar de permitir la independencia del Sáhara Occidental, como estaba pasando con los países vecinos (Marruecos, Argelia, Mauritania, etc.) España optó por hacer al Sáhara Occidental su provincia número 53.

Desde finales de los años sesentas, España se comprometió a descolonizar al territorio del Sáhara Occidental, a través de los mecanismos legales que la propia ONU aceptaba, como lo era la realización de un referéndum, para lo cual debía existir previamente un censo, mismo que el gobierno español instruyó se levantase y es el censo que conocemos de 1974.

Recordemos que casi 15 años antes, específicamente el 14 de diciembre de 1960 la Asamblea General de Naciones Unidas emitió la Resolución 1514 sobre la concesión de la Independencia a los países y pueblos coloniales con el afán de crear condiciones de estabilidad, bienestar y relaciones pacíficas y amistosas bajo los principios de igualdad de derechos y de libre determinación de todos los pueblos. De tal forma que dicha resolución en el segundo punto de su declaración afirma que: "Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación; en virtud de este derecho, determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural" por tanto, el contenido de la resolución 1514 es parte del fundamento legal por el que el pueblo saharaui es su único y legítimo representante.

Por otro lado, a partir de que estuvo concluido dicho censo, el Reino de Marruecos, empezó a "reclamar" al territorio del Sáhara Occidental como suyo, motivo por el cual interpuso la solicitud ante el Tribunal de Justicia de La Haya, Holanda de una Opinión Consultiva, en el que alegaba que dicho territorio le había pertenecido siglos anteriores. Alegato totalmente carente de validez, en virtud de que en diferentes sesiones de la Organización de Naciones Unidas, Marruecos había votado a favor del derecho del pueblo saharaui a autodeterminarse, en ese caso, de España.

Fue el 16 de octubre de 1975, cuando el Rey Hassan II, anunció el inicio de la Marcha Verde, mismo día en que el Tribunal Internacional de Justicia rechazó las pretensiones de Marruecos de que el Sáhara le debía ser "devuelto" porque antes de la ocupación española lo había poseído.

Es importante resaltar que el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, tras considerar todos los documentos históricos presentados por España, Marruecos y Mauritania, resolvió que Marruecos nunca ejerció "ni soberanía, ni cosoberanía, ni ningún otro derecho de tipo territorial" sobre el Sáhara Occidental.

Por lo que la consecuencia de este dictamen es que quedaba libre el camino para celebrar entonces el referéndum de autodeterminación, motivo por el cual Marruecos no podía quedarse con los brazos cruzados, en virtud de que ya para ese momento se tenían noticias de que el territorio saharaui era rico en fosfatos, bancos de peces, y petróleo.

Así, fue a partir de mediados del mes de octubre de 1975, que por el entonces aún territorio español, empezaron a entrar violentamente más de 250 mil soldados marroquíes y alrededor de 350 mil de sus ciudadanos, con el objetivo de legitimar la anexión del Sáhara Español al territorio del Reino de Marruecos. Debemos tener en cuenta que todo esto ocurre, en medio de la crisis del franquismo.

La Marcha Verde es conocida como una estrategia militar impulsada por el Rey Hassan II, para ocupar de manera ilegal el territorio del Sáhara Español, Sáhara Occidental; esto último fue reconocido en su momento por Naciones Unidas.

Fue así que ante la posibilidad de que el pueblo saharaui eligiera su posterior independencia de España, Marruecos puso en marcha un plan tan ilegal como efectivo con el propósito de anexionarse el territorio saharaui al propio; logrando que se aprobara una resolución en Naciones Unidas, que detuviese los planes de España. Entre los puntos más relevantes de la referida resolución destacó la petición de un dictamen a la Corte Internacional de Justicia de La Haya a fin de determinar los vínculos existentes, hasta antes de la llegada de España al territorio saharaui, con Marruecos y Mauritania.

A pesar de haberse maquillado, la Marcha Verde lejos de ser un acto de unidad entre Marruecos y el pueblo saharaui, fue una invasión realizada con lujo de violencia, que dejó muertos, heridos y desplazados. Una población al borde del genocidio, aquel pueblo tradicionalmente nómada y pacífico se vio en el inicio de un largo conflicto bélico (1975-1991) y además, dividido.

Una parte de la población con "suerte" logro cruzar a territorio argelino, donde fueron acogidos y donde desde aquel momento permanecen en calidad de refugiados en una de las zonas más inhóspitas del Desierto del Sáhara, dependientes de la ayuda internacional y la otra parte sobreviviente, se convirtió en rehén en su propia tierra. Ésta fue la penúltima invasión que Marruecos ha hecho a España.

Recordemos que cuando el 6 de noviembre la Marcha Verde invade el territorio aún español del Sáhara, el entonces representante español ante las Naciones Unidas, Fernando Arias-Salgado -suplía al embajador Jaime de Piniés, que se hallaba enfermo-, solicitó una reunión urgente del Consejo de Seguridad y consiguió que se aprobara la resolución 380, que condenaba la invasión y pedía la retirada de la marcha fuera de la frontera internacionalmente reconocida entre Marruecos y el Sáhara Occidental.

Las consecuencias que se extraen de esta resolución son de una importancia extraordinaria, ya que la presencia marroquí en el Sáhara nunca fue justificada por la Organización de las Naciones Unidas. Los Acuerdos de Madrid, de 14 de noviembre de 1975, contradicen la legalidad internacional; de hecho, la ONU consideró, después de esa fecha, que España seguía siendo la "potencia administradora" del territorio y que la presencia marroquí es una "ocupación".

El segundo acontecimiento que hoy se recuerda con la finalidad de exhortar a los Estados a cumplir sus compromisos, responsabilidades y sus promesas es el vinculado a la firmar los Acuerdos Tripartitos de Madrid, el 14 de noviembre de 1975 con Mauritania y Marruecos en los que les hacía entrega del territorio saharaui. Ello a pesar de que el Consejo de Seguridad de la ONU emitió la Resolución 377 en la que rechazaba la Marcha Verde y exigía la salida de Marruecos del territorio saharaui.

Cabe mencionar que dichos acuerdos son nulos e ilegales tanto a nivel internacional, como a nivel interno, ya que nunca fueron publicados en el B.O.F. (periódico oficial) de España¸ hecho que los invalida en los dos ámbitos antes referidos.

Hasta la fecha España sigue siendo la potencia administradora del territorio aunque el gobierno no se canse de afirmar que Marruecos es el que juega este papel. Legalmente, Marruecos es la potencia militar ocupante, sin más. Y este hecho no lo exime de la obligación de respetar los derechos humanos en el territorio ocupado y por tanto, debe aplicar lo Convenios de Ginebra, lo cual nunca ha hecho.

Ante estos turbios hechos, Marruecos y Mauritania acordaron la división del territorio invadido, hasta 1979, año en el que Mauritania decidió retirarse del conflicto y reconocer la recientemente proclamada República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Hecho que provocó que Marruecos, ahora peleara la totalidad del territorio.

Al final del periodo de Guerra Fría, Marruecos decidió llegar a un acuerdo con el Frente POLISARIO y frenar la derrama económica que esa guerra le significaba. Por su parte, el movimiento de liberación nacional saharaui, al ver que Namibia obtuvo su independencia y que las negociaciones sobre el territorio palestino se retomaban, decidió aceptar el alto a fuego y confiar en que la ONU realizaría el proceso de descolonización, mediante el Plan de arreglo, firmado en 1988, hasta la organización de la anhelada consulta, mediante la creación de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) en el año 1991.

El proceso de descolonización se ha realizado bajo el Capítulo VI de la Carta de las Naciones Unidas, que hace referencia al arreglo pacífico de las controversias es decir, con el acuerdo de las dos partes en conflicto.

Sin embargo, aunque Marruecos aceptó el alto al fuego y permitió la intervención expresa de la ONU, realizó una segunda invasión, esta vez de 100 mil colonos marroquíes, que tenían como misión establecerse en el territorio saharaui a fin de ser contabilizados en el censo poblacional y así, desequilibrar la balanza que claramente se ladeaba hacia la elección de la población saharaui por la independencia y no por la integración a Marruecos. Las técnicas de negociación han sido por demás ambivalentes buscando dejar la situación en un impasse.

Con el paso de los años se evidenció, aún más, las verdaderas intenciones de Marruecos al retirarse del plan de paz, y al desconfiar del voto de los propios colonos marroquíes enviados por el rey, proponiendo finalmente un Plan de Autonomía que evidentemente el Frente Polisario rechazó. Desde entonces, el tema se discute año con año en la Comisión de Descolonización, sin solución. Misma que tampoco llega en las rondas de negociaciones ni en las conversaciones informales entre los representantes de ambas partes y el enviado especial de Naciones Unidas; en las cuales en la búsqueda de un acuerdo sólo se llega a un desacuerdo mayor.

Es menester resaltar que el tema de descolonización del Sáhara Occidental debe ser tratado en la Asamblea General de Naciones Unidas, y no en el Consejo de Seguridad, ya que en el seno de dicho órgano de Naciones Unidas, Marruecos siempre ha contado con votos a favor de su posición, por parte de algunos de los miembros permanentes.

En años recientes, la discusión ha virado hacia el tema de las violaciones sistemáticas de la que son víctimas los saharauis que viven en los territorios ocupados por Marruecos y de las condiciones y dependencia en la que se encuentran los saharauis que habitan en los campamentos de refugiados, ubicados en el Suroeste de Argelia.

Actualmente, también se discute el tema la regionalización que pretende llevar a cabo Marruecos, que planea iniciar precisamente en el Sáhara Occidental, lo que demuestra que sigue sin aceptar el derecho de los saharauis a elegir por sí mismos su futuro.

El rey de Marruecos, Mohamed VI, en el discurso pronunciado en la "celebración" del 36 aniversario de la Marcha Verde (que no sólo agredió al pueblo saharaui y a España, en su momento, si no que se ha convertido en un festejo anual de una grave violación al derecho internacional) el pasado 06 de noviembre, a dos días de cumplirse un año del violento desmantelamiento del campamento de protesta saharaui de Gdeim Izik, establecido a 15 kilómetros de El Aaiún, capital del Sáhara Occidental ocupado con el propósito de exhibir ante la comunidad internacional la carencia que tienen ahí, los saharauis respecto a sus derechos socieconómicos (además de su derecho a la autodeterminación).

Debemos recordar que el campamento de protesta, dejó heridos, muertos y cientos de detenidos, de los cuales 23 de ellos permanecen en la Cárcel de Salé, ubicada cerca de Rabat; esperando que se realice un juicio militar.

El actual contencioso entre Marruecos y el Sáhara Occidental es un conflicto con características peculiares:

1. El Sahara Occidental es en este Siglo XXI la última colonia en proceso de descolonización en África;

2. Es un conflicto que se ha eternizado ante la falta de acuerdos de entre las partes;

3. Durante más de 35 años ha habido un sinnúmero de obstrucciones por parte del estado ocupante, y

4. Es un conflicto por el que se creó una Misión de Naciones Unidas para que organizara y llevara a cabo el referéndum que determinara el status del territorio y que no ha hecho más que convertirse en mero espectador, que no es capaz de proteger los derechos humanos del pueblo originario del Sáhara Occidental, argumentando -particularmente por Francia, miembros permanente del Consejo de Seguridad- que la vigilancia a los Derechos Humanos no es objetivo de su creación.

Sin duda, la única solución al conflicto está la realización del referéndum, con el cual la población saharaui esté ejerciendo su derecho a la libre autodeterminación de los pueblos.

El caso evidencia que los intereses nacionales superan los internacionales. Por su parte, si la Organización de Naciones Unidas, consciente de que el afán expansionista marroquí se ha puesto en riesgo la paz y la seguridad internacionales; una vez dejado atrás el Capítulo VI de la carta que la rige, hubiese aplicado el Capítulo VII, referente a las acciones, que en el marco de la legalidad internacional, pueden tomarse en caso de amenaza o quebrantamiento de la paz y/o actos de agresión a fin de hacer justicia y evitar sea vulnerada la paz mundial.

Pero lo anterior tampoco ha ocurrido y lo peor aún, no se vislumbra una pronta solución, mutuamente aceptable, como dicen los representes de ambas partes.

Atentamente,

SEN. CLAUDIA SOFÍA CORICHI GARCÍA

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

5.- SAHARAOCCIDENTAL OCUPADO - REPRESIÓN ACTIVISTAS SAHARAUIS

http://asvdh.net/6089

Continúan las detenciones en la ciudad de Dajla / Sáhara Occidental

ASVDH
El Aaiun / Sahara occidental

14/noviembre/2011

La asociación saharaui ASVDH se entero que el activista saharaui Atiqo Barai miembro de la organización saharaui contra la tortura en Dajla / Sahara Occidental he detenido esta tarde de lunes 14/11/2011 a las 16horas.

Y según testigos que los agentes de la policía marroquí vestidos de paisano y en un vehículo que pertenece a la policía judicial han detenido y traslado al Sr Atiqo Barai a la comisaria de la ciudad de Dakhla,este arresto tuvo lugar en el contexto de la compañía puso en marcha por El estado marroquí contra los activistas saharauis, especialmente después de los últimos acontecimientos en Dajla.

Con esta detención, el número de detenidos saharauis en Dajla se eleva a 22 detenidos.

>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

6.- OPINIÓN

http://www.deia.com/2011/11/14/opinion/tribuna-abierta/que-pasa-con-el-sahara

¿Qué pasa con el Sahara?

Por Jesus L. Garay, * Pte. de Asociación de Amigos y Amigas de la RASD - Lunes, 14 de Noviembre de 2011

HAY asuntos que por recurrentes tienen la virtud (o el defecto) de ser obviados para el análisis tanto de los especialistas en el tema como para los medios de comunicación y el público en general. Su presencia pública se limita a dar constancia de que todo sigue igual cuando algún pequeño suceso sirve para recordar que la cuestión sigue pendiente y que nada ni nadie parece poder ponerle fin. Son una especie de maldición bíblica que casi todas las mentes bien pensantes se adelantan a rechazar, pero a las que nadie se atreve a encarar porque, de alguna manera, pondría al descubierto algún tipo de pecado original que nos llevó a sufrir en obligado silencio esa ominosa carga.

Es la mentalidad que año tras año manifestaban mis alumnos de primer curso de carrera, hombres y mujeres, cuando les planteaba qué podrían hacer sobre el innegable hecho de la discriminación que sufren, aún hoy día y entre nosotros, las mujeres frente a los hombres. "Evidentemente hay cierto grado de discriminación"-no todo el mundo coincide en el grado pero sí en el hecho - afirmaba el alumnado a sus 18 años, pero también es evidente que el problema es de tal complejidad que no puede más allá de esperarse que "los tiempos cambien". "Hombre, algo siempre se puede hacer" -decía el más avezado poniendo ejemplos de cómo ayuda en las tareas de casa y del respeto con que trata a su chica- pero "no sirve para mucho" e inmediatamente los argumentos giraban hacia la crítica al género femenino por su falta de contribución bien sea por pasividad o por el intolerable radicalismo de "las feministas". Y así, una y otra vez, cada vez que una mujer era asesinada o se celebrbaa el 8 de marzo.

Algo similar ocurre en relación con la valoración social y mediática del conflicto del Sahara Occidental (y de otros muchos conflictos internacionales como los que afectan al pueblo kurdo, al pueblo mapuche y a tantos otros). Cada cierto tiempo, un suceso -generalmente de trágicas consecuencias para sus protagonistas- saca del olvido cotidiano la injusticia y el sufrimiento que padece el pueblo saharaui para concluir que, desgraciadamente, no hay perspectivas de solución en tanto que los esfuerzos individuales y hasta colectivos, si bien merecen todo nuestro reconocimiento -hablo de enormes gestos de solidaridad y cooperación: acogidas de niños, proyectos y ayudas, manifestaciones y demás- no consiguen modificar sustancialmente el hecho de que todo un pueblo siga sometido a la ocupación colonial, al exilio y a la dependencia.

Como en el caso de la discriminación contra las mujeres, no falta quien prefiere ver estas situaciones como la mejor de las posibles bien porque así lo haya decidido la divinidad o porque es evidente que cualquier cambio implicaría la destrucción del nivel de bienestar social y/o político que ahora disfrutamos. Para estas gentes, los riesgos económicos, sociales o políticos de la total emancipación de las mujeres o -salvando las distancias- de la independencia del pueblo saharaui acarrearía muchas más desgracias que ventajas. Gustavo de Arístegui, Felipe González o Trinidad Jiménez representan, en este caso, la misma postura de Manuel Fraga o Rouco Varela en relación con las mujeres.

Pero lo peor del caso no son estas opiniones extremas de quienes se sitúan al margen de la historia y de la razón, sino el sentimiento colectivo, reiteradamente perpetuado por los medios de comunicación, de que nada va a cambiar. Ese mensaje, acompañado de un leit motiv de fondo en el que se insiste en que si las cosas están mal, algo tendrán que ver sus protagonistas (mujeres, saharauis, mapuches o emigrantes...) oculta deliberadamente la auténtica causa de su pervivencia: En realidad, si nada cambia es porque no queremos que cambie. No me refiero, por supuesto, a los que, como muchos de mis alumnos y alumnas pro y feministas, luchan cada día por modificar la miseria social e intelectual que les rodea, o a quienes como a mis amigos y amigas de asociaciones y organizaciones internacionalistas y de todo tipo pelean cada día por un mundo más justo e igualitario para todos y todas. Me refiero al conjunto de personas y grupos cuyos intereses sociales, económicos y políticos han hecho de Occidente un horrendo espectáculo de hipocresía en el que el gobierno (desde sus más altos niveles hasta lo más humilde de nuestros hogares) casi nunca tiene como objetivo primordial el bienestar de la gente sino el beneficio de alguno (no suele ser alguna).

En el caso de la llamada política internacional y en concreto del Sahara Occidental, esta política tiene nombres y fechas concretas. Rodríguez Zapatero, Aznar, Felipe González, Suárez y sus respectivos responsables de exteriores son los principales responsables a través de deleznables actuaciones y de intolerables dejaciones, de los miles de saharauis, hombres y mujeres, niños y ancianos que han muerto, desaparecido o sufren cualquier tipo de penalidad por el mantenimiento de la ocupación y el exilio. Y también, por supuesto, de que Ainhoa, Enric y Rosella hayan sido secuestrados por intentar paliar lo que ellos han destruido.

Decir y oír esta cruda realidad es, sin duda, doloroso. También para mí, que preferiría relatar otro panorama del estado en el que vivo y en el que, de una u otra forma, también participo. Pero también es la única esperanza de que este y otros conflictos tengan visos de solucionarse. Solo si somos conscientes del papel que representamos cada uno de nosotros y nuestros gobernantes podremos actuar de forma coherente y eficaz.

En estas fechas en las que recordamos los tristes aniversarios de Gdeim Izik, de la Marcha Verde o de los acuerdos de Madrid, nos toca sacudirnos la pereza y mostrar nuestra solidaridad, esa que nos hace sentirnos parte de un solo pueblo en un solo mundo, pero al mismo tiempo sacar todas nuestras fuerzas para exigir a quienes ahora se presentan a las elecciones que pongan fin a esta injusticia, que gobiernen para eliminar las discriminaciones y pongan fin a una política internacional basada en en los intereses económicos o políticos de unos pocos y en la mentira y la hipocresía como método y que, si no es así, no se lo perdonaremos, y sus nombres quedarán grabados en nuestra memoria individual y colectiva, como los que hemos citado más arriba.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=139300&titular=gdeim-izik-un-a%F1o-despu%E9s-

Gdeim Izik, un año después

El rey de Marruecos Mohamed VI, en su ya tradicional discurso anual en el que celebra la agresión y la ocupación del Sahara Occidental, volvió a utilizar los viejos argumentos descalificativos dirigidos al Frente Polisario, que no aportan absolutamente nada al debate político actual ni a la necesaria predisposición a colaborar y contribuir sinceramente en facilitar una solución, respetando los parámetros y las exigencias de la legalidad.

El viejo discurso cansino sobre el Polisario como enemigo de la unidad nacional marroquí, represor del pueblo saharaui, a sueldo de Argelia, que mantienen secuestrados a los compatriotas en el inhóspito desierto de Tinduf y en un vacío jurídico, volvió a ser el eje central de la argumentación con el objetivo de plantear lo que considera la única solución que el gobierno marroquí aceptará para concluir con el problema de descolonización del Sahara Occidental, a saber: la regionalización y la autonomía del territorio.

La persistencia en el bloqueo de la negociaciones, la actitud desleal ante los últimos acontecimientos regionales, el irracional y furibundo intento de manchar la imagen del Polisario, unido a su negativa a dar una oportunidad a los esfuerzos de Naciones Unidas, muestra con claridad la inexistencia de una voluntad de compromiso y convierte los esfuerzos de la comunidad internacional y las concesiones del Polisario en un brindis al sol.

En este contexto se cumple el primer aniversario del brutal desmantelamiento del campamento de Gdeim Izik por parte de la fuerzas de represión marroquíes, después de que más de veinte mil ciudadanos saharauis se autoexiliaran en su propio país, en protesta por las insoportables condiciones de vida, impuestas por las autoridades marroquíes, desde el inicio de la ocupación de nuestra patria en octubre de 1975.

Esta gesta tiene un significado imperecedero en la historia del pueblo saharaui, no sólo por lo que representa de desafío e imagen de resistencia, sino también por la capacidad que demostraron, sin experiencia previa, en la organización y gestión de la vida cotidiana del campamento, de forma absolutamente democrática, participativa y eficiente.

Bajo el estandarte de la unidad nacional, fueron capaces de crear un liderazgo que condujo de forma magistral las negociaciones con las autoridades de ocupación.

A ningún observador se le escapó que esta protesta, más allá de las reivindicaciones económicas y sociales, se sustentaba sobre unas bases políticas que desmentía, cuestionaba, desenmascaraba y destruía toda la estrategia elaborada y planificada por la administración marroquí para crear una imagen irreal de su política en las zonas ocupadas.

Con el campamento de Gdeim Izik, culminaba una etapa iniciada cinco años antes por la Intifada pacífica. La resistencia de los hombres y mujeres saharauis durante el brutal desmantelamiento del campamento y los posteriores acontecimientos en la ciudad de El Aaiún, nos llenaron de orgullo, y constituyeron, en palabras de Noam Chomsky, el inicio de la primavera árabe.

El asalto llevado a cabo por centenares de policías y soldados contra unos civiles indefensos que aun dormían en la madrugada del día 8 de noviembre, demostró fehacientemente que Marruecos aunque ocupe una parte del territorio no ha logrado implantar sus raíces en el mismo.

La aceptación por parte del Polisario de asistir a las negociaciones en ese contexto, ocasionó un manifiesto descontento en las zonas ocupadas, los campos de refugiados y en la diáspora, causando cierta frustración y desesperanza debido a la cual hemos pagado un coste político desproporcionado. En declaraciones a Tele Sur expresé con claridad que, en mi opinión, no era el momento propicio para negociar.

El centro de gravedad, el denominador común y el punto de apoyo esencial de toda la gesta de liberación nacional lo constituyen las ciudadanas y los ciudadanos saharauis, su nivel de conciencia, la claridad de los objetivos y su predisposición a asumir todo tipo de sacrificios para conseguir la independencia. Afirmar que las decisiones estratégicas no las determina la calle, solo puede ser considerada como una filigrana verbal, pero como ideario político y experiencia propia posee muy poco recorrido y profundidad política y atenta contra la necesaria claridad del mensaje, la realidad de la lucha y el discurso necesario, además de significar una ruptura y una brecha peligrosa entre la acción y el efecto en esa praxis cuasi perfecta que representa la lucha del pueblo saharaui.

Difícilmente se puede encontrar una sola familia saharaui que de alguna forma no haya participado y sufrido los efectos de este mortífero huracán que es la invasión de nuestro país. Todos somos actores activos y consientes en esta histórica gestación de la Nación Saharaui, en un ámbito de la temporalidad simultánea, donde el pasado, el presente, y el futuro tratan de ubicarse, muchas veces de forma turbulenta y traumática. La sabia capacidad de combinar la memoria, la visión presente y la espera, muchas veces sólo apoyada en la intuición, imprime un marco referencial de originalidad al proceso, pero no lo protege necesariamente de la improvisación y el error.

En estas casi cuatro décadas enfrentados a la invasión de nuestra patria y a una injusta y continua agresión a nuestro país, hemos conseguido, a base de sacrificio, privaciones, sufrimientos e inestabilidad, grandes logros históricamente irreversibles y políticamente incongelables. Los miles de muertos, centenares de desaparecidos y encarcelados es el duro precio impuesto a este pueblo pacífico por preservar su orgullo y su dignidad y por haber hecho posible su más importante victoria plasmada en la creación de la República Saharaui.

Nadie, absolutamente nadie, debe tener la potestad individual de tomar decisiones estratégicas que tengan que ver con la soberanía, sin contar con el beneplácito del pueblo saharaui a través de un debate nacional y una consulta general y democrática.

Hace veinte años, después de dieciséis años de guerra, el gobierno marroquí, ante la imposibilidad de destruir militarmente al Frente Polisario, se vio en la obligación de sentarse a la mesa de negociaciones. Está de más mencionar que en un conflicto de las características del que enfrenta al pueblo saharaui y el régimen marroquí, quien está en una situación de fuerza ni se sienta a conversar ni hace concesiones.

La historia de los últimos veinte años es la crónica de los continuos incumplimientos por parte de Marruecos de su compromiso firmado con el Polisario en el marco y con el aval de Naciones Unidas.

Marruecos actúa, ayudado por países como Francia, con total impunidad y arrogancia política, demostrando con demasiada frecuencia que no está dispuesto a respetar ningún acuerdo. Veinte años de negociaciones infructuosas lo acreditan.

La deriva de la diplomacia marroquí desde el año 2003 no deja lugar a duda de cuáles son sus intenciones y sus objetivos.

La diplomacia del Frente Polisario ha sido siempre respetuosa con sus compromisos y defensora a ultranza de utilizar las negociaciones como el método óptimo para lograr una solución definitiva, pese a que las abundantes sombras roban espacio a las escasas luces en este proceso, desdibujando los márgenes de entendimiento.

Todas estas dificultades, incumplimientos y desencuentros hacen necesario un replanteamiento de la cuestión con el objeto de crear un nuevo escenario donde las negociaciones no se sigan planteando en un paradigma de desequilibrio de fuerzas. Para ello, es prioritario comenzar a elaborar toda una serie de mecanismos y actuaciones que posibiliten un nuevo balance de poder.

Esa situación no será posible sino con el replanteamiento de toda una serie de aspectos de la política interna y la búsqueda de un reequilibrio de nuestras relaciones internacionales teniendo como prioridad, no sólo la defensa de las negociaciones, sino haciendo un especial énfasis en el discurso de la independencia y el fortalecimiento y reconocimiento de nuestra República Saharaui, asumiendo el Frente Polisario el papel de vanguardia.

En estos tiempos de incertidumbre política y cierta desubicación ideológica puede proyectarse una imagen de incorrección, insensibilidad y hasta falta de tacto diplomático, pero debemos tener siempre presente que el gobierno y las instituciones marroquíes no son la contraparte aséptica y neutral en unas negociaciones horizontales en el marco de Naciones Unidas, sino el enemigo histórico y brutal que viola los derechos humanos de nuestros compatriotas y pretende ensombrecer nuestro futuro. Como decía Ortega y Gasset: "La historia no se ha tomado el trabajo de pasar para que no la tengamos en consideración".

Emboirik Ahmed, embajador saharaui en Venezuela-Ecuador y Bolivia

http://blogs.periodistadigital.com/desdeelatlantico.php/2011/11/14/14-n-1975-clave-de-la-nueva-politica-ext

14-N-1975: Clave de la nueva política exterior y del futuro económico de España

Carlos Ruiz Miguel

14.11.11

La economía española de los próximos años dependerá también de lo que se haga con la política exterior Estamos ante vísperas de unas importantísimas elecciones legislativas en España que giran en torno a la economía. Pero sólo un ignorante en economía sabe que ésta no se fundamenta a sí misma, sino que lo hace en un dato extraeconómico: la confianza. Pues bien, en esta situación crítica en la que nos encontramos, resulta imprescindible la toma de posición sobre el acuerdo de Madrid, de 14 de noviembre de 1975 que entregó el Sahara Español a Marruecos y Mauritania violando la legalidad internacional y nuestros compromisos. La decisión del nuevo gobierno sobre el acuerdo de Madrid de 14 de noviembre de 1975 tendrá grandes, positivas o negativas, consecuencias económicas. Porque esa decisión enviará un mensaje transcendental: ¿es España un Estado fiable?

EL ACUERDO DE MADRID DE 14 DE NOVIEMBRE DE 1975: VIOLACIÓN DE LA LEGALIDAD

La legalidad internacional imponía, y España se comprometió a ello, a celebrar un referéndum de autodeterminación en el Sahara Occidental.

Sin embargo, el día 14 de noviembre de 1975, el gobierno español negoció y firmó, en secreto, junto a Marruecos y Mauritania un acuerdo, la "Declaración de principios entre España, Marruecos y Mauritania sobre el Sahara" (conocido como "Acuerdo de Madrid"). Ese acuerdo estipulaba el establecimiento en el Sahara Occidental de una administración, temporal (como máximo hasta el 28 de febrero de 1976) y tripartita para pseudo-descolonizar el territorio SIN UN REFERÉNDUM DE AUTODETERMINACIÓN.

Junto a ese acuerdo político se firmaron varios acuerdos, también secretos, entre España y Marruecos sobre fosfatos y sobre pesca.

Esos acuerdos no fueron validados por la comunidad internacional. En efecto, la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó dos resoluciones (3458A y 3458B) en las que:

- se rechazaba la transferencia a una entidad tripartita España-Marruecos-Mauritania de la cualidad de potencia administradora del Sahara Occidental que corresponde sólo a España, y en consecuencia sigue considerando que la "potencia administradora" es España;

- se rechazaba que la descolonización se pudiera hacer sin un referéndum de autodeterminación, y en consecuencia se exigía a la nueva administración de facto que celebrara tal referéndum.

II. EL ACUERDO DE MADRID DE 14 DE NOVIEMBRE DE 1975: VIOLACIÓN DE DE NUESTRO HONOR

El día 2 de noviembre de 1975, el príncipe Juan Carlos, jefe de Estado en funciones, dijo que "España cumplirá sus compromisos". No sabemos si había compromisos "secretos" ese día de Don Juan Carlos con Hassán II. Pero sí sabemos que España tenía compromisos públicos y solemnes ante la comunidad internacional. Y esos compromisos, públicos y solemnes, eran el de defender el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui organizando un referéndum de autodeterminación.

El padre del rey, Don Juan de Borbón (llamado por algún orate como "Juan III"), había tenido reuniones con Hassán II. Qué se negoció exactamente, no lo sabemos, y quien lo sabía (Manuel Prado y Colón de Carvajal) no lo ha querido contar.

Pero lo que sí sabemos es lo que dijo el propio Juan de Borbón sobre la crisis del Sahara:

"Nuestros intereses en el Sáhara son simplemente los intereses de los capitales puestos allí en juego; y por esos intereses hoy no se lleva a las gentes a pelear y a morir (...). ¿Por qué poner en riesgo, a cuenta del Sáhara, ni una sola vida?"

(Juan de Borbón, conde de Barcelona en Don Juan: un reinado a la sombra, de Víctor Salmador, Planea, Barcelona, 1976, págs. 300-301)

Esta idea expresada por Juan de Borbón es la que no se cansó de repetir el lobby pro-marroquí español. El Sahara no merece la pena poner en peligro "ni una sola vida".

Sin embargo... son muchos los que con nacionalidad española han perdido la vida a manos de las fuerzas del rey de Marruecos.

Y, lo que es más importante: nuestros intereses no son "simplemente los intereses de los capitales puestos allí en juego". Porque en la economía para que los capitales no corran riesgo deben estar respaldados por un Estado que genere confianza, que genere respeto. Y no parece que un Estado que incumple sus compromisos internacionales pueda generar confianza y respeto.

III. EL ACUERDO DE MADRID DE 1975: UNA LOSA SOBRE EL PRESTIGIO INTERNACIONAL DE ESPAÑA PARA HACER FRENTE A LA CRISIS ECONÓMICA

El Acuerdo de Madrid de 1975 es ya evidente que ha sido un fracaso. La prueba es que la Asamblea General de Naciones Unidas sigue discutiendo, a día de hoy, la descolonización del Sahara Occidental.

El acuerdo de Madrid de 1975, por lo demás, fue incumplido por el propio Marruecos que no respetó los compromisos adquiridos con España en materia pesquera y engañó a España en relación con los compromisos adquiridos sobre el fosfato. Y es que un Estado que dejó de hacerse respetar no podía hacer respetar "los intereses de los capitales".

36 años después España se enfrenta a una gravísima crisis económica, provocada por el mismo gobierno, el de Rodríguez, que ha llevado el entreguismo ante el monarca alauita hasta extremos de abyección.

Algunos repiten, como muñecos, ante esta situación aquella frase de "Es la economía, estúpido".

Pero los que no ignoran qué es la economía, podrían contestar que, antes que la economía ¡es el respeto y la confianza, estúpido!

España debe reparar el daño sufrido en su honor. España debe demostrar que no importa los años que hayan transcurrido, al final, cumple sus compromisos. Y que, precisamente, porque es un Estado honorable, se puede confiar en él.

Que nadie se llame a engaño. La economía no está desligada de la política exterior. Y no habrá en España política exterior digna de tal nombre mientras no haya una definición de cuales son nuestros intereses. Y uno de esos intereses, el más elemental es éste: respetar los compromisos solemnemente asumidos.

CODA

¿Cuantos periódicos españoles del lunes 14 de noviembre de 2011 recordarán el "Acuerdo de Madrid" de 14 de noviembre de 1975? Al escribir estas líneas no los he visto, pero lo veremos en unas horas. Pero avanzo mi opinión: ninguno.

Y, sin embargo, esa es una fecha clave, no sólo del pasado, sino para el futuro.

POST-DATA

Examinada la prensa de hoy me temo que, otra vez, he vuelto a acertar.

Ningún periódico habla de este aniversario.

Esta es la realidad de la llamada "memoria histórica" promovida por el gobierno actual.

FUENTES

__._,_.___
Actividad reciente:
El archivo de mensajes  de Sahara-Info (desde 2002) son accesibles en : http://es.groups.yahoo.com/group/sahara-info/messages
.

__,_._,___

Comments: Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?